Kiosco

El Periódico Extremadura

la alumna del colegio san antonio se hace con el premio por un relato sobre las relaciones virtuales

La cacereña que mejor escribe

María García-Montoto gana a sus 14 años la fase regional del concurso de Coca-Cola

María García-Montoto, ganadora del concurso de redacción de Coca-cola, con su premio. SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

Cuando se habla de las nuevas generaciones siempre resuena aquello de que no leen. Hay un mantra común que defiende que los jóvenes no se interesan por la literatura, y por tanto, tampoco por la escritura. No hay libros, solo pantallas, como si en las pantallas no se pudiera leer. Dan por hecho también que no les atrae el papel cuando ha quedado demostrado generación tras generación que el papel no está obsoleto. Ni el papel ni lo que contiene. 

Un ejemplo claro de que este discurso no se ajusta a la realidad es María García-Montoto Sánchez, la joven de 14 años que se ha alzado con el premio de jóvenes talentos de relato corto que organiza Coca-Cola. La estudiante del colegio San Antonio ostenta el premio de ser la cacereña que mejor escribe. Así lo ha demostrado con galardón que ha recogido en la fase regional del concurso que cumple su 61 edición. 

Tras el galardón, que custodia con orgullo, la cacereña atiende a este diario para compartir sus impresiones. Confiesa que ni ganar estaba entre sus planes como tampoco estaba en un principio presentarse al certamen. Fue su profesora de lengua Carmen la que le animó a hacerlo demostrando que el cuerpo docente ejerce un papel fundamental en la educación a la hora de hacer visible el talento. «Fue una sorpresa, no me lo creo, el mejor regalo ha sido la experiencia», pone de relieve. 

El concurso tiene una dinámica fija. La organización aporta un tema y más tarde, los aspirantes lo desarrollan. En este caso, el leitmotiv fue las relaciones en torno a lo virtual. La cacereña expone que para su relato eligió a dos personajes, Carlos y Helena, que tras conocerse en redes, se veían en persona por primera vez. «Tras tener una relación virtual, quedan y no se dan cuenta de que están al lado del otro hasta que se llaman por teléfono, mientras están los dos con el móvil», sostiene. 

Por un lado, aborda una crítica hacia las redes sociales porque dejan de lado lo presencial, pero por otro lado, hace mención a la capacidad que tienen para acercar a personas que se encuentran a una gran distancia entre sí. 

Desmiente, por tanto, también los tópicos que le rodean por su edad y asegura que le apasionar leer. «Es un poco mentira eso que dicen porque disfrutamos leyendo», pone de manifiesto. Es justo una de sus pasiones junto al baloncesto. En cuanto a su futuro, aún no sabe si estará relacionado con la literatura pero una cosa tiene clara: «Seguiré escribiendo».

Compartir el artículo

stats