Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

análisis del Punto ‘negro’ para el tráfico

El último atropello en Cáceres evidencia que la Hispanidad sigue siendo insegura

El joven estudiante de 20 años que fue arrollado este domingo continúa muy grave en la UCI. Pese a las medidas, la avenida acumula año tras año el grueso de accidentes con peatones

Imagen del paso de peatones entre la calle Túnez y la avenida de la Hispanidad donde se produjo el atropello este pasado domingo. Lorenzo Cordero

La avenida de la Hispanidad lleva protagonizando en los últimos años numerosos titulares y no precisamente por un buen motivo. Apodada como la ‘calle de los atropellos’, a falta de una estadística oficial acumula la cifra de accidentes de tráfico que implican a peatones en la ciudad, varios de ellos mortales. 

El último siniestro, que se ha producido este pasado domingo y que ha dejado a un joven de 20 años en estado crítico, evidencia esta realidad. A pesar de los intentos y de las medidas que se han puesto en marcha en los últimos años para reducir la tasa de accidentes, la avenida encabeza la lista de ‘puntos negros’ en la capital. 

Para entender la problemática de la avenida hay que tener en cuenta que acumula numerosas particularidades. La primera de ellas, su extensión, que habitualmente se divide en dos tramos, el primero abarca desde la glorieta de Renfe hasta el Multiusos y el segundo desde el pabellón hasta la conexión con los juzgados y San Francisco, otra de las arterias del tráfico cacereño, ahora aliviada gracias a la ronda Este. 

Cruce en el que se produjo el atropello, en horario nocturno. LORENZO CORDERO

El atropello de este fin de semana tuvo lugar en el primer tramo, en concreto en el cruce en el que los coches se incorporan desde la calle Túnez. Se da la circunstancia de que en este caso la conductora, una joven de 19 años, no excedía la velocidad ni había consumido alcohol. A falta aún de conocer las causas y más datos del atestado, la policía pudo constatar que circulaba a «una velocidad reducida» y que el impacto de su coche al peatón «fue mínimo». Fue el golpe al caer al suelo lo que provocó un traumatismo craneoencefálico severo y traumatismo torácico. Tras el suceso, fue trasladado al Hospital Universitario de Cáceres, donde permanece ingresado.

El siniestro se produjo pasadas las 22 horas en una zona de habitual tránsito para los usuarios de la estación de autobús. Esta es precisamente otra de las particularidades con las que cuenta la avenida, ya que, según han denunciado reiteradamente los vecinos, en horario nocturno, en determinados puntos aseguran que no se encuentra lo suficientemente iluminada. Coincide, además, con que debido a su orientación, en determinadas horas del día cuando el sol se encuentra bajo, la visibilidad se reduce porque incide directamente sobre los conductores. 

Una tercera, la que más controversia genera, está relacionada con la velocidad. Aunque en este caso reciente se descarta que este fuera el motivo, sigue siendo la causa más común en los accidentes. De hecho, la medida que se puso en marcha por parte del ayuntamiento como respuesta a la alta siniestralidad en la avenida fue limitarla a 30 kilómetros por hora. Más tarde, se han sumado más calles a esta limitación al ser consideradas calzadas de uso compartido entre coches y bicis. Esta propuesta fue acogida con disenso entre peatones y conductores y de hecho para garantizar que se cumpliera en los primeros meses se pusieron en marcha campañas puntuales con radares móviles. La realidad, según los vecinos, es que esta limitación de velocidad se incumple de forma reiterada. 

Un atropello cada dos semanas

El del domingo es el segundo atropello que se produce en la Hispanidad en menos de dos meses. En el de septiembre, un conductor arrolló a un hombre que cruzaba un paso de peatones con su silla de ruedas.

Coincide que el tramo en el que se ha producido el siniestro de esta semana fue escenario de un atropello mortal también en noviembre pero de 2016. Un hombre arrolló a una joven de 23 años a la altura de la estación de autobuses cuando cruzaba un paso de peatones. El conductor fue condenado a dos años de cárcel tras un acuerdo con el juez. En 2014 una mujer de 53 años fue atropellada a la altura de los juzgados y acabó en coma. El conductor alegó que se cegó por el sol. 

En el balance del pasado año, los sanitarios del 112 atendieron 36 atropellos en las calles de la ciudad, prácticamente uno cada dos semanas. 

Compartir el artículo

stats