La conductora que atropelló este pasado domingo a un joven que se encuentra en estado crítico no excedía la velocidad ni había consumido alcohol. Estos son los datos que ha extraído el ayuntamiento a través del atestado policial y que ha hecho públicos este lunes.

De esta forma, fuentes policiales han constatado que la joven de 19 años, autora del atropello, conducía a "una velocidad reducida" y que el impacto de su coche al peatón "fue mínimo". Fue el golpe al caer al suelo lo que provocó su estado de gravedad. La víctima, un estudiante de 20 años, sufre traumatismo craneoencefálico severo y traumatismo torácico y pélvico y evoluciona con pronóstico grave.

El siniestro se produjo pasadas las 22 horas del domingo en una zona de habitual tránsito para los usuarios del autobús. La conductora se incorporaba desde la calle Túnez hasta la avenida de la Hispanidad. En el suceso intervinieron Policía Local y los sanitarios del 112, que atendieron al joven atropellado y lo trasladaron al Hospital Universitario de Cáceres, donde permanece ingresado.

Aunque se descartan el exceso de velocidad y el consumo de alcohol, las causas más comunes en los accidentes, la investigación para esclarecer el motivo del siniestro sigue abierta. “Aún se desconocen las causas y estamos a la espera de los datos del atestado", ha puesto de manifiesto la concejala de Seguridad, María José Pulido.

Un atropello al mes

El de ayer es el tercer accidente de tráfico que se produce en la avenida en menos de dos meses. El primero de ellos sí fue un atropello en el que un joven arrolló a un hombre que cruzaba un paso de peatones con su silla de ruedas eléctrica. En el segundo, un motorista chocó con una señal de tráfico.

Coincide que el tramo en el que se ha producido el siniestro de esta semana fue escenario de un atropello mortal también en noviembre pero de 2016. Un hombre arrolló a una joven de 23 años a la altura de la estación de autobuses cuando cruzaba un paso de peatones.