Kiosco

El Periódico Extremadura

Sanitarios de altura. Experiencia y técnicas innovadoras

Dos médicos cacereños, en la élite nacional de la cirugía plástica

Por las manos de José Miguel Jaraíz y José María Galán han pasado en 5 años más de 4.000 personas. Jaraíz es jefe de servicio de Cirugía Plástica del Universitario de Cáceres y Galán del de Torrejón de Ardoz (Madrid)

José Miguel Jaraíz y José María Galán, juntos durante una de sus intervenciones quirúrgicas. EL PERIÓDICO

Los doctores José Miguel Jaraíz (Almoharín, Cáceres, 1977) y José María Galán (Cáceres, 1973) se definen como unos enamorados de su profesión. A ambos la medicina les late dentro. Jaraíz estudió la carrera en Sevilla y eligió el Hospital Virgen del Rocío para realizar la especialidad de Cirugía Plástica y Reparadora. Galán optó por formarse en Madrid e hizo la especialización en Otorrinolaringología y Cirugía Plástica y Reparadora. Cuando se les pregunta por el secreto de un buen médico, citan a El Periódico Extremadura a Gregorio Marañón: «El mejor instrumento de exploración es la silla: sentarse y hablar». Y es que estos buenos amigos y excelentes cirujanos son unos apasionados de la conversación, tanto en la consulta, como fuera de ella.

José Miguel Jaraíz, ayer antes de iniciar una de sus intervenciones en Cáceres. SILVIA SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Gracias al tesón, la sencillez y la sensibilidad, pero sobre todo debemos hablar de la constancia en sus ocupaciones laborales. Al finalizar sus aprendizajes regresaron a la capital cacereña como médicos adjuntos y acabaron compartiendo oficio. Ahora, José Miguel es jefe de servicio de Cirugía Plástica y Reparadora en el complejo Hospitalario Universitario de Cáceres. Mientras que José María es jefe de servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario de Torrejón de Ardoz (Madrid). Los dos tienen claro que su futuro profesional está unido por su gran compenetración en el quirófano. «El trabajo en equipo da un mejor resultado para el paciente. Por ello, decidimos abrir hace cinco años nuestra propia clínica en la capital española. Se llama O’Donnell 25 y ya hemos superado la barrera de las 4.000 personas intervenidas», destacan los especialistas.

José María Galán. EL PERIÓDICO

En sus experimentadas manos confían hombres y mujeres con todo tipo de necesidad. En la consulta encuentran unos doctores muy cercanos que atienden personalmente. La relación entre el paciente y cirujano plástico se basa en la confianza. Jaraíz y Galán se ocupan de explicar detalladamente cada procedimiento como garantía de satisfacción al final del proceso. «Consideramos que es muy importante que no se pierda la relación médico paciente», manifiestan con orgullo estos expertos que han hecho del trato cercano con sus pacientes su mayor aval. «Para hacer un diagnóstico correcto es fundamental ver y conocer al paciente, realizándole un seguimiento continuo», aseguran.

El propósito

Su objetivo es mejorar la vida de las personas, llevan a cabo patología mamaria (aumento, reconstrucción, reducción, etc.); tratamientos innovadores de medicina estética (botox, liftin, rinoplastia, bolas de Bichat,...) liposucciones, abdominoplastias, cirugía genital, cirugía del linfedema, cirugía facial, entre otras muchas cosas. «En nuestro caso, nos ocupamos del embellecimiento de la cubierta corporal, repercute en el bienestar de la gente y nos sentimos ilusionados y realizados con nuestro trabajo porque le devolvemos la felicidad», dicen los facultativos.

La mayoría son mujeres (80%), pero cada vez hay más hombres (20%), constatan los facultativos

decoration

Recién salidos de una intervención en su clínica, la conversación con los doctores tuvo lugar por teléfeno. Las siguientes cuestiones planteadas son qué se está haciendo más la gente y cuál es el perfil de los pacientes que demandan tratamientos estéticos. Jaraíz y Galán responden: «El aumento de mamas, después la blefaroplastia superior (párpados), los rellenos de labios y los retoques faciales. Y estas últimas sí que han estado mediadas por la pandemia, porque muchísima más gente se ha fijado en la cara. Así como la cirugía del contorno corporal. La mayoría son mujeres (80%), pero cada vez hay más hombres (20%). En este caso, se nota un pequeño pico en varones jóvenes».

José Miguel Jaraíz. EL PERIÓDICO

La blefaroplastia o cirugía de párpados es una técnica de cirugía estética que consiste en la eliminación de grasa y del exceso de piel de los párpados superiores e inferiores. En la cirugía estética de senos consiguen una mama de forma natural, manteniendo la armonía con el torso y el resto del cuerpo. La búsqueda de la naturalidad es esencial en la estética, belleza y elegancia de la mujer. «Tenemos una amplia experiencia en la utilización de implantes mamarios de silicona en la mamoplastia de aumento de senos o con grasa propia. Esto permite ofrecer a nuestros pacientes operaciones poco molestas, de rápida recuperación y elevado índice de satisfacción. Se solicitan más aumentos de pecho que reducciones», cuentan ambos.

¿Le han pedido algo que hayan rechazado al instante? ¿Les llegan con fotos de famosos? «Algunas veces nos piden cosas que no tienen sentido. Te enseñan una fotografía y señalan: «Yo quiero esos pechos o esa naríz». Si consideramos que no es razonable o que es una cosa ridícula, no la realizamos. Aunque la gente cuando se lo explicas lo entiende», concluyen los cirujanos después de una dura jornada en el quirófano de su clínica madrileña donde, una vez más, y como suelen hacer siempre, han operado escuchando a Coldplay de fondo

Compartir el artículo

stats