Kiosco

El Periódico Extremadura

INSTALACIONES DE BENEFICIO COLECTIVO: LAS BONDADES COMPARTIDAS DEL SOL

Colegios cacereños dan luz a sus vecinos

Giner de los Ríos y Licenciados Reunidos impulsan las primeras comunidades solares de autoconsumo de renovables. Con plantas en sus tejados de 110 kws, reducirán su factura y la de los vecinos del entorno que se sumen

Los paneles solares, ya listos en los tejados del colegio Giner de los Ríos. COOPERATIVA GINER DE LOS RÍOS

Cáceres, por su ubicación geográfica y la calidad de su cielo, cuenta con unas características tremendamente favorables para la instalación de sistemas solares. Su clima mediterráneo de inviernos suaves y veranos cálidos, con temperaturas promedio de 34ºC durante el día, le confieren un valor estimado de 7 kw/m2 de radiación media. Con estas ventajas, era de esperar que la ciudad se incorporara a la revolución fotovoltaica en cuanto las condiciones fueran favorables. Ya lo son y ya llegan las primeras comunidades solares, que permitirán compartir semejantes bondades. Dos colegios cacereños, Giner de los Ríos y Licenciados Reunidos, encabezan este desembarco. Generarán energía limpia, ayudarán a reducir la huella de CO2 y abaratarán sus facturas, pero también las de sus vecinos.

Para comprender la que se está montando literalmente en ambos colegios, hay que comenzar explicando qué es una comunidad solar. Pues bien, están formadas por distintos miembros que se unen con el fin de instalar paneles y convertirse en autoconsumidores de energía renovable, beneficiándose del ahorro que supone. Los trámites se han simplificado y ya ni siquiera deben aportar todos una superficie disponible. Por un lado está el dueño del tejado en el que se colocan las fotovoltaicas (un bloque de vecinos, una nave industrial, un centro comercial, un colegio...), y por otro los vecinos que viven en el mismo entorno. Todos ellos pueden disfrutar de esa energía, una opción que gana enteros vistos los precios de la luz. Pero además, lo hacen mediante una fuente limpia, ayudando así a la necesaria descarbonización del planeta.

El hecho de que estas comunidades comiencen a surgir ahora, y no antes, tiene dos explicaciones que se complementan. Por un lado, la supresión del llamado 'impuesto al sol' hace cuatro años, que gravaba el autoconsumo de la energía que producen los paneles solares. Por otro, la aprobación del Real Decreto 244 de 5 de abril de 2019, que ya permite compartir la energía de los paneles fotovoltaicos entre una comunidad que así lo decida.

Este acuerdo tiene además distintas posibilidades. Una de ellas es la que han adoptado los dos colegios cacereños, que han suscrito sendos convenios con Iberdrola en lugar de hacer la instalación directamente por su cuenta, lo que les reporta algunas ventajas. Así, en ambos casos serán dos comunidades solares con una planta fotovoltaica en el tejado de cada colegio que producirá una potencia de 110 kws (en torno a 250 paneles), de la cual el centro se beneficiará de 8 kws para autoconsumo en el caso de Giner de los Ríos, y de 25 kws en el caso del Licenciados. Estas aportaciones les permitirán reducir el coste de su factura energética actual entre un 40% y un 50%.

0,5 kws por vecino

El resto quedará a repartir entre los vecinos abonados a la comunidad (se calculan unos 200 miembros en cada una de ellas). Con este fin, Iberdrola ha preparado pequeños paquetes de 0.5 kws de potencia por vivienda. El coste de adhesión mensual será de 6,5 euros, y a cambio el ahorro medio mensual que obtendrá cada casa se establece en 15,6 euros. Por cuestiones técnicas, para poder sumarse a la comunidad solar deben de cumplir dos requisitos: ser clientes de la compañía que lo instala (Iberdrola es este caso), y tener la vivienda en un radio inferior a 500 metros de la instalación solar.

