Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

cuenta atrás para la cita privada más multitudinaria que se celebra en extremadura tras la pandemia desde mañana hasta el sábado

Extremúsika: un despliegue sin precedentes en la era postcovid

El festival sale del Hípico con tres escenarios en pleno ferial y retira el efectivo con pulseras 'cashless'. Roza las 70.000 entradas vendidas para la que será su primera edición en octubre

Los operarios concluyen el montaje de las instalaciones de Extremúsika. LORENZO CORDERO

La nueva normalidad se ha presentado hasta ahora de múltiples formas. Tras dos años en los que los números se miraban con lupa a causa de la pandemia, de nuevo ahora las cifras dejan de causar inquietud. Cáceres ya dio ejemplo de ello en la primavera con un Womad que superó las 140.000 personas y obligó por primera vez en años a acordonar la plaza por exceso de aforo. Si la cita, que es la más multitudinaria y cuenta con la particularidad de financiarse exclusivamente con fondos públicos, obtuvo una respuesta multiplicada a la que esperaba, la que aspira a competir con sus números no se queda atrás.

Extremúsika ha doblado sus balances en apenas media década. En la edición de 2014, la etapa del anterior promotor, llegó a los 6.000 espectadores y tan solo cinco años más tarde, ya con Carlos Lobo --Stone & Music y Alcazaba Festival--, consiguió vender casi 40.000 entradas. Este año, ya en la era postcovid y tras un parón de dos años, aspira a duplicar esa cifra. Por el momento, ya roza los 70.000 abonos. A ese alarde de ventas le suma el que será el mayor despliegue a nivel técnico que ha repartido un festival en la capital.

Por primera vez, sale del Hípico y reparte a lo largo del ferial tres escenarios, dos de grandes dimensiones y uno más alejado para grupos emergentes. A esa novedad, quizá la más relevante porque lleva implícita la aspiración de crecer, se suma el cambio de disposición de los escenarios, anteriormente orientados hacia la ciudad y que ahora miran a la carretera. Comparte recinto la zona de conciertos con media decena de barras y la zona de acampada, que estará abierta ya este jueves. La taquilla para recoger las pulseras abrirá a partir de las 16.45. Quince minutos más tarde arranca el primero de los más de sesenta conciertos que acogerá hasta el sábado.

Pulseras 'cashless'

Otra de las novedades que incorpora esta edición se encuentra en el formato de pago en las barras. Sigue la tendencia de los grandes festivales del país y de Europa y hace desaparecer el dinero en metálico para instaurar la pulsera 'cashless'. La organización precisa que habrá varios puntos de recarga.

En el recinto repartirá varias barras para bebidas, puestos de comida y baños. Por otro lado, también adapta el festival para personas con discapacidad y ha instalado una zona para movilidad reducida y bucle magnético y mochilas para personas sordas.

Este miércoles, los operarios ultimaban ya los detalles para que estuviera todo listo para recibir a los más madrugadores. Hasta el recinto se desplazaron miembros de la corporación municipal liderados por el alcalde Luis Salaya. El regidor compareció ante los medios junto al promotor Carlos Lobo.

En declaraciones públicas, el responsable del festival desde hace dos ediciones aseguró que "este será el año" en relación a que cumplirá el augurio de ser la cita "más multitudinaria" desde que existe. Bromeó con el clima y apostilló que "el tiempo es el cabeza de cartel ", ya que en los últimos años ha coincidido con las previsiones de lluvia. En esta ocasión, la meteorología parece acompañar con sol y buenas temperaturas.

Por su parte, el alcalde confió en que sea "el mejor Extremúsika" de su historia y aplaudió que se haya posicionado como uno de los festivales más importante de la escena nacional.

Compartir el artículo

stats