Rafa Mateos ha recordado esta mañana que en octubre su grupo municipal, el PP, ya advirtió que era un error trasladar este mercado navideño a la plaza Mayor de Cáceres y cambiar su ubicación de Cánovas, paseo en el que desde su creación había permanecido excepto la primera Navidad de la pandemia. A partir de ahí, y durante dos años consecutivos, la plaza ha sido el lugar donde ha desarrollado su actividad. El portavoz de los populares pidió entonces, ese octubre, que el alcalde Luis Salaya escuchase al sector, a los comerciantes de la venta ambulante porque "en su inmensa mayoría estaban manifestando una postura contraria a ese traslado". Finalmente el gobierno "se empeñó", ha dicho Mateos por dejarlo en la ciudadela.

"Hizo ese mercadillo con la ordenanza que rige la venta ambulante en contra, con los afectados en contra y con una gran parte de los grupos municipales del Ayuntamiento de Cáceres en contra de esa ubicación", ha indicado Mateos, para quien la consecuencia de esta posición ha desembocado "en lo que la inmensa mayoría de los cacereños advertimos, y es que el mercado de navidad ha sido un auténtico fracaso. El único que no lo vio fue Luis Salaya".

Según Mateos "se cambió sin criterio ninguno su ubicación porque ha sido tradicionalmente Cánovas el lugar donde ha funcionado relativamente bien y nunca ha habido quejas de los ambulantes. El gobierno justificó ese traslado diciendo que pretendía dinamizar la actividad de la plaza Mayor, es decir, el propio Luis Salaya y la concejala Marián Costa reconocen que la intención era utilizar a los comerciantes de la venta ambulante como dinamizadores de un enclave para tapar su incapacidad y su falta de previsión a la hora de organizar actividades que atrajesen a cacereños a la plaza".

El PP estima que ese traslado se hace en un momento difícil "porque lo hacen coincidiendo con las obras de peatonalización de la Gran Vía, que ha provocado además colapsos de gente en Pintores al ser la mejor conexión que quedaba para entrar en la plaza".

Mateos ha subrayado que a los comerciantes les ha salido el mercado más caro que nunca, "se les ha cobrado por conceptos que nunca se les había cobrado. Han tenido que pagar un plus de luz, otro por colocar mesas, estanterías o vitrinas y además han tenido que trabajar muchos más días para ni siquiera obtener los mismos beneficios que obtenían en Cánovas".

Para el PP el traslado hubiera sido anecdótico si no estuviéramos hablando "del pan de muchas familias de la ciudad y algunas familias de comerciantes que vienen de otros puntos de España. Gobiernan sin escuchar a los vecinos", ha reiterado Mateos, que ha recordado que el 29 de octubre se registra en el ayuntamiento una petición de comerciantes de venta ambulante para solicitar sus puestos en Cánovas tal como contempla la ordenanza reguladora de la venta ambulante. "A día de hoy por parte del gobierno no se ha respondido formalmente a esa petición. Tan solo hay un oficio del día 24 de noviembre donde dice que el único mercadillo que habrá será el de la plaza. Pero esa contestación es un oficio, no es una resolución que se ampare en ningún fundamento o criterio jurídico para estimar o desestimar la petición de esos artesanos y posibilitarles el recurso. Ante ese silencio, solicité el pasado 1 de diciembre por escrito copia completa de ese expediente. Tanto el reglamento del Ayuntamiento de Cáceres como la normativa estatal establece que los concejales que hacemos una petición tenemos que tener la documentación en los cinco días siguientes; estamos a 13 de enero y todavía no hemos obtenido la copia. Nos están ocultando información de forma deliberada y no nos la quieren facilitar. La única respuesta que se me traslada es un informe fechado el 17 de diciembre que, a nuestro juicio, está hecho a medida en el que se nos dice que es el interés general el que lleva a celebrar el mercadillo en la plaza y no en Cánovas. ¿Si ese informe es del 17 de diciembre cómo puede ser que se conteste el 24 de noviembre a los comerciantes que por interés general se hace el mercadillo en la plaza, por qué no se nos facilita el expediente completo y solo un informe fechado el 17 de noviembre cuando mi petición es del día 1?", se pregunta Mateos.

