A todos nos encanta el pollo frito. Sobre todo cuando llega a la mesa sin tenedor ni cuchillo, el que te deja a solas con él y tus dedos, y si acaso un pan de molde para la hamburguesa. Nadie pondría en duda que el rey de este manjar en España es Ramoncín. Resulta chocante, por tanto, que el rockero-tertuliano no haya cogido el tren para darse un atracón de muslos, contramuslos, pechugas y 'nuggets' en Cáceres, una ciudad que se ha entregado en cresta y alma a este ave tan universal en la región.

La capital cacereña acoge desde ayer el segundo establecimiento en Extremadura de la cadena de restauración Popeyes, propiedad de Restaurant Brands Iberia. Con este nuevo local situado en la calle San Antón, la marca «sigue apostando por la creación de empleo», según explicó Ignacio Sedano, General Manager de Popeyes en España y Portugal. Igualmente destacó que «a pesar de la pandemia del coronavirus, trabajamos para seguir creciendo por las dos provincias con mucha ilusión. Cáceres es un territorio clave e importante para nosotros».

Por su parte, Eduardo Jiménez, responsable de la franquicia en la localidad, indicó que «hemos elegido Cáceres porque somos de aquí y mi familia lleva con diferentes negocios de hostelería más de 26 años. Es una ciudad preciosa con cerca de 100.000 habitantes, que se incrementa con una afluencia de turistas importantísima durante varias fechas al año». Jiménez comentó además que «ha sido una decisión muy fácil y sabemos que va a tener éxito seguro, creando 20 puestos de trabajo».

Salaya valora que la «llegada de negocios de fuera nos enriquece y nos hace más fuertes»

El establecimiento cuenta con 290 metros cuadrados, con aforo para 96 personas sentadas, y formato ‘open kitchen’, para así eliminar las barreras entre la cocina del restaurante y el cliente.

El local ofrece el sistema de refill de bebidas (posibilidad de rellenar gratuitamente los refrescos), sistema de autopedido y wifi. También dispone de reparto a domicilio a través de su plataforma de entrega propia. Por ello, Popeyes será el encargado de entregar todos los pedidos realizados mediante la aplicación móvil, manteniendo el control del proceso desde la elaboración hasta la entrega final.

Al acto de inauguración acudió el alcalde cacereño, Luis Salaya, quien valoró que «la llegada de negocios de fuera nos enriquece y nos hace más fuertes».