La defensa de los dos investigados por el robo de 45 botellas de vino valoradas en más de 1,6 millones de euros en el hotel-restaurante Atrio, en Cáceres, Sylvia Córdoba Moreno, ha solicitado a la jueza que cite a declarar a todos los empleados que trabajaron en el establecimiento la noche de los hechos, incluidos los gerentes, Jose Polo y Toño Pérez.

Una semana después de que los dos detenidos por este robo, ocurrido el 27 de octubre del año pasado, fuesen a prisión provisional, la defensa ha puesto en marcha su estrategia jurídica y ha reclamado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Cáceres la declaración de todos los trabajadores que se encontraban en el restaurante la noche del suceso y la mañana siguiente, según informan a Efe fuentes jurídicas.

También ha solicitado que el establecimiento aporte a la causa su carta de vinos con el objetivo de encargar una pericial sobre el valor de los caldos sustraídos para determinar si realmente están tasados en 1.648.500 euros, como sospechan los investigadores.

El valor de los vinos podría ser determinante, explican las fuentes, dado que el delito de robo prevé condenas más altas cuando los hechos revistan "especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos" o cuando "se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico".

La jueza envió a prisión provisional el pasado 4 de agosto a los dos detenidos por el robo, Constantin Dimitru y Priscila Lara Guevara, una decisión que la defensa busca revertir y por ello prevé solicitar la libertad próximamente, según indican las fuentes. Durante su comparecencia ante la jueza únicamente respondieron a las preguntas de su defensa y no aportaron luz sobre el paradero de las 45 botellas, entre las que se encuentran 38 Romanée Conti, con un precio medio de 12.000 euros en la carta del restaurante cacereño; un Montrachet Grand Cru 1999 Magnum, con un valor de 25.500 euros, y "la que más dolió" a los gerentes de Atrio, un Chateau d`Yquem de 1806, valorada en 310.000 euros. Se les imputa un delito de robo con fuerza en establecimiento abierto al público con la posible concurrencia de dos agravantes específicas: el elevado valor económico y el valor cultural y artístico de lo sustraído.

Prisión provisional sin fianza. Esta fue la medida cautelar que adoptó el jueves pasado la jueza de Cáceres para los dos principales acusados por el robo millonario a Atrio tras tomarles declaración en el juzgado. La medida cautelar fue avanzada a este diario por la propia letrada de la defensa y ratificada más tarde por fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx). De hecho, nada más conocer el dictamen, los acusados fueron trasladados custodiados por la Policía Nacional desde los calabozos de los juzgados a la prisión de Cáceres, donde ingresaron pasadas las 15 horas. 

Este auto dio respuesta favorable a la petición que previamente había hecho la fiscalía para que ambos entraran en la cárcel hasta que se celebrara el juicio. Por su parte, la magistrada María del Ara Sánchez justificó la decisión de enviarlos a prisión, en primer lugar, en el «elevado riesgo de fuga», un extremo que desmintió la propia abogada de la defensa, ya que según aseguró, sus defendidos en ningún momento han tenido la intención de huir y argumentó que en esos seis meses que han visitado al menos cuatro países de Europa «no se estaban fugando» sino que «estaban de vacaciones». 

La resolución también incide en «la reiteración delictiva» de uno de los acusados, ya que Constantin Dimitru cuenta con una requisitoria del Juzgado de Madrid por un robo anterior en España.

En el dictamen la jueza desvela también ya los delitos que se les imputan. Ambos están imputados por robo con fuerza en establecimiento abierto al público, castigado en el Código Penal con hasta seis años de cárcel. No obstante, en este caso el juzgado contempla la posible concurrencia de dos agravantes, el primero por el elevado valor económico de las botellas, valoradas en 1,6 millones de euros, y en segundo lugar, por valor cultural y artístico debido a su exclusividad. 

En cuanto a las partes, el ministerio público aún no ha calificado los delitos que les imputa y las penas que pide para ellos y la aseguradora del hotel se ha presentado como acusación particular para reclamar la responsabilidad civil por el valor de las botellas

En relación a la otra parte, la defensa de los acusados reiteró la semana pasada su inocencia y ya avanzó que recurrirá el auto y pediría su traslado a Madrid, donde ambos tienen fijado su lugar de residencia. No obstante, concretó Sylvia Moreno, que no solicitarían este trámite hasta que no se incorpore la jueza titular de las vacaciones.

Zvonko Kristovic, abogado de los acusados en Croacia:

«Ellos se sienten inocentes»

Los acusados del robo de Atrio dicen «que no se sienten culpables». Así lo hizo público al diario croata 24 Sata --24 horas-- Zvonko Kristovic, uno de los dos abogados que les representaron en el juzgado de Dubrovnik, donde la pasada semana comparecieron ante el juez de instrucción sobre la solicitud de extradición tras su arresto. 

Este interrogatorio previo al que tuvo lugar este jueves ya en España se produjo después de la detención de ambos sospechosos en Gruda, Croacia, cuando intentaban cruzar la frontera hacia Montenegro en un coche con matrícula alemana. Fueron arrestados después de que el juzgado español emitiera una orden de búsqueda y captura por su presunta implicación en el robo millonario de las botellas de la bodega de Atrio, que tuvo lugar en octubre del año pasado. 

En declaraciones al rotativo croata, tal y como se recoge en su web, el letrado que les ha representado en Croacia defendió la inocencia de los imputados y puso de manifiesto que en todo momento se han mostrado colaboradores con la justicia y han accedido a ser extraditados a España --podrían haberse negado--. «Sí, eso es esencialmente lo que se dijo durante el proceso, aunque la culpabilidad no se discutió aquí», reiteró al diario. Kristovic les ha visitado en reiteradas ocasiones hasta que en España cambiaron de abogados.