Tenía poco más de seis meses cuando probó por primera vez lo que se sentía dentro de una piscina. Lo hizo junto a su madre, que le apuntó a las clases a modo de estimulación y terapia, porque Guillermo Gracia (Cáceres, 2004) llegó al mundo con un cromosoma de más (padece síndrome de down). Pero el agua le enganchó. Desde los 3 años entrena en el Club Deportivo el Perú y la natación se ha convertido para él en su modo de vida. Dice que le ha convertido en un «héroe». En el último campeonato del mundo celebrado en Montluçon (Francia) consiguió 12 medallas y un récord del mundo en los diferentes estilos.

Se prepara ahora para el campeonato de España por comunidades autónomas, que se celebra la semana que viene en Castellón. Entrena tres horas diarias y no solo nada, sino que también monta a caballo, hace rápel, bicicleta,.. Un ejemplo de superación para muchos. El deporte le da seguridad: «Me siento muy motivado y contento», asegura. Mientras tanto, saca tiempo también para formarse, pues estudia un ciclo de Formación Profesional centrado en el deporte. Y es que su sueño es convertirse en entrenador de natación, para lograr todo lo que el suyo ha conseguido con él.

Y también representa a esta ciudad. Esta noche dará el pregón de los Carnavales (a las 22.00 horas en la carpa), algo que nunca jamás imaginó. Y lo hizo sin miedo, pues se maneja a la perfección delante del público.