Un zorro entró a media mañana de hoy en la Perfumería Aromas de la avenida Antonio Hurtado, lo que provocó un gran desconcierto para los empleados y una gran expectación entre los viandantes, que se apostaron a las puertas del negocio. La primera hipótesis que se barajó es que el zorro pudiera haber bajado desde la Montaña a la ciudad buscando alimento el día anterior, coincidiendo con que las calles no tenían mucho tránsito a causa de la lluvia y del partido del Mundial. De hecho, desde primera hora de la mañana, merodeaba las inmediaciones del colegio María Auxiliadora y la policía ya había emprendido su búsqueda. El animal, entonces desorientado, continuó su recorrido hasta la avenida y entró al negocio con el objetivo de huir de la gente. 

La teoría

Matiza esta teoría el biólogo Chema Corrales, que apunta que el comportamiento no corresponde al de un animal asilvestrado y plantea la posibilidad de que pudiera haber escapado  del cuidado de un particular. Recuerda a propósito un anécdota de un zorro de Monfragüe que acostumbraba a acercarse a los pescadores porque le proporcionaban alimento. En ese sentido, también apuntó como algo insólito que en el caso de no estar habituado a compartir espacio con humanos haya transitado por la ciudad en una hora con movimiento. También aseguró que el invierno no es una época en la que los zorros acostumbren a buscar alimento y agua en centros urbanos. «Es una absoluta rareza», apostilla. 

Expectación a las puertas de la perfumería Aromas. EL PERIÓDICO

En relación a si supone un peligro encontrarse con un animal de estas características, Corrales apunta que la reacción habitual del animal sería «salir corriendo». «No dejaría que nadie se aproximara», puntualiza. 

El zorro, en la jaula. EL PERIÓDICO

A salvo

Tal y como precisó la Policía Local, el animal ya se encuentra a salvo y tras ser capturado, fue derivado a la protectora de animales de Sierra de Fuentes con la que el ayuntamiento tiene convenio. La previsión este miércoles es que tras revisar que se encuentra en perfecto estado por los veterinarios, fuera devuelto al medio natural.