El informe atropométrico realizado por la policía a petición de la defensa de los presuntos ladrones de las botellas de Atrio impide determinar que la modelo mexicana de 29 años Priscila Lara Guevara sea la mujer que se hospedó en el relais&chateaux la noche del robo.

Según indica la abogada Sylvia Córdoba Moreno ese informe concluye que "la deficiente calidad de las imágenes dubitadas (las del pasaporte) impide realizar una comparación facial que permita determinar que Priscila es la mujer de la imagen".

Esto supone que "las cosas se ponen algo mejor para Priscila", ha dicho Córdoba, quien ha reiterado que "la policía no puede reconocer que mi defendida sea la misma persona que la mujer que presentó el pasaporte para hospedarse en Atrio".

La abogada de la defensa Sylvia Córdoba Moreno. EL PERIÓDICO

A partir de ahora lo que Sylvia Córdoba hará será pedir la libertad de su defendida, que permanece en prisión desde el pasado mes de agosto. Se le acusa del robo de las botellas del restaurante de lujo, que habría perpetrado con su novio, Constantin Dumitru, de 48 años. Los dos continúan en el Centro Penitenciario de Cáceres desde el pasado 4 de agosto, día en el que declararon en el Juzgado Número 4.

Los acusados

Constantin y Priscila están acusados del robo de 45 exclusivas botellas de vino de Atrio, valoradas en 1,6 millones de euros, perpetrado el 27 de octubre de 2021. Entre los prestigiosos vinos, toda una joya, un Chateau d´Yquem de 1806, tasada en 310.000 euros. No se han recuperado y se baraja que ya esté en el mercado negro.

Por este millonario robo los presuntos ladrones no fueron detenidos hasta julio de 2022 en el puesto fronterizo croata de Karasovici Sutorina, procedentes de Montenegro, gracias a una trabajo de investigación y coordinación de la Policía Nacional en colaboración con agentes de Europol e Interpol, y la Policía Fronteriza de Croacia. Los investigadores concluyeron que para el robo, que pudo ser por encargo, la mujer se registró con un pasaporte falso para dormir en el hotel del restaurante y cenar esa noche con otra persona.

Lo que pasó en Atrio después de la cena

Tras la cena distrajo a un empleado con la excusa de que le prepararan algo de comida para la habitación, mientras el hombre, que había conseguido la llave de la bodega, en pocos minutos cargó las botellas en dos bolsas de viaje y una mochila. Luego huyeron tranquilamente.

Momento en el que Constantin Dumitru y Priscila Lara Guevara entran en la prisión de Cáceres el pasado 4 de agosto. EL PERIÓDICO

Constantin tiene antecedentes por un robo en un "Duty Free" del aeropuerto de Ginebra (Suiza) y otros dos en Madrid el pasado año, en este caso en dos tiendas especializadas del barrio de Salamanca: de una sustrajo dos vinos de 20.000 euros y de la otra un lujoso whisky, según los datos policiales.

Jose Polo y Toño Pérez, copropietarios de Atrio, el día que prestaron declaración como testigos. EL PERIÓDICO

Por este último robo se le juzgó el pasado martes en un juzgado madrileño: la sustracción el 7 de mayo de 2019 sobre las 15:30 horas en el supermercado Lavinia de la calle José Ortega y Gasset de una botella de whisky marca Balvenie cuyo precio era de 5.250 euros y que se encontraba en un área reservada para bebidas de alto coste denominada La Cava. Al igual que pasó con los vinos de Atrio, este botella no ha sido aún recuperada.

Respecto al estado en que se encuentran Dumitru y Guevara, su abogada ha comentado que "están muy cansados", y ha calificado de "sorprendente" el hecho de que por el robo de Atrio continúen en prisión. "Es la primera vez en mi carrera que por un robo alguien permanece tanto tiempo en la cárcel". Córdoba ha estimado que el proceso hasta que se celebre el juicio "será largo" y no espera que sea antes de navidades.

La decisión de las juezas del robo de Atrio, al detalle

La magistrada del Juzgado Número 2, María del Ara Sánchez, que al encontrarse de guardia fue la que se ocupó de la toma de declaración de los detenidos el pasado 4 de agosto, justificó la decisión de enviarlos a prisión, en primer lugar, en el «elevado riesgo de fuga». La resolución también incidía en «la reiteración delictiva» de uno de los acusados, ya que Constantin Dimitru cuenta con una requisitoria del Juzgado de Madrid por un robo anterior en España.

En el dictamen la jueza desvelaba también los delitos que se les imputan a él y Priscila Lara (22 años más joven y miss y modelo mexicana). Ambos están imputados por robo con fuerza en establecimiento abierto al público, castigado en el Código Penal con hasta seis años de cárcel. No obstante, en este caso el juzgado contempla la posible concurrencia de dos agravantes, el primero por el elevado valor económico de las botellas, y en segundo lugar, por valor cultural y artístico debido a su exclusividad. 

Sylvia Córdoba pidió entonces la libertad. Sin embargo, la jueza del Juzgado de Instrucción número 4 de Cáceres, Aida María de la Cruz de la Torre, resolvió la petición de libertad de la defensa de los investigados por el robo en la bodega de Atrio y acordó que siguieran en prisión provisional comunicada y sin fianza en base a los mismos argumentos por los que se decretó su entrada en el centro penitenciario, fundamentalmente el riesgo de fuga. La Fiscalía presentó un informe oponiéndose igualmente a la puesta en libertad. Entretanto el proceso por el robo de Atrio, dirigido por los empresarios cacereños Jose Polo y Toño Pérez, continúa.