Según se ha publicado, uno de los objetivos del alcalde Salaya en este año que resta hasta las elecciones es consolidar el no a una mina a cielo abierto. 

Sería una gran noticia si no fuera porque llega con mucho retraso pues la empresa minera dispuesta a extraer el litio ya anunció hace unos meses que renunciaba a tal mina y se centraba en extraerlo bajo tierra. 

Pero es que además de tarde llega mal. Hemos pasado varios años durante los cuales el mismo alcalde incluso se negaba a reunirse con la empresa y mantenía un rechazo absoluto a la mina sin ninguna condición cuando la prudencia, la sensatez y el objetivo eran presionar a la empresa para que ofreciera inversiones y llevara a cabo cambios que no dañaran el medio ambiente y garantizara la recuperación del daño que pudiera causarse. 

Ahora, aunque no lo dice, se puede intuir que (el alcalde, Luis Salaya) aceptará la mina bajo tierra en el valle de Valdeflórez

Ahora, aunque no lo dice, se puede intuir que aceptará la mina bajo tierra. Muchos cacereños defendían y siguen defendiendo que era imprescindible dialogar con la empresa y ponerle unas condiciones e incluso advertir a los gobiernos central y de la comunidad que no se aceptaría la mina sin determinadas inversiones y condiciones. Ahora se acepta sin que conozcamos compensaciones e incluso el propio

El presidente Vara asegura que no han existido tratos para conseguir ni siquiera la factoría de Navalmoral. ¿Qué ha conseguido el alcalde para la ciudad que le obliga a cambiar su posición?

Que se sepa, 200.000 euros para el equipo de baloncesto. Pero en este desatino no ha estado solo porque también el PP ha mantenido una posición de rechazo, pensando quizás en la rentabilidad política. Un error pues no creo que muchos de la plataforma del No a la mina estén dispuestos a votarles. Ahora resulta que todos van a tener que recoger velas y buscar con lupa algún regalito de la empresa que pueda lavarles la cara. 

Es posible que los partidos no publiquen su postura hasta pasadas las elecciones o que nos la vayan soltando en pequeñas píldoras para que las traguemos mejor.