Kiosco

El Periódico Extremadura

Patronos y leyendas

Lo de los patronos de Cáceres tiene su misterio. La patrona, la Virgen de la Montaña, no se apareció en Cáceres sino que se trata de una imagen que trajo Francisco de Paniagua, natural de Casas de Millán, que sabe Dios dónde la encontraría. Para más intriga, por aquel entonces se llamaba Virgen de Monserrate.

El caso es que Paniagua se estableció con su Virgen en un montículo cercano a Cáceres, erigió una ermita y desde entonces la devoción a la Virgen de la Montaña no ha dejado de aumentar. Aunque la Virgen que baja no es la original pues si esta es pequeña la de Paniagua es enana. Si la Virgen baja y sube, ¿no serán una leyenda los hermanos de carga? No menos curiosa es la historia del patrono, San Jorge.

Es probable que existiera un Jorge mártir pero lo del dragón, la doncella, no digamos lo de la gallina, y toda su parafernalia no tiene testimonio histórico digno de credibilidad. Este pobre santo patrón no tiene una miserable ermita y la ciudad carece de imágenes de él destinadas al culto pues la más conocida es la que no hace tanto tiempo se ubicó en la plaza que lleva su nombre, por lo que ni siquiera se le dedica una novena o al menos un triduo.

Naturalmente hay muchas más leyendas cacereñas. Una de las más recientes es la del AVE, un tren que comenzó a circular por España hace treinta años. Pues bien, una leyenda asegura que hacia finales del siglo pasado un presidente del gobierno de España y un ministro de transportes anunciaron que en poco tiempo el AVE llegaría a Cáceres. Esta leyenda se fue completando con sucesivos relatos pues pasados unos años otro presidente y otro ministro la recuperó y la modernizó retrasando la llegada del tren unos años.

En la siguiente legislatura un nuevo presidente y un nuevo ministro postmodernizaron la leyenda y volvieron a retrasar la llegada del AVE. Y los Catovis, que habían creído las leyendas de sus patronos también creyeron las leyendas presidenciales. En las siguientes legislaturas... Perdonen que no siga pero es que vengo en tren desde Madrid y el cacharro se ha estropeado en Talavera. 

* Profesor

Compartir el artículo

stats