Empresa y comité comenzarán a negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) que afectará a 231 trabajadores de la empresa Catelsa el próximo miércoles 13 de octubre, en el transcurso de una reunión que se celebrará a las 11 de la mañana, según confirmó a este diario su director, Jean Luc Wisniewski, quien recordó que en el transcurso de este viernes se entregará a los representantes de los sindicatos el documento para que evalúen su contenido. Ayer tarde aún se estaban ultimando detalles.

Quien sí se pronunció por la mañana fue la secretaria regional de CCOO Encarna Chacón, quien se mostró preocupada por la falta de actividad en el sector y apuntó que «el ERTE puede ser una salida» para mantener los trabajos, según recoge la Agencia Efe.

«Queremos que los ERTES no solo sean por las causas del covid, sino que sea una condición en el nuevo estatuto de los trabajadores, para modernizar las relaciones laborales y que, si se tiene que interrumpir la producción por unas circunstancias determinadas, se proteja a los trabajadores», ha dicho Chacón.

Así, pidió al Gobierno central que se garantice la flexibilidad de los ERTES, acompañado de reformas fiscales para que contribuya el que más tenga y otras medidas que garanticen el empleo, además de recalcar la necesidad de derogar la reforma laboral.

Wisniewski dijo que en la empresa se respiraba un ambiente de normalidad. «No tiene por qué ser de otra manera», precisó. La dirección de Catelsa comunicó el pasado lunes al comité de empresa su intención de plantear un nuevo ERTE, el tercero desde 2020. La idea es que tenga una duración de seis meses. Afectaría a la práctica totalidad de la plantilla, 231 de los 240 empleados (de ahí se quitan los prejubilados y el personal de recursos humanos). El ERTE supondría una suspensión de contratos aunque el director de la industria, que opera bajo el nombre de Hutchinson, no pudo precisar «cuántos días dejarían de trabajar porque esos términos hay que negociarlos. Ojalá sean los menos posibles y que la situación mejore», subrayó. Durante ese tiempo los empleados cobrarían del Sexpe. La ley estipula que este organismo puede abonar hasta el 70% del salario bruto, el resto del dinero, que es el que aportaría Catelsa, «es lo que se debe negociar a partir de la semana que viene», añadió.