El sector de la construcción ha medido este sábado su pericia en Cáceres con el certamen que la Federación de Empresarios de la Construcción (Fecons) organiza desde hace más de 50 años, lo que le convierte en uno de los más antiguos del país. Al final se ha impuesto la experiencia de la pareja integrada por los hermanos Agustín García (60 años) y José Ángel García (48 años) dos veteranos del oficio de La Nava de Santiago que participaban por quinto año y reivindicaron tras recoger el galardón las dificultades que atraviesa el sector al que han dedicado su vida. «Somos 4 hermanos, todos oficiales de albañilería, y ninguno estamos enseñando a nadie, no porque no queremos enseñar sino porque nadie quiere aprender», apuntaban lamentando la falta de relevo generacional. 

La muestra más evidente de ese problema es que de las 19 parejas que han participado, de distintos puntos de Extremadura y Andalucía (no había ninguna mujer), solo la integrada por Issa Ouaissi (18) y Carlos Agúndez (24) podía optar al premio destinado a los menores de 30 años. Los dos acaban de terminar un curso de fabricación de albañilería de la Fundación Laboral de la Construcción y están a punto de iniciar las prácticas con las que esperan engancharse al mundo laboral. 

Los hermanos Agustín y Juan José García, con su propuesta. JOSE PEDRO JIMÉNEZ

Los participantes se han afanado durante más de cuatro horas para poner en pie en la avenida de España la propuesta planteada por el arquitecto cacereño Eduardo Reveriego; una reinterpretación de la espadaña con doble arco que corona la iglesia de Santiago. La idea era proponer un ejercicio sencillo en cuanto a la forma y más complejo en cuanto a los remates, con elementos enyesados. 

Entre los inscritos había 4 alumnos de la Fundación Laboral de la Construcción, 2 de ellos menores de 30 años

El presidente de Fecons, Carlos Izquierdo, ha valorado el escaparate que el concurso supone para el sector «más aún en un año como este». El empresario, que en la presentación del certamen ya ha reivindicado la necesidad de 4.000 trabajadores en la provincia de Cáceres, ha apuntado a algunos brotes verdes que empiezan a ver: «empezamos a conocer casos de personas que abandonaron el sector en la crisis anterior y están volviendo de nuevo». También se ha referido a los retos por delante: «La inversión que va a llegar está ahí y lo que tenemos es que prepararnos lo más rápido posible para afrontarlo». 

El concejal de Infraestructuras Andrés Licerán ha destacado la importancia de que se haya podido retomar este año el certamen «en un momento tan importante para el sector de la construcción».