Kiosco

El Periódico Extremadura

la pandemia se duerme y el botellón despierta

Cáceres reactiva una orden policial para blindar La Madrila con vigilancia a locales y controles de alcohol

Los vecinos se quejaron en este diario de los efectos de la movida, con escándalos a las puertas de los bares y con una plaza de Albatros llena de rotos de botellón

Suciedad en La Madrila el pasado 20 de marzo.

La voz de alarma la puso el pasado 20 de marzo el presidente de la Asociación de Vecinos de La Madrila de Cáceres, Miguel Salazar, tras una nueva noche de insomnio, como en los viejos tiempos.  «Hoy a las 7 de la mañana era como antiguamente», dijo el líder vecinal después de un sábado caliente que desembocó en una plaza de Albatros llena de suciedad, con bares abiertos hasta el amanecer y mucho ruido a las puertas de los locales.

Salir en la prensa tiene su repercusión y, efectivamente, su reacción municipal. La pandemia se duerme y el botellón despierta. Una cosa lleva a la otra y la junta de gobierno local informó de la orden especial que ha dado a la Policía Local para reforzar la vigilancia.

El objetivo de esa orden especial en la zona de la Madrila es "evitar los ruidos y que se sobrepasen los horarios permitidos, que se hará con mayor presencia policial y mayor control sobre estos aspectos", según ha manifestado la concejala de Seguridad, María José Pulido. El ayuntamiento ha confirmado que debido al incremento de quejas y denuncias formuladas por molestias de diversa índole en la zona de la Madrila como ruidos, suciedad, incumplimiento de horarios, etcétera, principalmente en los turnos de noche de jueves, viernes, sábados y vísperas de festivos, se desarrollará un paquete de medidas.

De esta manera, en esos días al comienzo del servicio del turno de noche se señalizará y cortará el tráfico rodado al inicio de la calle Santa Teresa de Jesús, permitiéndose el paso solamente a los vecinos o industriales de la zona y a servicios públicos. En dicho punto o sus inmediaciones, se mantendrá presencia policial para evitar la circulación de vehículos así como actividades prohibidas en las vías públicas relacionadas con consumo de alcohol, ruidos, alteración del orden, etcétera.

Además, los jefes de servicio, como se viene haciendo habitualmente, contactarán con el responsable de turno del Cuerpo Nacional de Policía y coordinará las acciones conjuntas que se realicen. Se realizarán controles de documentación, alcohol y sustancias prohibidas en las inmediaciones de la plaza de Albatros y se incidirá en el cumplimiento de los horarios de cierre de los establecimientos, así como en cualquier otra infracción detectada relacionada con dichos locales.

La Madrila arrastra condenas por ruidos a políticos y hosteleros, ya cumplidas.

Compartir el artículo

stats