Suscríbete

El Periódico Extremadura

INICIATIVA INNOVADORA DEL CATERING PAJUELO

El ‘Mcauto’ del cocido

El club El Encinar pondrá en marcha un proyecto pionero para pedir y recoger menús de cuchara sin necesidad de bajar del coche

Juan Antonio Pajuelo, promotor de la iniciativa en club El Encinar. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

¿Quién no iba conduciendo y ha pensado en algún momento en recoger comida sin tener que bajar del coche? En España estos servicios de recogida han estado históricamente asociados a las cadenas de comida rápida. El sistema es sencillo. Conduces hasta el 'Mcauto', pides en un mostrador, esperas dentro del vehículo y en cuestión de minutos tienes el menú listo.

Desde hace años, los cacereños ya se han acostumbrado a hacer uso de estos restaurantes ubicados normalmente en la periferia y asociados exclusivamente a la ‘fast food’. La comodidad y la rapidez, por bandera. Ahora, un empresario de la capital cacereña quiere adaptar el formato pero a la comida lenta, a la que necesita reposo, la que se cocina a fuego lento. El club El Encinar, ubicado en la carretera de Salamanca (N-630) a unos kilómetros del estadio Príncipe Felipe, plantea emular a las grandes marcas norteamericanas y pondrá en marcha un proyecto pionero para recoger los menús que elaboren en las instalaciones, todos de cuchara, sin necesidad de bajar del coche. 

La propuesta parte Juan Antonio Pajuelo, del Catering Pajuelo, en la actualidad responsable de las instalaciones. Hasta ahora su cometido era llevar los platos de cocida tradicional a bodas, bautizos, comuniones y a cualquier fiesta que se precie. En este momento, la pretensión es ampliar la perspectiva para que también sean los clientes los que se recojan el encargo. En declaraciones a este diario, Pajuelo detalla que la idea es que empiece a funcionar «en breve» y que mantenga el concepto de «servicio familiar» del club en horario de viernes a domingo.

En declaraciones a este diario, concreta que lleva madurando la idea en la cabeza desde hace tiempo y que los dos años de la pandemia no han ejercido de condicionante. «Ya lo tenía en mente desde hace años, es un servicio novedoso en la región porque será exclusivamente con platos de cuchara», sostiene. Combina así la lentitud de la cocina a fuego lento pero con la rapidez de elegir entre la carta y evitar largas esperas. «Igual que un día te apetece una hamburguesa, otro te apetece un pollo en salsa, un arroz o un cocido», añade el responsable del negocio que concluye que la base es la misma: tener hambre y esperar lo justo a que el plato esté listo.

Compartir el artículo

stats