Al final se emocionó. Era imposible que no le pasase. Y lo hizo cuando habló de su familia y también cuando mencionó una palabra: Cáceres. Este jueves esa ciudad, en la que nació el protagonista de esta noticia, le ha reconocido por su trabajo contra la erradicación de la violencia de género.

Es José María Montero, de profesión forense, que recibió el premio 25N en un salón de plenos del ayuntamiento en el que estaban familiares, compañeros y colaboradores en un camino en la atención a las víctimas de la violencia de género que se inició hace casi tres décadas. Una senda que aún “es larga porque todavía queda mucho por cambiar, pero si la recorremos juntos, seguro que todo será mucho más fácil”, subrayó el director del Instituto de Medicina Legal de Cáceres en un momento de su intervención.

Montero se retrotrajo a 1998, ese año “iniciamos el protocolo para erradicar la violencia de género en Extremadura, fueron muchas semanas, en las que trabajamos en la Casa de la Mujer, que se convirtió en nuestra casa. Nuestro fin era ser pioneros y lo fuimos. Pero nuestro objetivo real no era ser los primeros, sino dotar de mecanismos que pudieran ayudar a las mujeres víctimas a sentir que no estaban solas, sino que nos importaban lo que sufrían y que había medios para cambiar las cosas”, explicó.

En 1999 se publicó el primer protocolo de erradicación de la violencia de género, “hoy, veinticuatro años después, la situación de las víctimas ha cambiado”. Han sido numerosos proyectos en los que ha trabajado en este tiempo que han hecho que “en nuestra tierra, las víctimas se sientan comprendidas y apoyadas”.

Citó a muchos de los que han colaborado con él en estas iniciativas para la erradicación de la violencia de género y dedicó parte de su intervención a destacar la labor del forense porque el premio “supone visualizar un trabajo que es callado”. “Me gustaría reivindicar el trabajo de todos los médicos forenses”, incidió, para después afirmar que la distinción que recibe la comparte con sus compañeros del Instituto de Medicina Legal.

Al final habló de su familia: “todos tenemos motores que nos permiten seguir en la vida”. Y también habló de su madre y de todas las mujeres de una generación que renunciaron a su propia proyección personal, “gracias desde el corazón”, dijo. Y, por último, citó a Cáceres: “Gracias Cáceres por este día"-