La Mirada cumpliendo con su deber de aportar su granito de arena semanal, se dispone a acompañaros todos los lunes reflexionando sobre la realidad cotidiana de la Iglesia y sobre todo lo que ocurre a nuestro alrededor, próximo o lejano. Vamos con ello.

Como ya sabéis todos, en nuestra vetusta diócesis seguimos en estado de adviento, esperando la llegada del nuevo pastor, espera, llena de fe, de ilusión, y con la actitud adecuada (asegurada la cantidad de aceite para la lámparas) por la importancia de lo que esa figura significa… pero si esa espera se hace demasiado larga, aquí también se cumple aquella sabiduría popular que conocéis «el que espera, desespera».

La noticia religiosa del verano a nivel nacional (solo conocida al final del mismo) ha sido la renuncia al pastoreo de la diócesis de Solsona (Lérida) de su obispo residencial Xavier Nobel (52 años), obispo desde los 42 (el más joven de España). A cualquier psicólogo con despacho profesional que le puedas preguntar, sobre la posibilidad de cambios de 180 grados en el rumbo de la vida de las personas, te dirá que son algo con dosis de posibilidad: una decisión mal tomada en su tiempo, un acontecimiento que te da la vuelta a todo lo que creías, pueden dar al traste con ideas que pensabas completamente asentadas.

En nuestra vetusta diócesis seguimos esperando la llegada de nuevo pastor

Por otro lado, que un obispo presente la renuncia a su cargo, no es lo normal, por supuesto, pero ha habido algún que otro caso reciente. Éste, ha llamado la atención, por las circunstancias que lo han rodeado. Mi consejo es enterarse bien del asunto, leer opiniones diversas y sacar cada uno la opinión que más le convenza. Pero, no dejarse manipular por lo que digan.

Hace poco el presidente del gobierno estuvo en Navalmoral y allí anunció que el tren de alta velocidad llegará por fin a Extremadura en el 2022, sea o no cierto me extrañó que el personal cercano aplaudiera a rabiar ante lo dicho, en este tema los políticos cuando anuncien algo nuevo sobre el mismo, tienen que comenzar pidiendo perdón, por favor. 

El equipo de gobierno de nuestro ayuntamiento se dispone a subir los impuestos en 2022 a los cacereños, ¿Cómo es posible? ¡Con la que está cayendo!, luz, gasolina, pandemia… sin embargo no he oído a la oposición que haya levantado la voz contra la medida.

De Guadalupe hablaremos el año que viene. 

Mucho ánimo y a cuidarse.