Kiosco

El Periódico Extremadura

está acusada de dos delitos, uno de descubrimiento y otro de revelación de secretos

A juicio una enfermera por espiar el historial clínico de un paciente

Niega los hechos y asegura que solo entró para consultar datos administrativos

La enfermera acusada de espiar el historial clínico de un paciente. EL PERIÓDICO

A juicio una enfermera acusada de espiar el historial clínico de la pareja de una familiar con la que mantenía una mala relación. El que se celebró ayer es el segundo juicio por un asunto similar en la Audiencia Provincial de Cáceres en lo que va de mes. La sanitaria está imputada por un delito de descubrimiento de secretos y otro de revelación de secretos y se enfrenta a penas que suman hasta siete años de cárcel

La vista tuvo lugar en la sala de jurado y arrancó pasadas las 9.30 horas. La primera en declarar ante las partes, fiscalía, acusación y defensa, fue la acusada. En todo momento, negó los delitos que se le imputan. No obstante, asumió que entró en el sistema Jara, el medio interno del Servicio Extremeño de Salud (SES) pero con el único objetivo de consultar datos administrativos

Los hechos se produjeron entre marzo y abril de 2021. La imputada relató que ejerce como enfermera desde hace 2012 y su último destino fue Olivenza. Los delitos que se le imputan se produjeron cuando la llamaron de la bolsa de empleo para un puesto en Trujillo, localidad donde reside la persona a la que presuntamente espió, también sanitario y conocido de la imputada.

La víctima es la pareja de una familiar de la acusada con la que no mantiene una buena relación. Por esta razón, según sostuvo la acusada, y porque «tenía pavor» a encontrarse con la víctima una vez llegara a Trujillo en el ejercicio de sus funciones como sanitaria que accedió al sistema Jara para «conocer el destino y los médicos con los que trabajaba» para así pedir que se le asignara un turno de trabajo diferente. 

En cuanto al uso del programa informático, expuso que al trabajar durante años en diálisis, otro departamento, no estaba familiarizada con su funcionamiento y aseguró que todo lo que sabe lo aprendió en el ejercicio de la profesión. «Sales de la carrera y no te han enseñado a usar Jara», puso de manifiesto. También planteó en su defensa la posibilidad de que alguien hubiese entrado con sus claves. 

La presunta víctima se enteró del acceso de la acusada a su expediente cuando renovó el certificado digital. La fiscal y la acusación expusieron que la acusada entró en su informe cuando la víctima y su pareja se estaban sometiendo a un tratamiento de fertilidad.

Compartir el artículo

stats