Kiosco

El Periódico Extremadura

UN ESPACIO HISTÓRICO: ¿QUÉ HACEMOS CON EL EPICENTRO DEL ARRABAL?

Cáceres busca ideas para Santiago

El Colegio de Arquitectos convoca un concurso que invita a elaborar proyectos de reforma con las propuestas vecinales. Este singular proceso pretende una plaza más diáfana, fresca, sostenible y segura, que pueda disfrutarse en comunidad

La reforma de la plaza de Santiago de Cáceres pretende seis objetivos: 1. Accesibilidad física y visual. 2. Mejorar su funcionalidad como lugar de convivencia. 3 Reordenar la movilidad peatonal y de vehículos. 4.Reorganizar la zona verde. 5. Integrar los distintos servicios urbanos. 6. Aliviar las humedades de las viviendas. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Desde que en junio de 1303, el rey Fernando IV concediese a la villa el permiso para utilizar las rondas exteriores del recinto amurallado, una vez reconquistada la ciudad y asegurado el entorno, comenzó a desarrollarse en Cáceres lo que se ha venido denominando el arrabal gremial y artesano, un espacio donde hortelanos, molineros, zapateros, curtidores y caleros comenzaron a levantar sus casas con sus señas de identidad: diseño popular, calles empedradas... Esta primera extensión de Cáceres fuera de la muralla, entre la Ciudad Monumental y el cauce del Marco, ha logrado mantener con los siglos su propia arquitectura e idiosincrasia, su carácter abierto y plural, siempre con la iglesia y la plaza de Santiago como epicentro y referencia.

Vista de la zona verde con la iglesia al fondo. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Ahora toca reformar esta plaza, y no se trata solo de acometer una mejora física respetando su historia, también una transformación desde el punto de vista social, es decir, crear un espacio que invite a la permanencia, al disfrute, a la convivencia, con perspectiva de género (sin puntos ocultos y arriesgados) y con materiales que tengan la menor huella ecológica posible. En definitiva, cambiar su uso actual como zona de paso en la que además se han dado prácticas de consumo de drogas y alcohol (aprovechando sus numerosos recovecos), por una plaza abierta y funcional.

 ¿Pero cómo se consigue ese objetivo? ¿Se reducen los jardines por espacios más amplios? ¿Se eliminan las escaleras? ¿Se recortan los aparcamientos? ¿Se suprimen las aceras? ¿Se hace plataforma única? Esta sucesión de interrogantes ha dado lugar a un proceso prácticamente único en el país para reordenar Santiago. Y ello porque la propia asociación de vecinos colabora en dicho proceso desde 2017, con reuniones y mesas de trabajo, de modo que el pliego de condiciones del concurso (para redactar el proyecto) recoge las propuestas de los ciudadanos, que son los que conocen las necesidades y carencias. Pero además, formarán parte del jurado que elegirá el trabajo ganador, y estarán en el seguimiento de su ejecución así como en el desarrollo de los nuevos usos de la plaza.

El proyecto tiene otras singularidades: con estas bases ciudadanas acaba de convocarse un concurso de ideas en el que serán los distintos arquitectos e ingenieros los que planteen las soluciones finales. Pero además realizarán visitas a la propia plaza para escuchar a los ciudadanos, visitas que tendrán su puntuación en el concurso. El ganador será el encargado de la redacción del proyecto.

Todo ello está organizado y gestionado desde el Colegio de Arquitectos de Extremadura (COADE), que se ha implicado decididamente en el proceso, en colaboración con la Diputación Provincial (financiará la obra con 600.000 euros a través del programa ‘Pueblos con Futuro’), con el Ayuntamiento de Cáceres y con la Asociación Vecinal Ciudad Monumental. Una coordinación a cuatro bandas que tampoco resulta habitual en estos proyectos, y que recoge el primer testigo del Consorcio Ciudad Histórica.

Hay que revisar la disposición de los coches y la movilidad de los peatones, para que estos tengan más preferencia. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

¿Y cuáles son los objetivos que tendrán que solventar los profesionales que participen en el concurso de ideas? Las bases elaboradas por el COADE con las sugerencias vecinales recogen seis. En primer lugar, «la mejora de la accesibilidad física y visual de todo el ámbito debe ser prioritaria». Tendrán que reducirse por tanto las barreras al máximo posible y crear «espacios inclusivos, seguros y salubres para residentes y visitantes», a fin de acompañar la evolución de un barrio heterogéneo y renovado con familias jóvenes.

Es más: los vecinos piden un diseño de la plaza que tenga en cuenta la perspectiva de género, es decir, que evite el riesgo de agresiones sexuales, de manera que «la propuesta resultante sea segura para todas las personas, con una iluminación adecuada, perspectivas amplias, evitando en la medida de lo posible recovecos y zonas ciegas». De hecho, Santiago está ahora considerado como uno de los espacios más problemáticos en el mapa de Puntos Negros de Cáceres, tal y como recogen las bases del concurso.

