Kiosco

El Periódico Extremadura

el fracaso de las políticas de reinserción

De la Campsa a la tumba 10.735

La tumba 10.735. EL PERIÓDICO

Corría el año 2010 cuando efectivos del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios acudían en plena noche a una vivienda de la calle Fuente Concejo que se derrumbó a causa de la lluvia. Una llamada alertando de la posibilidad de que pudiera encontrarse alguien bajo los escombros alertó a los efectivos, que respiraron aliviados al comprobar que no había nadie dentro. Aquella casa había estado siendo utilizada como vivienda por unos indigentes, que guardaban colchones y utensilios domésticos en su interior. Un ejemplo más de una sociedad desigual en la que no todos corren la misma suerte.

La historia de un indigente siempre consterna porque detrás de él hay una vida marcada por la desolación y la desdicha. 

Año 2006: la polémica sobre los sin techo tocaba de lleno a Cáceres. Saltaba al primer foco de la actualidad porque el parque de Calvo Sotelo (hoy Gloria Fuertes) se había convertido en su refugio. Entonces, el Instituto Municipal de Asuntos Sociales aseguraba que la administración cacereña disponía de los mecanismos necesarios y suficientes para sacar a los indigentes de la calle, aunque insistía en que solo podía aplicar estas medidas si ellos acudían, voluntariamente, al centro.

Tragedias como la de Manuel, el indigente que encontraron muerto el pasado viernes en una rotonda junto a Renfe, ha vuelto a consternarnos porque evidencia el fracaso de las políticas de reinserción.

Junio 2007. Rafael Peñafiel Martínez, el indigente víctima de homicidio a manos de otro mendigo, recibía sepultura en la más absoluta soledad. No hubo responso, ni flores, ni lágrimas y solo periodistas y sepultureros asistieron al sepelio.

Su familia, si la tenía, aún no debía saber que había muerto y el único compañero de desventuras y borracheras de tetrabrick que tuvo los dos últimos años en Cáceres estaba en la cárcel. Lo mató a palos tras una tonta discusión por no limpiar el mediocre cubil que compartían en las naves de la antigua Campsa. Su abogada dudaba ese día que supiera que era el funeral de su colega, quien desde entonces reposa en la tumba 10.735.

Compartir el artículo

stats