El ayuntamiento ha publicado el acuerdo de adjudicación del suministro de contenedores, bolsas y sistemas de seguimiento para la implantación del servicio de recogida de basura puerta a puerta en el casco histórico de Cáceres. La pyme adjudicataria del contrato es Entidad Maya, empresa valenciana especializada en la fabricación y comercialización de soluciones para la higiene. El acuerdo de adjudicación es del pasado día 9 y el contrato no se podrá efectuar antes de un plazo de 15 días hábiles. Según se establece en el pliego técnico del concurso, la adjudicataria tendrá que haber entregado el material al ayuntamiento en el plazo máximo de dos meses desde la firma del contrato. Antes de final de año se podría poner en práctica este servicio con el que se pretende la eliminación de contenedores del casco histórico.

El pasado día 28 también se acordó la adjudicación del contrato para la realización de la campaña de información, implantación y seguimiento de la puesta en marcha del sistema de recogida de la basura puerta a puerta. Este contrato recayó en la empresa Método Ambiental Consultores. En este caso, al igual que en el anterior, el contrato no se podrá formalizar antes de quince días hábiles, todavía se está en plazo para la firma del mismo.

El objetivo de este servicio es la de proporcionar a los residentes y negocios del casco antiguo el material suficiente para depositar los residuos para que posteriormente se puedan recoger puerta a puerta y evitar que los contenedores se queden en la vía pública. El servicio está pensado para una zona específica de la ciudad. Es la comprendida por el recinto intramuros y las áreas de Santiago, Santa Clara, San Juan y la plaza Mayor, serían más de 3.000 vecinos, según los datos sobre habitantes en cada barrio de la ciudad que aparecen en el estudio de población que publica el ayuntamiento. 

El contrato para el suministro de material y equipos necesarios (contenedores, cubos, bolsas, tarjetas magnéticas, sistemas de control de acceso...) se adjudicó por un importe de casi 120.000 euros, mientras que el de la campaña informativa y de difusión entre los vecinos por 42.300 euros.

Según los plazos que fijo el gobierno local cuando antes del verano se convocaron los concursos, primero se desarrollará una campaña de educación ambiental cuyo objetivo será concienciar a la población de las ventajas de la correcta gestión de los residuos y del funcionamiento del sistema. Incluirá al menos seis charlas dirigidas a los vecinos en general y empresas de la zona, colegios y tejido asociativo.

Seguidamente dará comienzo la campaña de implantación. El ayuntamiento cederá un local a la empresa adjudicataria del concurso para almacenar todos los materiales e irlos entregando desde allí a los vecinos de cada vivienda, a los comercios, restaurantes, hoteles y otros negocios. Igualmente se les dará material informativo y una nueva charla formativa y de concienciación. El personal de este espacio se asegurará de que toda la población esté inscrita y reciba los materiales necesarios, para lo que se habilitarán amplios horarios.

En concreto, cada vivienda recibirá tres cubos o pequeños contenedores. «Uno de ellos aireado de diez litros para el almacenamiento de la materia orgánica, que siempre estará en la vivienda; otro de 20 litros para sacar a la puerta cada día dicha materia; y un tercero de 40 litros para sacar también cada día la fracción que corresponda esa jornada (envases ligeros, papel-cartón, vidrio o ‘resto’), según el calendario que se establecerá por el consistorio.

Mientras que el ayuntamiento pondrá en marcha este servicio en unas semanas, todavía no ha salido a concurso la nueva concesión para la gestión de los servicios de recogida de basura y de limpieza viaria, por lo que se mantiene la prórroga del contrato con la cacereña Conyser, que es el grupo empresarial que ganó el concurso en 2006, aunque ya con anterioridad realizaba esta labor, ya que también ganó concursos anteriores. Conyser será la que se encargará de la recogida puerta a puerta de la basura en el casco viejo.

Ya se publicó hace un año el estudio con la estimación de costes del contrato, que es uno de los documentos para sacar a concurso la prestación de la concesión integral. Ese coste se calculó en casi 10 millones anuales. El ayuntamiento presta estos dos servicios a través de una empresa (Conyser). La titularidad de los mismos es pública, pero la gestión es privada.