Siete personas han sido ingresadas en el Hospital San Pedro de Alcántara por legionela mientras el SES estudia si uno de esos pacientes ha fallecido por esta infección o por el cáncer de pulmón avanzado que padecía. Paralelamente se analiza el cuadro de una mujer de 54 años, de la provincia de Badajoz, que por la leucemia que presentaba se estaba tratándose en el centro sanitario cacereño donde el pasado viernes murió.

De las siete personas ingresadas, dos han sido dadas de alta, otras cuatro permanecen en el centro hospitalario pero por otras patologías que, superada la legionela, ya "no tienen nada que ver" con este diagnóstico, y la séptima fue el hombre fallecido. Lo acaba de confirmar el consejero de Sanidad, José María Vergeles, en una comparecencia en Mérida en la que ha asegurado que el protocolo de medidas adoptado en Cáceres, "es puramente preventivo". El responsable de Sanidad ha apuntado que "afortunadamente desde el 4 de agosto no se detecta infección en ningún paciente" y ha reiterado que "no hay peligro en la red de aguas potable de Cáceres y la presencia de legionela con estas temperaturas es frecuente".

Vergeles ha recordado que de la legionela hay decenas de serotipos, "donde algunos provocan enfermedad en humanos". Ha añadido que "los test rápidos solo detectan o no presencia de legionela, sin informar sobre el serotipo". Y ha concluido que, por ello, "debemos actuar con prevención ante acúmulo de infecciones, que no de enfermedad".

El consejero ha dicho que la legionela "es un germen que suele crecer y le suelen gustar las altas temperaturas y el agua estancada. Es una bacteria que generalmente en verano suele crecer con cierta asiduidad". Ha reiterado que hay muchos serotipos y de todos ellos "solo algunos provocan enfermedad en humanos, otros pueden infectar pero no provocar".

Vergeles ha añadido que "generalmente el que provoca infección y enfermedad es el serotipo 1" y ha comentado que "probablemente si tomáramos muestras con test rápidos de todos los puntos de agua de cualquier parte de España con estas olas de calor que hemos tenido, sin cuantificar cuánta bacteria hay y sin determinar cuál es el serotipo, nos daría positivo legionela en más puntos de agua de los que estudiamos. Es un germen que crece estupendamente por encima de 35 grados".

En cuanto a la forma de contagio es "fundamentalmente por la inhalación de los vapores de agua y por eso, cuando se estudian los acúmulos de casos y los brotes, nos solemos centrar en las torres de refrigeración, en los riegos por aspersión y en las fuentes ornamentales", ha comentado el consejero.

El dirigente regional ha aseverado que "es absolutamente excepcional, por no decir imposible, que se transmita de humano a humano y es muy improbable que se transmite por beber agua, aunque esta estuviese infectada de legionela, porque tendría que atragantarse la persona y que pasara el agua a las vías respiratorias para que pudiese desarrollar la enfermedad". Por tanto, ha matizado, "ni el agua bebida ni el contacto con otras personas son las fuentes de contagio, sino la inhalación de los aerosoles.

¿Por qué estamos en esta situación? A la pregunta ha respondido el consejero. "Nosotros en el mes de julio y primeros días del mes de agosto hemos notado un incremento de entre un 33% y 35%, con mucha variabilidad entre las distintas zonas de salud, de personas ingresadas no covid en plantas de Medicina Interna y de Geriatría, es decir, fundamentalmente personas mayores y de patologías respiratorias o de complicaciones de sus patologías crónicas".

La portavoz del Gobierno, María José Pulido, ha indicado que desde el pasado viernes el Ayuntamiento de Cáceres trabaja en el protocolo estipulado ante las infecciones detectadas en la ciudad por legionela. Pulido ha precisado que se ha colaborado con la Junta en la toma de muestras y en los análisis de las aguas y se han cerrado de forma preventiva las fuentes de beber del parque del Rodeo, las que están detrás de la Clínica San Francisco, de Colón y del propio barrio de San Francisco. Además se ha cortado el cierre del riego del Rodeo y la fuente ornamental. Los resultados tardan unas dos semanas y no se prevé que hasta entonces se retome el suministro.

Ante este incremento en el número de ingresos, en verano es habitual que cuando una persona ingresa en un hospital con síntomas respiratorios y no se encuentra la causa evidente de lo que está provocándola, "se suele hacer un antígeno en orina para saber si es legionela".

Eso es precisamente lo que se ha hecho en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres y eso ha detectado a siete personas que tenían la infección. "Esto no quiere decir que todas hayan desarrollado la enfermedad. Son personas que están ingresadas en las plantas de Medicina Interna y de Hematología con procesos de enfermedad oncológicos o hematológicos muy avanzados. No obstante, lo que no podemos negar es que en un momento determinado se ha producido un acúmulo de siete casos". Vergeles ha añadido que de las siete, dos personas han sido dadas de alta y las otras cuatro siguen ingresadas en el San Pedro, aunque por otro motivo que ya no es la legionela "sino por sus procesos hematológicos u oncológicos".

Vergeles ha indicado que el séptimo paciente, en el transcurso de los días ha fallecido "y se tendrá que codificar el certificado de defunción para saber si ha fallecido como consecuencia de la legionela o del cáncer de pulmón que padecía". Lo mismo ocurre con otra mujer, fuera de estos siete recontados que sí ingresaron por legionela, que estaba enferma de leucemia.

