El uso de herbicidas para evitar la proliferación de pastos está provocando sucesivas quejas. Los vecinos de San Marquino, la Asociación de Amigos del Marco y el Grupo Municipal Ciudadanos han divulgado estos días escritos de denuncia por el empleo del glifosato, debido a «sus efectos sobre la salud y el medioambiente».

En San Marquino recuerdan que han sido los propios vecinos quienes durante años han cuidado la Fuente del Corcho, «un símbolo del barrio». Limpiaron su entorno de basuras, pintaron el recinto, plantaron todos los árboles que existen, pusieron los bancos, construyeron una barbacoa y desbrozan cada año. Por ello denuncian el uso «masivo e indiscriminado» que se ha hecho del herbicida en este espacio.

También los Amigos del Marco afirman en una carta dirigida al alcalde, Luis Salaya, que son muy visibles los efectos en el entorno de la Ribera y del Arroyo de la Plata. Se ha fumigado por ejemplo en la finca San Jorge, «un enclave singular de la especie vegetal Arum italicum, asociada a las olmedas, que son las formaciones vegetales más emblemáticas de la Ribera», lamentan.

Desde Ciudadanos piden que se utilicen medios más inocuos y recuerdan que está prohibido aplicar herbicidas junto a las corrientes de agua. Apelan a la moción presentada y aprobada en 2016 por el PSOE, Ciudadanos y CaCeresTú para que no se usaran herbicidas en todo el municipo.