Además, ambos proyectos dan prioridad a la adhesión de los componentes de la comunidad educativa (familias, profesorado y trabajadores) para a posteriori abrir esta posibilidad a los vecinos de la zona. Las familias interesadas podrán encontrar más información en ‘info@extremarketing.com’.

Por su parte, la compañía invierte en la instalación y la mantiene, abona un alquiler por la utilización de la cubierta y reparte la energía entre los miembros. Los autoconsumidores tendrán un plan adaptado a medida y podrán monitorizar los ahorros en tiempo real.

Ahorro: 50.000 árboles

Cada una de estas plantas permitirá reducir las emisión de CO2 en 940 toneladas durante 30 años, equivalentes a la plantación de casi 50.000 árboles. En concreto, cada vivienda que se sume ayudará a recortar 0,2 toneladas/año, equivalentes a viajar 2.603 kilómetros durante doce meses y a plantar 15 árboles.

La instalación del Giner de los Ríos ya está completamente montada en el tejado. Ha sido la primera de este tipo en Cáceres y comenzará a funcionar como comunidad en cuanto se ultime la adhesión de los 200 vecinos, que debe realizarse en bloque (no uno a uno). «Hace una década que proyectamos placas solares, lo propusieron los propios alumnos, pero realizamos estudios y resultaba inviable por su coste», explica María Elvira Bravo Donaire, presidenta de la cooperativa de profesores del colegio Giner de los Ríos.

«Ahora nos han planteado este formato que nos ha convencido bastante, porque, precisamente al ser una cooperativa, nos gustan todos los proyectos que vayan en beneficio de nuestra comunidad y en general del bienestar de las personas y del desarrollo de nuestro entorno. Ese es el espíritu que nos mueve», subraya.

El centro se muestra orgulloso de convertirse en pionero y protagonista de la transición energética en la capital cacereña, «que además servirá de ejemplo y concienciación del alumnado en materia medioambiental, que tanto nos preocupa», destaca la presidenta.

42 aulas a mantener

El mismo camino ha tomado Licenciados Reunidos, el colegio que tiene el mayor número de alumnos de toda la provincia cacereña, con 1.200 escolares desde el centro infantil Babylicen hasta Bachillerato, y un centenar de trabajadores. Se trata de una comunidad tan amplia que, con la subida de los precios de la electricidad, está recibiendo facturas mensuales de más de 4.000 euros. Hay que tener en cuenta que este centro alberga 42 aulas además zonas comunes, estancias de usos múltiples, pabellón polideportivo... A ello hay que añadir que Licenciados abre a primera hora de la mañana y se cierra a última de la tarde. En definitiva, la opción de la comunidad solar le viene como anillo al dedo para reducir entre un 40% y un 50% su recibo energético.

 «Ya tenemos todos los permisos concedidos y el material listo. La obra es inminente. Hemos esperado a acabar el curso para no interferir en las clases», explica el director, Francisco José Álvarez. «Se trata de un proyecto muy interesante no solo porque nos permita un ahorro al colegio y a los edificios del entorno, sino porque debemos colaborar con el impulso a las energías renovables, aplicando lo que transmitimos a los alumnos. Es necesario un cambio», subraya.

De hecho, Licenciados Reunidos (también funciona en régimen de cooperativa de profesores) había previsto instalar fotovoltaicas antes de la pandemia aprovechando la amplia extensión de sus tejados, «y esta propuesta de comunidad solar nos encaja muy bien», indica el director. Acaba de finalizar el plazo para que se apunten familias de alumnos y trabajadores, y ahora se abrirá al resto de los vecinos que vivan a medio kilómetro.

Las comunidades solares comienzan a saltar a la actualidad. Por ejemplo, el pueblo de Cedillo quiere ser el primero de España en constituirse como tal de forma completa, con un ahorro del 50% en la factura de los vecinos, que Iberdrola pretende tener listo a principios de 2023.  

Compartir el artículo

stats