La Cofradía de la Montaña de Cáceres ha reducido el gasto en flores durante el novenario argumentando para ello motivos económicos, algo que ha creado malestar en el equipo de las camareras de ornato, que esta vez no podrán cambiar cada dos días las ánforas ni las andas que adornan a la Virgen en Santa María como era costumbre hasta ahora. A juicio de las camareras es una edición errónea porque, "la Montaña -dicen- debe ser lo primero".

El mayordomo de la cofradía, Juan Carlos Fernández Rincón, ha comentado esta mañana en la presentación de los actos de la patrona, que se trata de una polémica menor y que es comprensible esta reducción de gasto: "Yo si no puedo comerme dos huevos, me como uno", ha espetado Rincón, y ha añadido que "la cofradía vive del cepillo y no es fácil obtener ingresos. Es muy complicado porque hay muchos gastos en el santuario, de la tienda, de la limpieza, de la luz, y recibimos 12 euros anuales de los cofrades", ha indicado el mayordomo. La cofradía tiene 2.200 hermanos. "Son observaciones que yo no tendría ni en cuenta", ha añadido en respuesta a la queja.

Te puede interesar:

Luis Cobo, tesorero de la cofradía, ha apuntado por su parte que todos los años se realiza un presupuesto en base "a unos ingresos bastante mermados y ha habido que recortar en flores. No es que no haya flores sino que no se podrán cambiar cada dos días. Hemos pedido a las camareras que restituyan solo aquellas que están en mal estado y que las sustituyan por unas nuevas".

La cofradía se encuentra embarcada en tres obras de gran calado, la primera ha sido el columbario, ya terminado, que cuenta con 43 solicitudes de enterramiento. La segunda es la cafetería, cuya reforma sigue pendiente de un trámite administrativo y probablemente a principios de mayo pueda comenzar la actuación. La tercera es un museo, que a modo de centro de interpretación se instalará donde está la tienda, y que mostará mantos, enseres y videos de la Virgen. Estará incluido en la red turística del ayuntamiento.