Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

EL SECTOR SE VUELCA TRAS TRES AÑOS SIN CAMPAÑA: LAS COMIDAS DE DICIEMBRE SE ADELANTAN A NOVIEMBRE

Carrera de reservas: la Navidad llena ya la hostelería de Cáceres

Hay establecimientos que tienen completos todos los días festivos y los sábados a mediodía. Vuelven los grupos de 10-30 personas. Se acabaron los menús por debajo de 30 €

Mari Luz Martín, de Homarus y Nolasco, no para de atender el teléfono estos días y de enviar menús por correo y WhatsApp. LORENZO CORDERO

Si todavía no ha reservado mesa en el amplio abanico de bares, taperías, mesones, braserías, asadores y restaurantes cacereños, ya no lo tendrá fácil para hacerlo en diciembre, pero sobre todo no piense que podrá conseguirlo por menos de 30 euros. Aunque excepciones siempre hay, esta vez los 40 euros son la media de unos menús de Navidad que se han visto afectados por la inflación. Ahora bien, después de tres años sin compartir el jamón, el paté con virutas de almendra, los volovanes variados y el carpaccio de ternera o pulpo, los cacereños han optado por no escatimar en las comida de Navidad y ya hay días tachados en rojo en la agenda de los restaurantes.

Así lo explican los hosteleros consultados por el PERIÓDICO, visiblemente satisfechos por la temporada fuerte de trabajo que ya ha comenzado este fin de semana. Ni siquiera temen el tremendo chasco del 2021, cuando a mitad de diciembre, con todo preparado tras dos años sin actividad navideña, se volvieron a quedar de un plumazo sin reservas. La sexta ola del covid detrajo a los ciudadanos y ahogó a la hostelería. Basta decir que el 3 de enero se batieron todos los récords con 492 positivos en un solo día en la capital cacereña.

Esta vez no. No se atisba ni de lejos algo semejante. Lo que ya está encima es la inflación y quizás se note en las cenas familiares, pero no en el día de salir a darlo todo con los amigos. Los hosteleros cacereños tampoco perciben un regateo mayor a otros años en los precios de los menús, mientras afirman que han contenido los costes todo lo posible a sabiendas de cómo están las economías familiares, y de que ellos también se juegan la temporada.

De hecho, los grupos oscilan este año entre 10 y 30 personas, la gran mayoría amigos y compañeros de trabajo, lo que obligará a los restaurantes consultados a coger algún refuerzo extra de personal. Curiosamente los años de pandemia han cambiado la tendencia y ahora se solicitan sobre todo las comidas, bastante más que las cenas. La razón es obvia: la sobremesa permite empalmar una tarde-noche de copas sin necesidad de apurar la madrugada. En cambio, las cenas dejan menos margen, teniendo sobre todo en cuenta el horario obligatorio de cierre de los locales de copas.

Sábados al completo

Así, en esta renovada Navidad sin restricciones de aforo ni test de antígenos, algunos restaurantes afirman que los teléfonos no paran de sonar, y que ya hay varios días cerrados. De hecho se han adelantado a noviembre. «Los días grandes como Reyes o Nochevieja ya están completos», explicaba Juan Miguel Palacios, titular del Restaurante Albalat (avenida Ruta de la Plata), a principios de la pasada semana. «En cuanto a las cenas de amigos y empresas, desde el miércoles 14 al sábado 17 de diciembre tenemos las reservas a reventar y mucha gente sigue llamando, una pena tener que decirles que no hay espacio», comenta.

Pero es que los mediodías están tan solicitados «que no queda nada libre ningún sábado desde ahora hasta el Día de Reyes». Las noches tienen un poco más de posibilidades, queda algo de disponibilidad, «pero se acabarán llenando también porque la gente que no encuentra hueco a mediodía lo cambia para poder juntarse», indica Juan Miguel Palacios.

Juan Miguel Palacios, con los libros de reservas, que para esta Navidad llevan un ritmo acelerado LORENZO CORDERO

Con respecto a los efectos de la inflación, en Albalat constatan que «la gente no regatea mucho en estas fechas. En principio sí que se solicitan menús más ajustados pero al final, para dos días que salimos, se eligen platos en condiciones porque llevamos tres años sin poder celebrar la Navidad con comidas y cenas fuera de casa», señala el responsable.

Mismas impresiones en los restaurante Homarus (calle Miguel Serrano de Los Castellanos) y Nolasco (adarve del padre Rosalío), regentados por Eleuterio Sánchez (cocinero) y Mari Luz Martín. «Las reservas van muy bien, sobre todo el fin de semana previo a la Nochebuena, desde el 15 hasta el 17 de diciembre, que este año es el más fuerte. De hecho ya tenemos completos los dos restaurantes a mediodía para esas fechas, y Nolasco además las cenas. En Homarus queda algo por la noche, aunque acabará llenando pronto», precisa Mari Luz Martín. «Estamos recibiendo llamadas desde primeros de octubre», apunta.