Y es así porque, según los vecinos, la plaza presenta una configuración muy atomizada por la presencia de «esquinas, muros en desniveles, escaleras, jardinería, mobiliario urbano...». Son diversos obstáculos físicos y visuales que convierten a Santiago «en un sitio de paso, con diversos itinerarios no conectados entre sí».

«Queremos que sea justo lo contrario: un lugar de encuentro donde puedan programarse actividades, con más seguridad para el peatón y con más espacios para el esparcimiento», subraya el presidente vecinal, Juan Manuel Honrado. «Porque esta plaza constituye el corazón del arrabal, que lamentablemente se ha ido convirtiendo en un parking, en un lugar poco amable, a medida que se acotaba el tráfico y los aparcamientos en el recinto intramuros», sostiene.

Y precisamente por ello, el segundo objetivo consiste en mejorar la funcionalidad de la plaza de manera que cubra las necesidades como espacio de convivencia (los residentes sugieren actividades lúdicas, pequeñas representaciones teatrales, mercadillos...) y sean compatibles los distintos usos: cultos en la parroquia de Santiago, terrazas, comercios, apartamentos turísticos, juegos infantiles para el ocio en familia (los vecinos recelan de los columpios convencionales por su impacto visual y sugieren diseños integrados), tomas de corriente eléctrica que faciliten los eventos ciudadanos, punto de acceso a internet, fuente de agua potable...

Requisitos y calendario del concurso

  • El Colegio de Arquitectos de Extremadura convoca el concurso de ideas para la reordenación de la plaza de Santiago. Pueden concurrir arquitectos e ingenieros de caminos, canales y puertos o titulaciones equivalentes, de forma individual o en equipo. También personas jurídicas. Bases en ‘www.coade.org’.
  • Se programarán dos visitas a la plaza para conocer el ámbito de actuación, acompañadas por miembros del COADE y de la Asociación Vecinal Ciudad Monumental.
  • La elección de la propuesta ganadora se realizará a través de un proceso selectivo con participación ciudadana. El jurado estará compuesto por 11 miembros con derecho a voto.
  • El primer premio consistirá en el encargo de la redacción del proyecto de urbanización y estudio de seguridad y salud de las obras. El valor del contrato de este primer premio será de 17.900 €. Habrá un segundo premio de 3.000 € y un tercero de 1.500 €.
  • Las propuestas pueden presentarse hasta el 24 de junio. El fallo del jurado se conocerá el 19 de julio.


«Entendemos que se trata de un proyecto complejo porque la solución a un problema puede chocar con otro, por eso es tan importante resolverlo mediante un concurso de ideas», sostiene Juan Manuel Honrado. No resulta fácil: junto a la imponente iglesia que se priorizará como punto focal de la plaza, a la que llegan los peregrinos del Camino de Santiago, está la arquitectura residencial a pequeña escala de casas y apartamentos que atraen a muchos turistas, y el gran Palacio de Godoy, llamado a ser un hotel de cinco estrellas. Se trata por tanto de un espacio con mucha vitalidad, de ahí la necesidad de reordenarlo.

Pero hay más. El tercer objetivo que tendrá que afrontar el proyecto ganador será establecer una estrategia adecuada de movilidad y estacionamiento de vehículos, teniendo en cuenta las posibles opciones de aparcamiento y peatonalización para residentes, turismo y establecimientos públicos y privados de la zona. Los vecinos quieren prioridad para el peatón y si es posible una cierta reserva de aparcamientos para los residentes, así como un área de carga y descarga o uso turístico.

No es que a los habitantes de la Ciudad Monumental les guste la idea de dar demasiado espacio a los vehículos en una zona tan histórica, «pero necesitamos alternativas al menos hasta que se vayan construyendo los parking disuasorios de los que tanto se habla», argumenta el presidente.

En cuarto lugar, el concurso de ideas deberá «potenciar y reordenar» la zona verde. Los vecinos la consideran importante ya que se trata de uno de los escasos espacios ajardinados de la zona monumental. Sin embargo, la estructura actual, muy fragmentada, hace que su uso sea dificultoso y poco versátil. Los arquitectos e ingenieros tendrán que recoger en sus proyectos una propuesta de ajardinamiento integrada en el conjunto de la plaza, «con un tipo de arbolado y vegetación que mitigue el efecto isla de calor, que en el caso de Cáceres resulta bastante acusado con las altas temperaturas de verano, unidas a la inercia térmica del granito», recogen las bases. También se insta a incorporar especies adaptadas al clima propio de las tierras extremeñas, de manera que se minimicen las necesidades de mantenimiento.

En este apartado de la zona verde, los vecinos han decidido prescindir del área destinada a mascotas, considerándola de difícil compatibilidad con los usos que se pretenden, pero piden que se habilite otra alternativa.

El quinto objetivo consiste en adaptar el proyecto a la gestión de los servicios urbanos, en especial a la recogida de residuos sólidos, para eliminar la imagen que ofrecen por ejemplo los contenedores a la entrada de Caleros. No obstante, Cabe recordar que la parte antigua espera incorporar en los próximos meses un nuevo sistema de recogida de basura a domicilio que permitirá prescindir de estas zonas de acumulación de residuos.

