El vacunódromo cacereño cerrará definitivamente el próximo 29 de octubre. De esta manera lo anunció el portavoz del equipo de Gobierno, Andrés Licerán, al término de la Junta de Gobierno local este viernes. Así, el Palacio de Congresos, que hasta ahora ha sido epicentro de la campaña de vacunación masiva contra el coronavirus en la capital cacereña, dejará de prestar servicio como punto sanitario después de más de seis meses con esta actividad. A lo largo de las próximas semanas continuará recibiendo a los mayores de 80 años que reciben la tercera dosis pero antes de que arranque noviembre se desmantelará y recuperará su función inicial como espacio de congresos y conciertos

Fue en abril cuando el Servicio Extremeño de Salud (SES) arrancó la campaña de vacunación masiva en la región y destinó los auditorios cacereños a este fin. Desde entonces, han pasado por las instalaciones centenares de cacereños a inocularse la dosis y han trabajado una veintena de sanitarios y más de una decena de voluntarios de ARA encargados de coordinar la gestión previa a la vacuna. En el caso de Cáceres, la campaña ha transcurrido con normalidad y sin sobresaltos. La única polémica se produjo en mayo cuando se vacunó por error a 94 personas menores de 60 años de colectivos prioritarios con Astrazeneca, una marca no recomendada para su franja de edad. 

En relación al avance de la pandemia en Cáceres, Licerán destacó la «buena evolución» de la situación sanitaria en la ciudad ya que a 14 días la incidencia se encuentra a 36 casos y a 7 días a 15 casos por cada cien mil habitantes. También hizo hincapié el concejal en que pasados quince días de la celebración de la feria de San Miguel no se han producido brotes de contagios. Del mismo modo, el cribado masivo seguirá abierto en el Punto de Atención Continuada (PAC) del hospital Virgen de la Montaña de lunes a viernes en horario de tarde (de 15.00 horas a 20.00 horas).