Toda una lección de solidaridad. Aparte de ratificar día a día su compromiso con la ciudadanía en su profesión, los bomberos cacereños han dado ejemplo esta semana de implicación social con una de las causas que más sensibilidad ha generado en la ciudad en los últimos meses: el caso del pequeño Luis, un cacereño de 4 años con una enfermedad rara, atrofia muscular espinal (AME), que debe someterse a un tratamiento pionero y privado con células madre, y para el que su familia inició una campaña hace meses para sufragar los gastos ya que cuesta hasta 6.000 euros.

Desde que trascendió el caso sus progenitores, Sandra y Luis, aseguran que la ciudad se ha mostrado generosa y aseguran que han recibido llamadas cada día. Este miércoles recibieron la de los bomberos del Sepei, que tras conocer la situación del niño cacereño, se pusieron en contacto a través de redes y han organizado una colecta a través de la iniciativa de Bomberos Solidarios. En total, han recaudado hasta 3.325 euros que entregaron este miércoles a los familiares del pequeño. 

En el breve acto estuvieron presentes progenitores, visiblemente emocionados, que acudieron con el pequeño Luis, y una representación del equipo de bomberos que han llevado a cabo la iniciativa, entre ellos Israel Frades, que detalló a este diario cómo el caso llegó a través de un compañero que también tiene un hijo con una enfermedad rara y a partir de ahí contactaron con todos los parques del Sepei a nivel provincial. Por su parte, a este diario también el padre de Luis se mostró agradecido ante la respuesta de todos los ciudadanos y ante el gesto de los bomberos cacereños. 

En cuanto al tratamiento del pequeño Luis, ya ha recibido la primera transfusión de células madre en la clínica privada de Madrid y en las próximas semanas deberán volver para analizar las analíticas y conocer si ha evolucionado y si puede seguir con el tratamiento. Si es así, recibirá la segunda transfusión en los próximos meses.