"Alguien tendrá que entender que vivimos aquí, un sitio muy rico ambientalmente, pero son 96.000 personas que necesitan de una actividad económica para tener un futuro», comentó el alcalde, Luis Salaya, a preguntas sobre su valoración de la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica de desestimar, con una declaración de impacto ambiental (DIA) negativa, la ubicación propuesta por la Junta para hacer el aeródromo. 

Salaya confirmó que se está barajando una revisión de los usos en los suelos con protección que hay en el municipio, «se están analizando opciones». No dio mas detalles, aunque sí especificó que se esperará a la sentencia que dicte el Tribunal Supremo (TS) sobre la modificación del plan de urbanismo que aprobó el ayuntamiento hace dos años y medio para facilitar la implantación de plantas fotovoltaicas en el suelo de protección Llanos. Esta modificación la anuló el TSJEx y ahora tendrá que decidir el TS. «Los plazos y la profundidad -de esa revisión- nos lo dirá la sentencia que dicte el Supremo».

El regidor comentó que se esperaba que la declaración de impacto ambiental fuese positiva, «o positiva condicionada», y que ya se están buscando nuevas ubicaciones. Las opciones no son muchas si se quiere que el aeródromo esté en las inmediaciones de Cáceres. El lugar que se ha propuesto para su ubicación y que se ha desestimado es la única zona que está en las cercanías de la ciudad que es no urbanizable común, en el resto hay algún tipo de protección. Solo en el oeste y en el noroeste cercano al municipio hay suelo no urbanizable común y parte ya está ocupado por fotovoltaicas.

La revisión es solo una opción y la sentencia del Supremo será básica porque decide sobre un cambio que se hizo en el plan de urbanismo para quitar las limitaciones para la implantación de parques fotovoltaicos. «Necesitamos que cualquier tipo de protección no sea total y regular muy bien los usos», según precisó Salaya.

Pese a las protecciones que tiene el suelo que circunda la ciudad, el alcalde confió en encontrar terreno para una nueva propuesta para el aeródromo. En la misma zona donde se ha planteado hacer el aeródromo hay más suelo no urbanizable común y está más alejado de las zonas de especial protección de aves que hay en esta parte del municipio. El sitio propuesto para la infraestructura aérea se desestima, entre otras razones, por la cercanía con el espacio de protección de aves Complejo los Arenales, además de por los riesgos de colisión de las avionetas y las aeronaves con las aves. Salaya opinó que la tramitación ha sido excesiva para llegar a una solución negativa y que «en su día hubo precipitación» por parte del PP, en la etapa que dirigía la Junta, cuando se compró la finca en la que se ha propuesto la construcción del aeródromo sin garantizar antes si reunía las condiciones.

El portavoz del PP, Rafael Mateos, también se pronunció este miércoles sobre el aeródromo, que calificó como una infraestructura «estratégica y fundamental para la ciudad». El portavoz del principal grupo de la oposición responsabilizó a los dirigentes políticos de la Junta, del PSOE, de lo ocurrido y de «un retraso injustificado» en la tramitación del proyecto que «deja a Cáceres en la estacada».    

El Tribunal Supremo tendrá que decidir sobre la protección del suelo de los Llanos de Cáceres. Lo hará al haber aceptado a trámite el recurso presentado por el ayuntamiento contra la sentencia del TSJEx, que estimó una reclamación de Adenex y que anuló la modificación del plan general municipal de urbanismo. La modificación afectó a casi 17.000 hectáreas y a solo una de las categorías del suelo protegido, la de los Llanos, dejando fuera la gran media luna que ocupa un tercio del territorio de Cáceres y que coincide con la zona de especial protección de aves de los Llanos. La modificación fue promovida por Parque Solar Cáceres, del grupo Iberdrola, que ya ha construido una megaplanta en parte del suelo de la modificación, en las inmediaciones de la N-521.

Este gráfico que aparece en la resolución desestimatoria de la declaración del impacto ambiental del aeródromo es muy explicativo de las razones que han llevado a una decisión negativa. El espacio propuesto, aunque es suelo no urbanizable común, esta rodeado de Zepas y otros espacios protegidos. EL PERIÓDICO

La aceptación del recurso se produce en un momento en el que vuelve a hablarse de la protección del suelo del municipio una vez que se ha desestimado por el ministerio el estudio de impacto ambiental que presentó la Junta para el aeródromo.

El gobierno local detalla en un comunicado lanzado este miércoles que el tribunal acepta el recurso presentado por el ayuntamiento, la Junta e Iberdrola. Según el alcalde, Luis Salaya, «el Supremo entiende que existe un interés casacional objetivo al tratarse de una modificación puntual de un instrumento de planeamiento urbanístico. Por tanto, el tribunal establece que se trata de una disposición de carácter general y que no es descabellado pensar que haya interés para este recurso».

La aceptación del recurso «nos aporta la oportunidad de poder hacer un razonamiento adecuado y suficiente de nuestra visión jurídica de esta modificación del planeamiento, y hacer llegar nuestros argumentos al alto tribunal», precisó el regidor. Los dos argumentos principales que daba el TSJEx en su aceptación del recurso de Adenex y la anulación de la modificación del plan de urbanismo fueron que detrás de este cambio de la norma urbanística no quedaba demostrado que hubiera un interés general y además porque no se había justificado que la protección de los valores ambientales que se detectaron y aprobaron se pueda reducir. En la modificación que se hizo del plan, según el fundamento del tribunal extremeño, no queda demostrado que esos valores que motivaron la protección, que está en vigor desde el año 2010, ya no existan.

Por otra parte, el diputado del PP, Víctor del Moral, recordó este miércoles que la Junta pudo haber cambiado la ubicación para el aeródromo de Cáceres en 2017, cuando se inició un nuevo procedimiento para la construcción de la infraestructura con la adjudicación del estudio de impacto ambiental. Del Moral valoró la desestimación por el ministerio del estudio de impacto ambiental del sitio propuesto. Su opinión es relevante porque era el consejero de Fomento cuando en 2014 se inició el primer procedimiento para su construcción.

Una de las críticas hechas por el gobierno local es que la Junta, con Del Moral al frente de la consejería, compró la finca donde está el sitio propuesto para el aeródromo, detrás del hotel Palacio de Arenales, sin que se tuviesen todas las garantías. Del Moral explicó esta mañana que se eligió este lugar porque «se hizo un estudio de viabilidad» y es un terreno «sin ninguna figura de protección». Fueron unas 300 hectáreas, por las que, según recordó, se pagaron 440.000 euros a la Fundación Valhondo, de las cuales unas 70 iban a ser para el aeródromo. 

«Podemos criticar al PP porque la Junta tiene como patrimonio una finca de 300 hectáreas», apostilló Del Moral, para luego insistir en que no se puede responsabilizar a su partido de un segundo procedimiento que se inició en 2017 cuando era el PSOE el que ya gobernaba la Junta, promotora del proyecto.

Del Moral criticó cómo se ha tramitado el procedimiento desde entonces porque ha sido la propia Junta, a través de la Consejería para la Transición Ecológica, la que «se ha opuesto a un proyecto de la Junta -el del aeródromo promovido por la Consejería de Movilidad-». Insistió en que no se pueden mandar «informes contradictorios» al ministerio porque el resultado es que se acaba con una negativa.