Kiosco

El Periódico Extremadura

LA MIRADA

Nos vemos en Galilea

En Cáceres hemos tenido de todo, desde la desazón y el llanto el lunes y el martes, hasta las manifestaciones mas esplendorosas los demás días

El obispo Jesús Pulido procesiona junto al cortejo del Santo Entierro.

Os explico un poco esta expresión bastante corriente en ámbitos de reflexión creyente, y muy propia de los días que acabamos de vivir y celebrar. Cuando Jesús de Nazaret esta comenzando a despedirse de los doce primeros convencidos de lo de lo que decía, estando ya en Jerusalén, les hace una recomendación y un anuncio: que permanecieran unidos, y que la próxima vez que se vieran sería en la región norteña de Galilea.

A pesar del desconcierto por lo que estaban comenzando a intuir, no les extrañaría el anuncio, porque casi todos eran galileos, y después de lo que iba a pasar, allí ya no tendrían nada que hacer, volverían a sus casas, las cuales, casi todas estaban en Galilea, la región del lago, muy distante de la capital y del Templo. 

Como os digo el desconcierto sería enorme, porque no tenían ni idea de lo que iba a pasar, por eso el volver a sus casas era comprensible, pero, al mismo tiempo, eso de que los buscaría de nuevo allí, añadía nuevas incertidumbres a sus razonamientos, porque les estaba diciendo que «la cosa» no acabaría en la Ciudad de David. 

En Cáceres hemos tenido de todo, desde la desazón y el llanto el lunes y el martes, hasta las manifestaciones mas esplendorosas los demás días. Como intuimos, la ciudad ha estado hasta los topes de visitantes, por las calles se notaba la presencia de muchas caras nuevas y las terrazas hubieran llenado el doble de su aforo. El atractivo de la antigua Qazrix, para los desplazamientos de pocos días es imbatible. 

Y esto no ha hecho nada mas que comenzar, nos esperan días cargados de manifestaciones religiosas. 

Don Jesús ha presidido en la ciudad de Coria, su primera Misa Crismal (celebración muy importante por esta fechas), muy buena asistencia de sacerdotes (aunque se notó el efecto de la todavía presente pandemia), reflexionó sobre el significado de estos días y nos presentó el primer problema diocesano grave que hay que afrontar, las escasez de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. 

No olvidemos, por favor, lo que sigue sucediendo en Ucrania, son muchas las llamadas al termino de la masacre, pero la solución no se vislumbra cercana. Desplazamiento de la zona de las masacres, pero siguen muriendo personas y eso es una muy mala noticia. 

Mucho ánimo e ilusión y ¡Feliz Pascua florida!

Compartir el artículo

stats