Forman parte de la familia y de la vida. Las mascotas acompañan y se les coge mucho cariño. Lo sabe muy bien el dueño de la agaporni Meryl, que ha ofrecido una recompensa de 50 euros a quien la localice. Se escapó del piso de su tío (avenida de Cervantes, frente al instituto Javier García Téllez) hace un mes y no ha vuelto todavía.

Su propietario se encontraba de vacaciones en Cádiz, en ese momento. Meryl nació en cautividad y tiene algo más de un año. Víctor Teomiro, su cuidador, la describe como un ave «dócil y buena. Es de color naranja y amarillo». Este joven ha colgado carteles de búsqueda por diferentes calles de Cáceres y anuncia una gratificación económica a quien se la entregue (50 euros). Pide que cualquier persona que tenga alguna pista del pájaro se comunique en el teléfono: 610687204.

Cartel. ALBERTO MANZANO

Los agapornis son animales muy inteligentes. «No sé cómo, salió volando. Ella sabía abrir perfectamente la puertecita de la jaula y siempre le ponía un alambre para que no se escapara. Fue algo muy extraño», cuenta a El Periódico Extremadura.

«Suelen ir hacia casas, entonces pienso que quizá la tenga alguien. Desde que se perdió avisé a todas las tiendas de animales, a los vecinos de la zona, a los comercios... a todo el mundo que pude. Por donde vive mi tío la gente sabe que la busco. Puse también mensajes en las redes sociales», señala aún con la esperanza de recuperar a su mascota Meryl.