Un año y cuatro meses sin ascensor. Es la situación que denuncian los vecinos del bloque 2 del número 10 de la calle Río Ródano en la barriada cacereña de Aldea Moret. El edificio fue reconstruido de forma global por la Junta de Extremadura. Tiene seis plantas y en él habitan 26 residentes. «Desde la primera semana que nos trasladamos aquí está dando problemas. Se estropeó», contaba ayer Carmen Merino, una de las afectadas. «Nos dijeron que era la batería, que se descargaba. El técnico de la empresa Otis nos ha dicho que no puede funcionar hasta que le pongan una batería nueva», añadió Merino.

Según apuntaron los vecinos, el administrador del bloque «ha enviado todos los papeles y seguimos a la espera de la respuesta de la Junta. Tememos que como la garantía tiene dos años de caducidad finalmente seamos nosotros los que tengamos que pagar».

«El técnico nos ha dicho que no puede funcionar hasta que le pongan una batería nueva», aseguraron

Los residentes indicaron: «No podemos estar así. Aquí viven personas con minusvalías, artrosis o asma. También padres con niños pequeños que tienen que subir con los carritos o con las bolsas de la compra», señaló Carmen Merino, que vive en el sexto. «No sé ni cuántas escaleras subo y bajo porque de tan cansada que acabo no me quedan ganas ni de contarlas». Subrayó que excepto por el ascensor, se encuentran muy bien en los pisos. «Están estupendamente y estamos muy contentos. Todos los vecinos son muy buenos», reiteró.

Este diario contactó con la Consejería de Vivienda y detalló que «en diciembre se tuvo conocimiento del caso y ya se ha contactado con una empresa para su arreglo».