Camino del Calvario con la cesta llena de tortillas y empanadas. La imagen volvió a repetirse ayer después de dos años. Las puertas de este pequeño templo asentado sobre las peñas de la Montaña se abrieron otra vez para celebrar la Romería del Domingo de Lázaro, una cita que tradicionalmente marca el inicio de los días más intensos de Semana Santa, «y de la que existen escritos desde 1582, cuando ya se celebraba una procesión y un sermón a cargo de un padre franciscano», explicó ayer el mayordomo de la cofradía de la Soledad, Miguel Ángel García Moreno.

«Para nosotros supone una alegría desbordante poder reencontrarnos en este monte Calvario. Es la cita principal para los hermanos, cuando entregamos las medallas, cuando se recuerda a los que fallecieron. Era algo necesario», comentó mientras mostraba el nuevo estandarte del Cristo Yacente bendecido para Viernes Santo.

También ayer las cofradías de Estudiantes y Expiración celebraron sus fiestas principales con medallas a los nuevos hermanos. Y hoy comienza la última semana cargada de actos cofrades previa al inicio de las procesiones (Domingo de Ramos). El más multitudinario será 'La Pasión Viviente', este jueves a partir de las 20.30 horas en la Ciudad Monumental.