BALANCE DEL GOBIERNO LOCAL

La Fundación Lumbini presenta el plan especial del complejo budista de Cáceres

Es el avance del documento para adaptar el uso del terreno rústico a un equipamiento religioso

Los concejales del equipo de gobierno David Santos, Fernanda Valdés, Andrés Licerán, Maria José Pulido, Luis Salaya, María Ángeles Costa, José Ramón Bello y Paula Rodríguez (falta Jorge Villar).

Los concejales del equipo de gobierno David Santos, Fernanda Valdés, Andrés Licerán, Maria José Pulido, Luis Salaya, María Ángeles Costa, José Ramón Bello y Paula Rodríguez (falta Jorge Villar). / SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

J. L. BERMEJO

El gobierno municipal de Cáceres realizó este viernes balance de 2021 y anunció planes para este año. La novedad de los principales proyectos en los que trabaja el equipo de gobierno es que la Fundación Lumbini ya ha presentado en el ayuntamiento «los primeros avances» del plan especial del centro budista, documento que regulará la instalación de un equipamiento religioso en un terreno que es no urbanizable. Salaya recordó que será necesaria «una modificación de la Zona de Especial Protección de Aves (Zepa)». «Se trabaja ya para que el primer día que se retire esa zona Zepa tengamos preparados ese plan especial», comentó el regidor.

Salaya citó tres grandes proyectos. Uno es el complejo budista. Los otros dos son el ecopolígono y el centro de investigación para el almacenamiento de energía. Las novedades de estos dos se han ido conociendo durante los últimos días. Del ecopolígono se ha hecho público esta semana que se ha presentado en el consistorio la consulta de viabilidad. Del centro de investigación se publicó hace dos semanas en el Boletín Oficial del Estado el acuerdo entre el ministerio y la Junta para su financiación. El ecopolígono es la iniciativa que más destaca el alcalde en sus intervenciones, en la de este viernes llegó a asegurar que durante este año se «trabajará pasa conseguir una industrialización que salde la deuda histórica con nuestra ciudad». De momento este año se tendrá que aprobar la consulta y presentarse el programa de ejecución. Las obras de urbanización se podrían inicia el año siguiente.

El alcalde admitió que la tramitación del complejo budista en el monte Arropé va más retrasada, «es un proyecto del que ya alertábamos que sería lento y complejo», añadiendo que cosecha «mucho apoyo en Asia». El concejal de Urbanismo, José Ramón Bello, ya explicó el pasado septiembre que el plan es la figura que tienen que aprobar tanto el ayuntamiento como la Junta y que resulta «de vital importancia que esté listo cuanto antes». Será un plan especial que se aplicará a un suelo rústico que pasará a contar con equipamiento religioso, «es difícil que una normativa urbanística tenga previsto algo así», explicó el edil. La propuesta que se recoge en el plan especial «va en el sentido de consolidar lo que ya se presentó en su día», detalló ayer Salaya.

El centro de investigación para el almacenamiento de energía es de los tres proyectos el que será antes una realidad. Cuenta con la financiación garantizada, que se sufrague en parte con fondos europeos ayudará a que tenga que estar finalizado y operativo en los próximos años para observar el cumplimiento que marca Europa para certificar el gasto de los fondos. Salaya destacó de este centro de investigación que en su tramitación se «va rápido» y que será «un punto clave» para la ciudad.

El regidor habló de un cuarto proyecto que durante 2022 se tendría que iniciar. Es el hotel proyectado en el palacio de Godoy. Aseguró que está pendiente de que por parte de los promotores «se presenten unos últimos detalles, que son menores, para que empiecen las obras». «Esta vez el inicio -de la obra- no depende del ayuntamiento. En cuanto los promotores acaben de presentar lo que tienen que presentar pueden empezar cuando quieran», afirmó Salaya.

En otros asuntos, el regidor recordó que 2022 será un ejercicio inversor, tanto por los fondos europeos de reconstrucción que está recibiendo Cáceres como por las inversiones que se financiarán con la operación de crédito que en 2021 contrató el ayuntamiento, además recordó los proyectos comerciales que se podrían iniciar en los próximos meses. El primero será el centro comercial Way en la parcela del antiguo matadero. «Cáceres deja de ser una ciudad de la que huir para convertirse en un destino de inversión para empresas y administraciones», resumió.

Por último, el alcalde habló de los datos de empleo en la ciudad y de la disminución en los últimos meses, «es ya una realidad el aumento de empleo en la ciudad con 1.753 parados menos que hace un año». El desempleo en Cáceres está en el 16,4%, «que es el mejor dato desde 2008 y que se apoya en un importante aumento de las afiliaciones a la Seguridad Social». De los datos de empleo destacó que «más del 36% de los nuevos empleos los ocupan menores de 25 años», un porcentaje «que está en la línea de que los jóvenes se puedan quedar en la ciudad». En cuento a la cifra de autónomos, detalló que hay 6.023, casi los mismos que antes de la pandemia.