«La gente se va al campo, yo escribo». María Victoria Pérez Criado (Cáceres, 1986) busca la escritura como herramienta de evasión, una herramienta a la que lleva ligada prácticamente toda su vida y a la que ahora ha dado forma en un poemario.

La cacereña publica ‘Laberíntica’ (Editamás, 2021), un libro con el que pretender aglutinar las palabras con la que canaliza el mundo. Ya lo presentó en la capital cacereña en el Otoño Literario y ahora, en una confesión de su interés por lo que guarda el interior de las zonas rurales, girará por la provincia cacereña a partir de la primavera. En declaraciones a este diario de su autora, la publicación que presenta es un acto de amor hacia el papel. «Para mí los libros son una joya, un libro físico te lleva a una época, es una máquina del tiempo», sostiene.

Paradójicamente, este proyecto, pone de relieve, «lleva mucho tiempo» con ella. Reconoce que durante años ha «escrito exclusivamente por placer», pero tenía pendiente ordenar los textos, algo que pudo materializar con la pausa de la crisis sanitaria. En cuanto a su inspiración, hace mención a sus influencias de la generación del 27, al amor, al desamor, a la muerte, la ira, el concepto del paso del tiempo y a los propios elementos de la tierra, agua, aire y fuego.

Pérez, con un legado familiar ligado a la escritura, expone que ella también ha heredado la misma pasión. «Mi interés por la poesía es innato, desde pequeña en el colegio siempre ganaba los concursos y me ha gustado leer poesía, escribir surge de la necesidad de expresar lo que siento», concluye.