Kiosco

El Periódico Extremadura

actor. protagoniza 'muerte de un viajante' este sábado en el gran teatro

Imanol Arias: «El éxito para un actor está fuera, está en vivir»

Imanol Arias, caracterizado como Willy Loman. OKAPI PRODUCCIONES

Es sin duda uno de los actores más reconocidos del país. Con una trayectoria difícilmente alcanzable, Imanol Arias (1956, Riaño) regresa a lo suyo, al escenario, para protagonizar la icónica obra de Arthur Miller Muerte de un viajante. La pandemia aplazó que el actor pudiera girar en Cáceres aunque con otra pieza, pero finalmente será este sábado cuando el Gran Teatro recibirá a su particular versión de Willy Loman en el que ha considerado el mayor reto de su carrera. 

Atrás parece que van quedando estos dos años y parece que aunque lentamente ya se recupera la normalidad en el teatro ¿qué supone regresar a las giras? 

Esto es una vuelta ya con todas las letras. En ese momento se cerraron teatros, hubo gente que siguió y seguimos haciendo giras pero era algo constreñido, con aforos mínimos, se produjo una especie de milagro. Ahora se nota muchísimo no solo porque la gente tiene ganas de volver, que es algo evidente, sino porque el espectáculo genera una emoción diferente y especial, la gente lo expresa, tiene ganas de escuchar. 

Reparto completo de 'Muerte de un viajante'. OKAPI PRODUCCIONES

Y con ‘Muerte de un viajante’ cambia la televisión, la pantalla pequeña por el escenario y por la cercanía del público. 

Son diferentes sensaciones. Nosotros somos artesanos del oficio y el teatro tiene como cosa maravillosa el movimiento. Viajas, la función sale diferente cada día, no solo se limita al espectáculo porque comes, duermes y compartes la ciudad con la gente. 

Da vida a uno de los títulos más representativos de Arthur Miller. La sociedad del consumo, el capitalismo, las importancia a las apariencias, el texto se escribió a finales de los 40 sigue manteniendo una lectura vigente en 2022. 

Solo tiene una lectura y es actual. Dentro de la narración hay muchos conceptos sociales que se encargan de situarla en una época pero lo que realmente puede hacerlo actual es la angustia y el humor con el que lo cuenta. Es brillante y eficaz. Por eso en su día ya dijeron que era una obra que escapaba al lenguaje de la crítica. 

Y encarna el papel de Willy Loman, una suerte de antihéroe, en alguna ocasión ha asegurado que de joven siempre quiso interpretar este papel. 

Mi memoria tiene su némesis. Yo no lo recordaba y mi círculo con el tiempo me ha recordado que he dado mucho la paliza con esto. Yo tenía en la cabeza la obra pensando que la había leído y en realidad la había visto. Era un deseo de actor. 

Una de las particularidades también es que comparte escenario con su hijo Jon, ¿Cómo ha sido trabajar con él? 

Trabajar con tu hijo es algo gozoso. Este es un oficio en el que nunca actúas solo, en realidad es como si estuvieras en un concierto, lo más importante es lo que no ves. En el caso de esta función, la voz es una de las claves y a la hora de trabajar con Jon es que hay algo genético, algo que está ahí, no hay pensarlo. 

Al hilo de la anterior pregunta, en alguna ocasión su hijo ha asegurado que la obra «fue el fin de su terapia», ¿le ha ocurrido algo parecido? 

Más que una terapia padre e hijo, fue una terapia consigo mismo porque llevaba diez años en la música y tras actuar primero en ‘Instinto’, la serie de Mario Casas, y más tarde en ‘Perdida’. Se vio en plena crisis de la música y tanteó la decisión de volcarse en la interpretación. En mi caso, yo lo hice porque iba a ser dirigido por Szuchmacher. Era un salto de altura, la oportunidad de hacer un trabajo más naturalista con todas las limitaciones que teníamos para los ensayos. 

Habla las restricciones, ahora que ya no hay limitaciones y ha hecho mención a esas ganas de escuchar, ¿tanto ha cambiado el público? 

El espectador está descarnado y preparado para encontrarse, hay deseo de encontrarse, ahora valoramos cualquier caña medianamente fría. Disfrutar de ciudades como Cáceres es hermoso. Hace poco iba a una función en otra ciudad con mi madre y le dijo al taxista que parara porque queríamos ir caminando. El éxito de esta profesión, de ser actor está fuera, está en vivir. Si exige aislarte, te duele y te devora, el éxito está en encontrar tu tiempo y creer que eres un privilegiado.

Compartir el artículo

stats