Kiosco

El Periódico Extremadura

FIESTA DE ANIVERSARIO EN ESTE LOCAL ESTRATÉGICO DE LA PLAZA CACEREÑA, QUE INICIA UNA NUEVA ETAPA

‘El Pato’ cumple medio siglo y se alía con el chef César Ráez

Emilio Rey reformará el local y el veterano cocinero ya tiene lista la nueva carta

El chef César Ráez con Emilio Rey y la plantilla del restaurante, que se ha formado con sumilleres, cortadores y baristas. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Fiesta por todo lo alto en el local de hostelería más veterano de la plaza Mayor de Cáceres. El milhojas de Torta con boquerones, el salmón con mango y el ceviche de langostinos pasaban ayer en una bandeja tras otras entre los doscientos asistentes al cincuenta aniversario del restaurante ‘El Pato’, que acaba de cumplir medio siglo en una de las esquinas más estratégicas de la ciudad. El alcalde, el subdelegado del Gobierno, representantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, personajes del mundo taurino como Victorino Martín, vecinos y amigos muy especiales de su actual titular, Emilio Rey, estaban en la lista de invitados.

‘El Pato’ ya es tan típico en la plaza como la ermita de la Paz o la torre de Bujaco. No hay cacereño que no lo conozca ni turista que no recale en su puerta, aunque solo sea para protegerse del frío o la lluvia en sus soportales. La tradición hostelera y taurina de la familia ha dado nombre propio a este negocio, que tuvo su antecedente en un primer restaurante llamado ‘El Patito’, abierto en 1957 en la calle General Ezponda. Aquel negocio fue la primera aventura emprendedora del matrimonio formado por Emilio Rey Holguín y María Luisa Corrales. Él, novillero conocido en Cáceres, aprendió hostelería mientras hacía la mili en Mataró y al volver a Cáceres abrió su propio local.

Una imagen del primer ‘Pato’ en General Ezponda. Lo inauguró Llopis Ivorra. CEDIDA

Posteriormente, en 1968, dejaron ‘El Patito’ (que se convertiría en el ‘Cisne Negro’ de Pedro Peloto) y la pareja compró otro local en Ezponda donde inauguró ‘El Pato’. La apertura contó con la presencia y las bendiciones nada menos que del obispo Llopis Ivorra, y fue un acontecimiento en el Cáceres de los años sesenta. Ya en 1972, la familia compró el inmueble anexo (del antiguo Hotel Europa) para formar el restaurante actual en el esquinazo de la plaza Mayor, que ahora cumple cincuenta años.

Desde hace 23 primaveras, el negocio es dirigido por un hijo de la pareja, Emilio Rey, muy conocido por su doble faceta: por regentar este local estratégico en la ciudad y por su condición de matador de toros (tomó la alternativa en 1989 con José María Manzanares y Juan Mora. De ahí que actores como Paco Rabal o Maribel Verdú, y toreros como Luis Reina, Juan Mora, Manzanares, Juan Bienvenida o Emilio de Justo se hayan tomado más de un aperitivo en su barra, «la misma que yo veía enorme cuando era niño, siempre con un gran trasiego, con mucho trabajo, con un sinfín de platos de calamares, con aquellas juras de bandera que llenaban la ciudad», recuerda Emilio.

Personal del negocio en una foto de archivo. CEDIDA

Después, el turismo ha sido el gran motor de la zona, y desde la inauguración de la nueva plaza Mayor, los cacereños están regresando al entorno. De ahí la nueva etapa que anoche abrió ‘El Pato’ coincidiendo con su fiesta de aniversario, en la que anunció su acuerdo con César Ráez, uno de los chefs más reconocidos de Cáceres, presidente de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Extremadura, y titular del restaurante ‘Torre de Sande’ hasta 2020. Se retiró del sector por voluntad propia, «pero tengo que reconoce que durante este tiempo he soñado continuamente con la cocina», confesaba ayer al Periódico EXTREMADURA.

Tres generaciones de la familia Rey, siempre ligada a los toros y la hostelería. CEDIDA

Por eso, «y por la ilusión de la familia Rey, que realmente me ha conquistado», César Ráez se ha puesto al frente de los fogones del ‘El Pato’, que inicia esta etapa con una gran transformación. La nueva carta ya se encuentra prácticamente lista y en breve comenzarán las obras de renovación de las instalaciones, sobre todo los baños y la cocina, donde César volverá a ponerse a los mandos como ha hecho durante cuarenta años. «He tenido otras ofertas pero ninguna me ha apasionado como esta», confiesa. Incluso el personal del local ha reforzado su formación con sumilleres, cortadores de jamón y baristas.

Emilio Rey, que anoche echó de menos como nunca a su padre, iniciador de la saga, se mostró emocionado: «No puedo explicar la fortaleza que me da la ilusión que siento. ‘El Pato’ no se ha dormido, está vivo y va a echar a volar», sentenció. 

Compartir el artículo

stats