Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

EL AYUNTAMIENTO ASEGURA QUE LA CIUDAD HA ESTADO «DESBORDADA DE GENTE» Y ESPERA QUE CONTINÚE HASTA EL PRÓXIMO DOMINGO

Cáceres, «desbordada»

Multitudinario primer fin de semana de la Pasión, con hoteles por encima del 95% y restaurantes llenos. Los hosteleros no recuerdan un Domingo de Ramos igual, aunque auguran un bajón hasta el miércoles

Decenas de personas se agolparon en San Antón y San Pedro para presenciar la primera procesión postcovid.

La ciudad aún está con la resaca del primer fin de semana de la Pasión, que ha sido multitudinario. Todos los ojos estaban puestos en el Domingo de Ramos, porque suponía el inicio de la primavera cacereña, que se ha retomado este abril tras dos años de pandemia. Y ha superado todas las expectativas, que de por sí ya eran bastante halagüeñas. Desde el viernes y hasta el domingo la ocupación hotelera se ha situado por encima del 95% y encontrar una mesa libre en los restaurantes del centro ha sido misión imposible, sobre todo el Domingo de Ramos. Los hosteleros cacereños no recuerdan un inicio de Semana Santa igual desde hace décadas.

«La ciudad estaba desbordada de gente», afirmó ayer la portavoz y teniente de alcalde, María José Pulido. «Hoy -por ayer- es un día como de resaca. El Domingo de Ramos era muy esperado y había muchas expectativas puestas en él», reconoce la edil cacereña, que destacó la gran participación tanto de cacereños como de turistas. Espera que esta estela se mantenga durante el resto de la semana. De momento, las cifras de ocupación hotelera están rondando el 100% de Jueves Santo a Domingo de Resurrección, aunque aún quedan habitaciones libres.

«Cáceres ha estado desbordada de gente. Hay mucha satisfacción porque era un gran reto»

María José Pulido - Portavoz y teniente de alcalde

decoration

Y si para los alojamientos este primer fin de semana ha estado muy cerca de números prepandemia, para la hostelería los han superado. «Ha sido un fin de semana bastante bueno. Después de dos años sin nada hay que estar agradecido a todo lo que venga», aseguró ayer el propietario del restaurante El Pato, Emilio Rey, ubicado en pleno corazón de la plaza Mayor, que el domingo estuvo llena de gente hasta la noche.

Que un fin de semana de Semana Santa no haya sitio disponible en los restaurantes del centro y de la ciudad monumental es algo habitual. Pero es que este año también se han llenado los establecimientos de otras zonas de la capital cacereña más alejadas del casco histórico. «La plaza estaba desbordada y la gente empezó a subirse para arriba. No recuerdo un inicio de Semana Santa así en 39 años», señaló Miguel Martín, portavoz de la asociación Acabares y dueño de café bar Vivaldi.

«Estamos muy contentos porque se ve una recuperación muy importante»

Miguel Martín - Portavoz de Acabares

decoration

Esta afluencia de clientes sí suele ser frecuente en los días festivos (de jueves a domingo), pero el fin de semana previo siempre se recuerda más flojo. «Este año se ha adelantado una semana y eso es muy bueno. Estamos muy contentos porque se ve una recuperación muy importante, a la gente se le ve con ganas», incidió Martín.

«Ha sido un fin de semana bastante bueno. Esperamos que siga igual el resto de la semana»

Emilio Rey - Restaurante El Pato

decoration

Según sus previsiones habrá un bajón hasta el miércoles. Es la tónica habitual en estas fechas, más aún teniendo en cuenta que este año hay previsión de lluvia para ambos días. Esperan, eso sí, que las ventas vuelvan a despegar a partir del jueves hasta el próximo domingo. Para animar la presencia de público ayer abrió también el mercado de Semana Santa en el paseo de Cánovas, que estará hasta el próximo domingo.

Cánovas abre el mercado de Semana Santa, con puestos de artesanía. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Sin incidentes

A pesar de la cantidad de personas que se han concentrado durante todo el fin de semana en la capital cacereña no ha habido incidentes reseñables -un accidente en la ronda Norte, en el que el conductor chocó contra el quitamiedos, una denuncia por haber dado positivo en un control de alcoholemia y algún desvanecimiento en los desfiles-, según confirmó la portavoz y teniente de alcalde, María José Pulido.

Un dispositivo de 512 efectivos de la Policía Local y de la Policía Nacional se encarga de la seguridad en las calles. Y durante todos los días se llevarán a cabo controles de alcoholemia y drogas (este pasado fin de semana se han desarrollado en La Madrila) y de velocidad. «Este fin de semana era un reto en cuanto a organización y se ha conseguido», añadió Pulido. Destacó también la colaboración de los voluntarios de DYA y ARA, que continuará hasta el domingo.

Por otro lado, el ayuntamiento recuerda que permanecerá cerrada al tráfico hasta el Domingo de Resurrección a las 15.00 horas lo que se ha denominado ‘la carrera oficial de la Semana Santa’, en la que se encuentran las calles Sande, Picadero, San Ildefonso, Santa Clara, Concepción y Roso de Luna. Esto afectará a la carga y descarga en esta zona, que deberá efectuarse durante estos días de 7.00 a 11.00 horas. Los residentes y clientes de hoteles podrán acceder a sus domicilios o alojamientos una hora antes del paso de la procesión con autorización previa, pero quedará prohibido estacionar. Habrá un servicio policial permanente que se encargará del tráfico. 

Compartir el artículo

stats