Los trabajadores de Canal de Isabel II en Cáceres continúan con las movilizaciones anunciadas y ayer celebraron su tercer lunes consecutivo de protesta, "siguiendo así con la reivindicación de unas condiciones y convenio digno y evitar discriminaciones y desigualdades con el resto de compañeros de la empresa", indican en un comunicado. Los trabajadores denuncian «discriminación» y reclaman igualdad con respecto a sus compañeros de otros centros de trabajo de la comunidad de Madrid.

Empresa privada

Según indica el comité, la empresa, con sede en Madrid, «aplica restricciones salariales y otras limitaciones por ser empresa privada con 100% de capital público, cuyos beneficios empresariales revierten en la comunidad de Madrid, pero no quiere aplicar el mismo convenio a los centros de trabajo de Cáceres».

Reiteran que «este comité ha venido solicitando y reivindicando la aplicación del convenio de empresa o en su defecto la negociación de un convenio propio, ya que se produce una total y flagrante discriminación entre los propios trabajadores».

Desde el año 2015

Según los representantes de los trabajadores, «desde el año 2015 venimos sufriendo la aplicación unilateral de un convenio estatal que sustituyó al convenio de empresa en vigor desde entonces y redujo las condiciones logradas con tanto esfuerzo a nivel del Estatuto Básico de los Trabajadores, siendo este el peor de los convenios de aplicación posibles, ya que en Extremadura hay un convenio regional que tampoco nos aplican».

Lo que dice el concejal de Servicios Públicos

El concejal de Servicios Públicos, Andrés Licerán, mantuvo recientemente una reunión con el comité de empresa de Canal de Isabel II a raíz de las movilizaciones de los trabajadores que han mostrado un malestar generalizado con la dirección de la empresa. Es por ello que el concejal de Servicios Públicos exige «que se retome cuanto antes el diálogo con los trabajadores y trabajadoras» respetando las condiciones laborales y ha asegura que la empresa concesionaria del servicio de agua «tiene bastantes cosas que solucionar en la ciudad».

Asimismo, Licerán instó a Canal de Isabel II a cumplir las obligaciones contractuales que se marcan en el contrato afirmando que «este equipo de gobierno va a ser inflexible» con el cumplimiento del mismo. Los trabajadores denuncian discriminación y reclaman igualdad con respecto a sus compañeros de otros centros de trabajo de la comunidad de Madrid. Realizará paros puntuales, movilizaciones y protestas en la sede de la empresa en Cáceres, y cuenta con el apoyo mayoritario de la plantilla.