El PP quiere saber "por qué no se ha respetado la ordenanza de venta ambulante y no se ha permitido instalarse en Cánovas tal como se contempla en la misma". El Partido Popular estima que ese interés general al que alude el PSOE "es un concepto cuando menos indeterminada, porque en Extremadura no ha habido restricciones en los últimos meses. Ya lo dijo el presidente de la Junta, que no iba a haber restricciones, que teníamos que ser responsables y prudentes. Cánovas es un enclave igual de abierto que la plaza y, por tanto, reúne los mismos requisitos".

Mateos se ha referido a la comisión de Empleo de hoy en la que "con poca transparencia el equipo de gobierno lleva una propuesta para su modificación. De esta ordenanza se aprueba una modificación en septiembre de 2021. Estamos hablando de una ordenanza que inicia su tramitación a principios del 2021, que por una serie de enmiendas que presenta el grupo popular en junio se pospone su aprobación hasta después de verano, que en septiembre el pleno la aprueba inicialmente y en ese borrador se contempla que el mercadillo de Navidad y Semana Santa se celebrarán en el paseo de Cánovas. En la comisión se pretende modificar esos dos artículos para ahora trasladar esos mercadillos a la plaza, y lo hace utilizando una alegación de hosteleros de la plaza. Nos preguntamos por qué no se está escuchando a los sectores afectados, por qué una vez que se ha recibido esa alegación no se ha reunido Salaya con los comerciantes de la venta ambulante para conocer su parecer. ¿Si estamos hablando de comercio no es más lógico escuchar al sector que a unos hosteleros, que legítimamente pueden presentar una alegación y que están en su derecho de reivindicar que el mercadillo se instale allí, pero escuchar a los verdaderamente afectados?", ha vuelto a interrogar Mateos.

"¿Alguien se imagina un mercadillo de Semana Santa en la plaza Mayor con una fiesta de interés turístico internacional donde la inmensa mayoría de las procesiones hacen su recorrido por la plaza. Ha sopesado Salaya las consecuencias que podría tener celebrar procesiones en el mismo lugar donde hay instalado un mercadillo, o mejor al revés, ha sopesado Salaya las consecuencias que tiene poner un mercadillo dentro del recorrido oficial de la inmensa mayoría de las procesiones de la ciudad de Cáceres?", cuestiona Mateos.

El PP ha anunciado su voto en contra a la modificación de la ordenanza, "porque sí nos hemos reunido con los comerciantes que nos han trasladado su pesar y sus pérdidas y nos hemos reunido con aquellos comerciantes que ni siquiera han decidido montar porque sabían dónde estaba abocado ese mercadillo".

Por último el PP ha mostrado su posición en contra a que los órganos colegiados (comisiones y plenos) se celebren de manera telemática, como así ha decidido el gobierno. "Deben ser presenciales. Nos piden normalidad, nuestros hijos están yendo al colegio, los jóvenes a la universidad, las empresas están funcionando. No tiene sentido que los primeros que desaparezcamos de la escena pública seamos los que tenemos responsabilidades políticas. Entiendo que los compañeros confinados sigan las sesiones desde sus domicilios o que si hubiese un gran número de concejales confinados se plantease esa opción, pero a día de hoy no me consta que gran parte de la corporación esté confinada y, por tanto, habilitándose los medios y las medidas necesarias, creo que 25 concejales, más el personal técnico que no asciende a más de otras cinco personas, podríamos celebrar perfectamente las sesiones plenarias, con ventanas abiertas, con mascarillas o con cualquier tipo de restricciones".