El sexto objetivo será resolver la evacuación de aguas, ya que debido a los diferentes desniveles que salvan la plaza, muchas viviendas aledañas sufren humedades continuas procedentes de corrientes subterráneas, particularmente en la zona nordeste y sureste, en el área de Villalobos, sobre todo desde que se reformó el entorno. Los vecinos piden un adecuado sistema de drenaje que evite este problema. 

¿Y qué opinan los arquitectos cacereños?

MANUEL HERRERO / Secretario Colegio de Arquitectos:

«Estamos ante un proceso con tres claves que lo hacen muy especial»

La reforma de la plaza de Santiago es más que un proyecto arquitectónico al uso. Responde a las nuevas tendencias de las agendas urbanas, de la Bauhaus europea, todas ellas con un denominador común: «Dar mucho más protagonismo a los propios ciudadanos a la hora de pensar en el modelo de ciudad que se pretende, fomentar su participación, imaginar la ciudad entre todos». Así lo afirma Manuel Herrero, secretario del Colegio de Arquitectos de Extremadura (COADE), que explica que esta filosofía se aplica a la reordenación del entorno de Santiago, una iniciativa pilotada desde el propio colegio «con tres claves que lo hacen muy especial».

La primera es el proceso participativo, «escuchar a los vecinos antes de empezar a elaborar el proyecto, de modo que en lugar de ser los técnicos de las administraciones quienes redacten el pliego del concurso de ideas, lo han hecho los ciudadanos según sus necesidades y con muy buena organización». Cabe destacar que no hay apenas proyectos a nivel nacional en los que esa participación colectiva «se haya llevado a cabo de manera tan real, de principio a fin, porque además los vecinos estarán en las visitas técnicas, en el jurado y en el seguimiento», sostiene.

La segunda clave reside en la colaboración entre Diputación Provincial, Ayuntamiento de Cáceres, Asociación Vecinal Ciudad Monumental y COADE, «cuatro entidades trabajando conjuntamente para sacar adelante el concurso de ideas, con un resultado final satisfactorio como se puede ver». Y ello porque en la misma mesa se han sentado «los vecinos con su experiencia propia, y los técnicos con su experiencia profesional», destaca Herrero.

La tercera clave consiste en que el ayuntamiento y la diputación han permitido al COADE organizar el concurso con las bases técnicas que los arquitectos consideran oportunas, «una gran novedad que nos facilita eliminar trabas y apuntar siempre a un resultado de calidad». Por ejemplo, no hay baja económica, puntúa escuchar a los vecinos, se prioriza la sostenibilidad a la hora de elegir los materiales, los plazos son amplios y se entregan hasta tres premios.

PABLO CRUZ / Arquitecto

«Espero que una plaza tan singular y vivida sepa mantener su esencia»

Como residente de la parte antigua, el arquitecto Pablo Cruz espera que la reforma de la plaza de Santiago «se transforme en una oportunidad para atender las necesidades de los vecinos» y «sirva de referente al crear un espacio urbano que resulte compatible con una vida familiar». Porque Pablo es uno de los muchos cacereños que han apostado por mantener su residencia en el casco histórico, trabajando por hacer de un entorno centenario un espacio armónico y habitable del siglo XXI.

«Me gustaría que Santiago fuese un lugar al que poder ir con mis hijas, en el que existiesen espacios verdes y sombras desde los que disfrutar de nuestro patrimonio en su compañía», plantea. Como arquitecto espera que la plaza sepa mantener «su esencia» y «sirva de mirador a la iglesia». «Me la imagino con zonas de árboles y con ese pavimento de piedra que caracteriza este entorno, pero mejorado para crear un espacio accesible para todos», subraya, destacando el trabajo de los vecinos y el colegio de arquitectos «a fin de que impere la sensatez en el resultado». «Creo que el proyecto ganador ayudará a conservar el espíritu de esta zona tan singular y tan vivida», concluye.

ADELA RUEDA / Arquitecta

«Este trabajo conjunto logrará un nuevo espacio mejor para todos»

Adela Rueda es una arquitecta cacereña residente en la Ciudad Monumental que además ha colaborado con los vecinos en el análisis de los problemas de la zona de Santiago y en las posibles propuestas para solucionarlos, ya incluidas en el concurso de ideas. «La reforma de esta plaza supone una gran oportunidad para desarrollar un trabajo de regeneración urbana dentro de nuestro casco histórico, y además es el resultado de un proceso participativo que debe dar sus frutos en el concurso que ya está en marcha», afirma.

La profesional se muestra convencida de que el «trabajo conjunto» realizado durante tanto tiempo entre el Colegio de Arquitectos de Extremadura (COADE) y los ciudadanos de esta zona tan significativa, conseguirá «una nueva plaza que sea mejor para todos». A su juicio, se trata de un espacio « ligado a los vecinos y a la tradición a través de la parroquia (conserva elementos del siglo XIV)», de modo que su mejora tiene que repercutir «muy positivamente» no solo en los residentes de la zona, sino en el resto de la ciudad por tratarse de un enclave tan simbólico.

Compartir el artículo

stats