Kiosco

El Periódico Extremadura

el matrimonio afectado acudió a la comisaría y ha puesto los hechos en manos de un abogado

Roban cerca de 5.000 euros de su cuenta a nombre de 'Ali Babá'

Una presunta red organizada utiliza sms y llamadas de teléfono haciéndose pasar por Unicaja Banco. Teresa López Benito y su marido llevan casi un mes, desde el 16 de junio, tratando de recuperar el dinero

Teresa López Benito posa con los justificantes y la denuncia interpuesta en la comisaría cacereña. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Le ha ocurrido a Teresa López Benito, una mujer de Brozas pero que reside y trabaja en Cáceres, y a su marido. Todo comenzó el 12 de junio cuando recibieron un sms en su teléfono móvil advirtiéndoles de que habían intentado meterse en su cuenta para realizar una transferencia de 928 euros. No lo abrió, pero le hizo una captura, la mandó a su sucursal (Unicaja Banco) y le contestaron diciéndole que se trataba de un spam.

Días después, el 16 de junio, telefonearon a su marido, le comentaron que llamaban de Unicaja alertándole de que alguien estaba intentando hacer desde su cuenta una transferencia al extranjero por valor de 4.999,50 euros. Él les contestó que nunca realizaba transferencias y que aún menos al extranjero y les invitaba a que hablaran con su mujer. Al otro lado del teléfono le indicaron que en tanto llamaban a su esposa abriera el nuevo mensaje de texto que le acababan de enviar y que les indicara el código numérico que aparecía en el mismo. Él les detalló el código. Ahí comenzó la pesadilla de la pareja.

«A este paso vamos a tener que guardar el dinero debajo de los colchones»

decoration

Una vez que colgó el móvil, contactó con su mujer. Le explicó lo que había ocurrido. «No fastidies», acertó a decir ella al tiempo que cortó la comunicación para inmediatamente consultar con su cuenta y, efectivamente, comprobó que ya se había producido la estafa: 4.999,50 euros acababan de desaparecer de su cuenta y, para mayor sorpresa, la misma había sido realizada a nombre de Ali Babá, en referencia al personaje de ficción descrito en el cuento de aventuras ‘Ali Babá y los cuarenta ladrones’, perteneciente a ‘Las mil y una noches’.

Desde luego se trataba de ladrones pertenecientes a una red donde, a primera vista, todo parece estar controlado. La transferencia indicaba que se realizaba en virtud de unas reformas de la casa. Ahí no quedó el asunto. Teresa contactó con el número de teléfono desde el que habían llamado a su marido y contestaron desde la propia Unicaja, lo que hace pensar que la presunta red tenía tanto alcance como para incluso poder pinchar o desviar los teléfonos.

Su primera reacción fue preguntar: «¿Me están tomando el pelo?». A partir de entonces inició todos los trámites para efectuar las reclamaciones pertinentes. Envió un mensaje electrónico a la entidad y le aconsejaron que pusiera el asunto en manos de la policía.

Denuncia

Ya con la denuncia formulada en comisaría, Teresa envió la reclamación al director de la oficina principal de Unicaja en la calle San Pedro. «¿Y ahora qué?», preguntó. Le contestaron que la habían remitido al departamento correspondiente. Ha pasado un mes y no ha obtenido respuesta.

«Supongo que el seguro del banco se hará cargo», explicó ayer Teresa lamentándose por lo sucedido. «A este paso vamos a tener que guardar el dinero debajo de los colchones, como antiguamente». La afectada ha puesto los hechos en manos de un abogado y ha decidido hacer público su caso para que personas que se encuentren en la misma situación se sumen a la causa.

La transferencia indicaba que se realizaba en virtud de reformas de la casa

decoration

Ya el pasado 20 de junio, 17 cacereños de la provincia interpusieron denuncias en la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres alertando haber sido víctimas de estafas bancarias en las que, tras recibir un correo electrónico, o un SMS fraudulento en su teléfono móvil, habrían accedido a un enlace web que suplantaba la identidad de una conocida entidad bancaria. Se trata del método ‘smishing’ (envío de mensajes fraudulentos a través de telefonía móvil). Una vez redireccionados a esta página web, que simulaba pertenecer a una entidad bancaria, y tras introducir las claves de acceso a la banca digital, las víctimas se percataron de movimientos en sus cuentas que no había sido autorizados, todos ellos por valores que oscilaban entre los 1.000 y 10.000 euros.

Compartir el artículo

stats