El rey Felipe VI presidirá el 3 de octubre la inauguración del congreso nacional de la empresa familiar que se celebra ese día y al siguiente en el Palacio de Congresos de Cáceres. En esa misma jornada también participarán el presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, que intervendrá a última hora de la mañana, y la ministra de Educación, Pilar Alegría, que participará en la primera de las mesas redondas. Es una cita que reunirá a unos 500 asistentes y a representantes de muchas de las principales empresas del país, así en la tarde del día 3 participarán el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, y el consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras. La organización está pendiente de la posible participación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha sido invitado a intervenir, aunque este viernes su presencia todavía estaba pendiente de la agenda de Sánchez.

Aunque las ponencias y mesas redondas se desarrollarán durante los días 3 y 4 de octubre, el día 2 ya se celebrará el primer acto con una recepción a los participantes en la plaza de Santa María. Esta cita está organizada por el Instituto de la Economía Familiar con la colaboración de la asociación extremeña y el patrocinio del Banco Santander y de KPMG (empresa de servicios de auditoría y fiscales).

Este congreso se presentó este viernes con las intervenciones del alcalde, Luis Salaya, el presidente de la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar, Miguel Ángel Leal, y el director general ejecutivo del Instituto de la Empresa Familiar, José Luis Blanco. Leal hizo hincapié en el peso que este sector tiene en la economía extremeña. Así destacó que más del 90% de las empresas de la región son familiares y que el 91,5% del empleo privado de la región viene de este sector. Además Leal resaltó otra cifra importante: la empresa familiar aporta el 84% del valor agregado bruto en Extremadura, «lo que nos obliga a trabajar por este tipo de organizaciones» .

Según la información que del congreso se difundió este viernes, el lema elegido para la edición de este año es ‘El latido de España’, con el que se quiere expresar «la idea de que más allá de los debates a los que asistiremos, el país se mueve y progresa gracias a la contribución de la sociedad civil y de las más de un millón de empresas familiares que cada día levantan la persiana». En datos nacionales, este sector representa el 70% del empleo y el 60% del PIB, por este motivo este congreso que acogerá Cáceres en los primeros días de octubre se calificó por los organizadores como «el foro empresarial más importante de España».

Blanco se refirió a que no será un congreso más. Indicó que uno de los mensajes que se pretenden trasladar con la celebración de este foro es que «los ciudadanos -en este caso a través del tejido empresarial familiar- participan en la construcción del país y no solo mediante las instituciones democráticas, sino también por su quehacer diario (...) lo que queremos mostrar es la extraordinaria contribución que hacen todos los ciudadanos al día a día del país y ese es el mensaje central del congreso». «Tenemos que ganar esa sensación de que las empresas, y más concretamente las empresas familiares, son uno de los instrumentos a través de los cuales los ciudadanos contribuimos a que el país funciones y se modernice», precisó el director general del Instituto de Empresas Familiares.

En la jornada del lunes, el congreso pondrá el foco en la educación, con una mesa redonda que contará con la participación de la ministra de Educación. Ese día también se dedicará a la explicación de tres historias empresariales del sector: Gestamp, multinacional española especializada en el diseño y el desarrollo de componentes para lo principales fabricantes de coches, Ferrovial e Inditex. 

La jornada del martes pondrá la lupa en la innovación y la transformación de la empresa familiar, en el gobierno corporativo como solución a los retos de la empresa familiar y en la transición generacional en la empresa familiar. Este año el país invitado es Portugal con la participación de empresarios del país vecino.

En el acto de presentación de este viernes, el alcalde, Luis Salaya, destacó la importancia de este tipo de congresos porque a su vez son generadores de futuras visitas turísticas a la ciudad y ratifican la promoción de congresos como fuente de visitantes.

José Luis Blanco, director general ejecutivo del Instituto de Empresa Familiar

«Nos tenemos que acostumbrar a que la economía española se construye en torno a empresas serias»

«A nadie se nos escapa que vienen tiempos que son difíciles, pero es importante que tanto los asistentes -al congreso de empresa familiar- como la sociedad general constaten el compromiso de las empresas familiares por seguir trabajando, por hacer lo que sea necesario para pasar por encima de la inflación y los costes de la energía y seguir enraizados donde toca», comento José Luis Blanco, director general ejecutivo del Instituto de Empresa Familiar, en la presentación del foro empresarial que se celebrará en Cáceres. Destacó lo importante que son para el territorio donde se ubican las empresas familiares porque «tienden a echar raíces» en sus sitios de origen.

Blanco recordó que, pese a que se ha vuelto a retomar la actividad prepandemia, hay «dificultades que se avecinan que no tiene sentido ocultar», aunque lanzó un mensaje de optimismo al añadir que la voluntad que hay entre las empresas es «capear las dificultades, se tendrán que tomar las medidas necesarias. No veo voluntad de deserción, veo voluntad de perseverar, creo que cada vez más», por eso abogó por «fomentar el tamaño de las compañías españolas» porque esto «las hace cada vez más resistentes a las crisis».

«Nos tenemos que empezar a acostumbrar a que la economía española se construye en torno a empresas serias y con ganas de salir adelante y creo que debemos perder ese cierto afán de autoflagelación porque es verdad que tenemos problemas, pero los tiene todo el mundo», prosiguió el director del instituto. «Hay empresarios y empresarios que compiten bien con los del resto de Europa y es un mensaje que queremos que se traslade a todo el mundo».

Blanco recordó que las empresas familiares tienen todos los problemas del resto de las empresas (incrementos de costes, el aumento del precio de la energía, la incertidumbre...), pero en el congreso «donde vamos a tratar de poner un cierto foco es en aquellas circunstancias que son más específicas de la empresas familiares». Así recordó que el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco Riberas, «siempre dice una cosa que tiene mucho sentido y es que una parte de las empresas familiares que desaparecen no lo hacen por las dificultades económicas o por los problemas de coyuntura, lo hacen por las dificultades de mantener los proyectos unidos»

«Vamos a intentar dedicar un poco de tiempo a la gestión del gobierno corporativo, a la participación de las diferentes ramas familiares en la administración y a como la selección de quién toma las decisiones puede contribuir a resolver los problemas».

En el congreso se hará entre todos los empresarios asistentes una encuesta interactiva sobre su percepción de la actual situación económica.