Los dos puentes que forman los festivos del 6 y 8 de diciembre también son muy solicitados, pero curiosamente menos que las fechas más próximas a Nochebuena, y ello porque los ciudadanos han recuperado la costumbre de viajar y son días de mucho trasiego, de ver a familiares, de recibirlos en casa… «De todos modos este año hay bastante actividad. Una vez pasada la Nochebuena, tenemos también muchos días ya completos», desvela Mari Luz Martín. "En 2020 hubo pandemia, en 2021 acabaron anulándose todas las reservas y en 2022, al tercer intento, la gente está deseando, en realidad estamos todos deseando de hacer por fin una buena campaña», reconoce Mari Luz Martín, que no para de atender el teléfono. «Llevamos un mes de locura, de enviar menús a través de correos y de WhatsApp, por la mañana no hacemos otra cosa».

En cuanto a los precios, «los ciudadanos para celebrar la Navidad no se decantan por los más altos ni por los más bajos, en nuestro caso los menús que están saliendo son los de 40 a 50 euros», detalla. Lo que nunca falta es el jamón, solo (más caro) o en surtido ibérico (más económico). Por la cocina pasan rodaballos, rapes y lubinas, también la merluza, que no se queda atrás ni siquiera en las fechas navideñas. Y el vino ya es completamente imprescindible: el ciudadano entiende y siempre pregunta por las bodegas disponibles. «Damos a elegir entre un Rioja, un Ribera del Duero y dos extremeños que tenemos como vinos de la casa. Me congratula decir que una mayoría se decanta por un Ribera del Guadiana, somos muy nuestros», destaca Mari Luz Martín.

«Las perspectivas en principio parecen muy buenas, porque noviembre suele ser flojo y está más fuerte

Mariano Pérez de Guzmán - TAPERÍA RESTAURANTE BOUQUET

decoration

En Tapería Restaurante Bouquet (plaza de las Piñuelas), ya tienen todos sus menús diseñados y expuestos en la web para facilitar las reservas. «Las perspectivas en principio parecen muy buenas porque noviembre suele ser flojo y está más fuerte. Nosotros ya hemos comenzado con las comidas navideñas. En realidad pinta bastante bien», explica Mariano Pérez de Guzmán, su titular. Todavía recuerda el 15 de diciembre de 2021. «Llevábamos un arranque de campaña espectacular y se vino todo abajo con la sexta ola. No se hablaba de otras cosa». Pero 2022 brilla de otro modo. «Primero suelen llenarse los establecimientos de los barrios y luego se reserva en el centro, y aquí ya percibimos claramente las ganas de la gente».

Personalizando menús

En cuando a los precios, Bouquet ajusta sus menús, «los personalizamos para adaptarnos a la economía de cada grupo, porque consideramos que es lo mejor tal y como están las cosas». Pero Mariano Pérez de Guzmán no lo ve especialmente distinto a otros años: «Hay quien nunca pone pegas y quien sí discute por un euro, pero estamos para que todos puedan tener la comida y el encuentro que desean».

El temprano inicio de la campaña de Navidad no es solo una cuestión de fechas. Las comidas adelantadas a noviembre y el éxito del Mercado Medieval están permitiendo a la hostelería cacereña unir un buen verano con un diciembre de expectativas positivas. «Personalmente, por mis datos históricos, el otoño se está comportando bien. No es una barbaridad pero hay movimiento», reconoce Mariano. «Hemos visto que en verano la gente ha salido y lo vamos a ver ahora en Navidad», apunta Juan Miguel Palacios desde Albalat. «En la pandemia tuvimos que reinventarnos. Por fin llega un diciembre duro de trabajo, es lo que queremos», concluye Mari Luz Martín en Nolasco.

Randstad prevé este año menos contrataciones

El centro de estudios Randstad Research prevé que la Navidad genere en Extremadura alrededor de 8.650 contrataciones, un 15% menos que el año pasado, cuando se firmaron 10.165. Esta caída de 2,4 puntos es no obstante inferior a la media nacional (-17,3%). A nivel provincial, Cáceres registrará 2.450 contratos (suponen un descenso del 13,2% respecto a 2021) y Badajoz 6.200 (una bajada del 16%). La caída de los empleos extras en Navidad se debe «al incremento de los costes, la inflación y el contexto internacional, que moderarán la contratación», señala el informe.

Compartir el artículo

stats