Las aulas cacereñas han registrado en la última semana 456 positivos entre sus escolares de 5 a 14 años. Según los datos que maneja la Subdirección de Epidemiología de la Junta de Extremadura por áreas de salud, Cáceres acumula en los últimos siete días 219 casos de covid de escolares entre 5 y 10 años y 237 entre alumnos entre 10 y 14 años. Representan un 15% del total de casos registrados en las aulas de Extremadura en la última semana (2.824) y casi un tercio de los contagios que se han producido en los colegios dentro del área de salud de Cáceres desde que arrancó el curso escolar en septiembre (1.434). 

La particularidad de estos datos reside en que representa la cifra de positivos que se han producido desde que regresaron las clases el 10 de enero después de las vacaciones de Navidad y ha coincidido con el cambio en el protocolo de Sanidad en el que ya no reconoce a los familiares convivientes (madres, padres o tutores legales) de los menores con covid que den positivo como contactos estrechos y por tanto no tienen derecho a cursar la baja. 

Precisamente por esa situación se ha visto afectada, tal y como publicó este martes este diario, la cacereña Fátima Rubiales, que después de que su hija de 5 años diera positivo en una PCR, denunció que no le justificaban en el SES que se ausentara de su trabajo. Madre de tres hijos, lamentó la imposibilidad de pedir a los abuelos que cuidaran a su hija mientras se encontraba en cuarentena por el riesgo de que les contagiaran y criticó la dificultad de conciliar en esta situación. Ya ayer no acudió al trabajo, avisando a la empresa aunque bajo el riesgo de ser amonestada, y de nuevo este miércoles avanzó que ya había avisado de que no acudiría a trabajar hasta el viernes. Al respecto, este diario contactó con Inditex, la empresa para la que trabaja para conocer si hay alguna excepción interna para las familias de empleados que tengan hijos con covid pero no contestaron a las preguntas de este rotativo. 

La reacción de los sindicatos

Después de que la afectada hiciera pública su denuncia en este diario, los sindicatos quisieron pronunciarse para mostrar su apoyo a la cacereña y pedir una alternativa para las familias que atraviesan una situación similar después de que se cambiara el protocolo y se iniciaran las clases. Por su parte, USO manifestó su solidaridad con Rubiales y reclamó al gobierno regional y central una solución a esta problemática sin detallar cuál. «Cada día son miles los padres de menores positivos covid que se colocan con la tesitura de si sus hijos o el trabajo, esto es algo que no debía suceder y el gobierno no ofrece soluciones», puso de relieve Víctor Arnelas. 

En la misma línea, este miércoles también la federación de sindicatos independientes de enseñanza (Fsie) exige al Gobierno la aprobación urgente de las bajas laborales o permisos retribuidos para la atención de familiares dependientes y menores afectados por covid o en cuarentena. Incidió en ese sentido en que el propio Gobierno anunció en 2020 que iba a aprobar una «incapacidad temporal para aquellos trabajadores que tuvieran que cuidar a un menor contagiado» y no lo ha cumplido.