El pleno de la corporación local aprobó en su sesión de este jueves una moción en la que se compromete a que se refuerce el control del tráfico con radar y los procedimientos sancionadores en toda la ciudad para conseguir «el respeto efectivo de la limitación genérica a treinta kilómetros por hora». La iniciativa la presentó el grupo municipal de Unidas Podemos, que tras el pleno recordó que es la primera moción ejecutiva que se aprueba, lo que «obliga a su cumplimiento», indicó la formación morada, y a la emisión de informes de los técnicos del ayuntamiento para que se lleve a efecto.

La propuesta inicial se modificó tras aceptarse por Unidas Podemos la enmienda del grupo municipal socialista. En la primera se hacía una mención específica a las dos rondas, la norte y la este, y se pedía controles con el radar y sanciones «en el interior de las rondas». En la propuesta del acuerdo definitivo, que coincide con la enmienda socialista, ya no se hace alusión a las rondas urbanas.

El concejal de Unidas Podemos Raúl Martín defendió la moción, aludiendo a puntos de la exposición de motivos de la propuesta. Así recordó que desde su grupo consideran que es necesario «reafirmar el compromiso de nuestra corporación local por la disminución de los accidentes en la ciudad con el objetivo final de que Cáceres sea una ciudad libre de accidentes de tráfico». En la exposición se defiende la toma de medidas que aseguren el cumplimiento de los nuevos límites de velocidad en el casco urbano, «en especial en aquellas avenidas y calles que están cercanas a colegios» y en las «que concentran la mayor parte del tráfico de la ciudad», como la avenida de Alemania, Hernán Cortés, Hispanidad, Rodríguez de Ledesma o Cervantes.

En la moción se pide el cumplimiento de los nuevos límites que entraron en vigor el pasado 11 de mayo, éstos son de veinte kilómetros por hora en vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera; de treinta kilómetros por hora en vías de un único carril por sentido de circulación; y de 50 kilómetros por hora en vías de dos o más carriles por sentido de circulación, incluidas las dos rondas.

Semanas después de la entrada en vigor de estos nuevos límites, el gobierno local, ante la queja de los conductores, intento ampliarlo hasta 80, aunque los informes jurídicos que se solicitaron descartaron esta posibilidad porque solo se puede ampliar en los casos de autovías y autopistas que discurran en las inmediaciones de los cascos urbanos, «en las que cómo máximo la velocidad podría llegar a los 80 kilómetros por hora». La condición es que estas autovías y autopistas se hayan construido y proyectado como tal y que no tenga ningún cruce con otra vía de comunicación ni ninguna servidumbre de paso. Las dos rondas que por ahora forman el anillo de circunvalación de Cáceres fueron diseñadas como vías urbanas y tienen cruces con caminos, vías, rotondas, pasos de peatones...

La limitación de la velocidad en las dos rondas formó parte del debate de este jueves en el pleno de la corporación local. «Lo que hay ahora -la limitación a 50 kilómetros por hora- en las rondas es una insensatez», aseguró el concejal no adscrito Teófilo Amores, el único de los 25 concejales de la corporación local que no votó a favor. «Viven montados en el espíritu de la sanción», le espetó a los proponentes de la moción.

Tanto la concejala de Seguridad Vial, María José Pulido, como Antonio Bohigas, concejal de Ciudadanos, anunciaron que sus grupos apoyarían la moción, aunque ambos admitieron en sus intervenciones que Cáceres está entre las ciudades de un tamaño medio que menos siniestralidad tiene. Pulido sí precisó que las ciudades «se juegan el futuro en su movilidad».

El edil del PP, José Ángel Sánchez Julia, hizo la apreciación de que «no hay que confundir control con afán recaudatorio, no estamos de acuerdo con ese afán por recaudar». Martín le contestó que cuando su grupo promueve que haya un mayor control «no lo hacemos con un afán recaudatorio, sino para que no se vulneren los límites y no haya que multar».

Durante su intervención, Sánchez Juliá preguntó a Pulido por el radar de la policía local, «que ha estado mucho tiempo sin funcionar» y se interesó por si «ha pasado su revisión semestral para que sea calibrado». Pulido no respondió, aunque después por el gobierno local se precisó que el radar ya está en funcionamiento, «tenía que pasar la revisión obligatoria y ha sido calibrado y validado por el Centro Nacional de Metrología».