Vergeles ha dicho que "el acúmulo de casos" se ha detectado entre los días 2 y 4 de agosto "sin que posteriormente hayamos tenido ni un solo caso más. Por lo tanto, parece un acúmulo de casos autolimitado en el tiempo". El consejero ha dicho que "seríamos una administración irresponsable si ante ese acúmulo no estudiásemos por qué se han producido y si hay algún riesgo para la salud de la población desde el punto de vista comunitario".

En este sentido, Vergeles ha descartado el brote "porque no hay nexo epidemiológico entre los casos", pero ha remarcado que se ha hecho un estudio individualizado de todos y cada uno de los casos. Y ha añadido que "el único nexo muy débil se encuentra en que la mayoría de los casos "han estado o bien por trabajo o bien residiendo en la zona de San Jorge de Cáceres. Y ahí es donde hemos realizado la toma de muestras de 15 instalaciones dentro de las cuales hay tres torres de refrigeración y el resto son fuentes de agua, fuentes ornamentales o tomas de agua como grifos de habitaciones del hospital o domicilios".

El consejero apunta que al menos se precisan 10 días "para conocer el serotipo del germen y para conocer la cantidad que existe y que está colonizando la toma de agua, porque se tiene que sembrar en una placa. Se tardan demasiados días como para esperar", y ha utilizado el siguiente simil: "Se ha hecho un test rápido, que lo único que nos dice es que hay legionela o no hay legionela. Pero donde hay legionela, el test no nos dice ni cuánta legionela hay ni qué serotipo es. De algunas de las muestras en determinadas fuentes del parque del Rodeo se han registrado test positivos".

Por lo tanto, se han dado instrucciones al Ayuntamiento de Cáceres para que se siguiera el protocolo, se limpiases las fuentes y se clausuraran.

Vergeles insiste en que ha querido ser "proactivo en la información, no por el peligro que conlleve el que den positivos sino porque los ciudadanos tienen derecho a la información y porque alguien se puede preguntar por qué se cierran las fuentes. Y el motivo para cerrar las fuentes es puramente preventivo".

Vergeles ha reiterado en varias ocasiones que "no está comprometida el agua potable de Cáceres en ninguna de sus zonas, que la ciudadanía puede estar absolutamente tranquila porque no hay ningún riesgo para la salud comunitaria en este momento en la ciudad y que todo lo que hemos hecho hasta ahora ha sido un ejercicio de responsabilidad, que es nuestra obligación".

Ahora el SES está "siguiendo con los crecimientos de las bacterias. Ya tenemos el crecimiento de una de las habitaciones del hospital que nos dice que, si bien ha crecido legionela, no provoca enfermedad en humanos, por lo tanto no hay de qué preocuparse. Y en las otras muestras, de un total de siete de las 15, no ha crecido nada en los días que lleva sembrada, con lo cual es bastante improbable que salga". Pese a todo, reiteró: "No me quiero aventurar en algo que forma parte de lo que pueda crecer en el futuro."

Fue ayer cuando el Servicio Extremeño de Salud y Salud Pública del área de Cáceres informó de que se había detectado en la capital cacereña un aumento del número de pacientes portadores de legionela, sin que esto signifique que hayan desarrollado la enfermedad.

Tras el cúmulo de casos revelados entre el 2 y 4 de agosto, no se han vuelto a detectar casos en los últimos cuatro días. Por parte de Salud Pública del Área de Salud de Cáceres, se ha realizado el estudio epidemiológico a todos los pacientes para conocer si había vínculo de infección entre ellos. El único punto de unión es que la mayoría de los pacientes trabajaban o residen en la zona de salud de San Jorge, cuyo centro está en la calle Atahualpa y cuya atención comprende las barriadas de Parque del Rodeo, Los Frates, Moctezuma, Avd. de Cervantes y una parte de San Francisco.

Siguiendo el protocolo, Salud Pública ha testeado más de quince puntos en esa zona que incluyen torres de refrigeración, red de distribución de agua y fuentes. Los resultados de la cepa concreta tardan entre diez y quince días, por lo que de forma preventiva se ha hecho un test rápido en estos quince puntos mostrando la positividad en legionela en algunos de ellos, sin que esto signifique que la cepa presente en los resultados sea causa de enfermedad en humanos.

Ante los datos y a la espera de los resultados definitivos, se ha procedido a la clausura de la fuente del parque del Rodeo (solo esa ha dado test positivos) y las fuentes públicas de agua potable de Colón y San Francisco (en estos casos por precaución). Hay que dejar claro que no está comprometida el agua potable en la ciudad de Cáceres.

Vergeles se ha referido esta mañana a los últimos casos de legionela aparecidos en la ciudad en 2016 a los que ayer hacía referencia este diario, "y que nos trajo de cabeza". El consejero ha dicho que es una enfermedad de declaración obligatoria y que no hay ningún otro caso en Extremadura.

El consejero ha admitido que "es difícil establecer un nexo en estos casos pues estamos en verano, nos movemos más y viajamos más. Ahora bien, nos da muchísima tranquilidad que no hayan aparecido más casos, porque eso significa que lo que hubo ya no está. Ahora, por leve que sea, si hay un nexo epidemiológico, que es lo que hemos hecho en la Fuente del Rodeo, hay que ir a por ella".