Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

EL ENGRANAJE ASISTENCIAL YA TRABAJA SIN DESCANSO: COMIDA Y JUGUETES, PRODUCTOS BÁSICOS

La Navidad más difícil para las ONGs cacereñas

Hay más familias y además tienen mayores necesidades. Las expectativas para ayudarlas a todas son este año complicadas. Pero en las últimas semanas, el esfuerzo solidario de los cacereños pese a la inflación está logrando cambiar las perspectivas

Voluntarios de Cruz Roja organizan ya los juguetes de la campaña, que se entregarán a los menores de Cáceres. Los particulares pueden llevar sus donaciones a la sede de lunes a viernes. LORENZO CORDERO

Las listas de las ONGs cacereñas registran bastantes más familias vulnerables porque han crecido a la par de los costes. Pero además el perfil ha cambiado: algunas nunca habían tenido que recurrir a estas ayudas, ni siquiera en las crisis anteriores. «Las hay incluso que colaboraban con nosotros entregando su dinero y su tiempo, y ahora son ellas las que nos necesitan», subrayan. El fuerte impacto de la crisis de 2008 en una ciudad de recursos limitados como Cáceres, unida al tsunami de la pandemia y a la fuerte inestabilidad generada por la Guerra de Ucrania, está aumentando el peor de los riesgos: «El enquistamiento o cronificación de las situaciones de exclusión social», alertan desde Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres.

Vivienda, alimentación y transporte son las tres partidas básicas que se llevan la mayoría de los ingresos de las familias, justo las que más se han encarecido. Ello obliga a restar dinero de otras necesidades, «empobreciendo los hogares», indican desde Cáritas. Así, según sus informes, las familias con ingresos inferiores a 1.500 €/mes acabarán destinando a lo largo de este año 80 de cada 100 € a subsistir. El resto empieza a ser un lujo. Un 20% de los hogares ya no participan en una excursión o actividad, y casi un 10% ha dejado de comprar material escolar. Ropa y calzado son un privilegio.

Por tanto, el número de familias que han dado sus datos a las ONGs en Cáceres ha experimentado un fuerte aumento. Y ello con los precios disparados. La situación se ha puesto más complicada que otros años para llegar a todos, especialmente en Navidad, cuando siempre se intenta un mayor esfuerzo en alimentos y juguetes. No obstante, los ciudadanos se están percatando de las circunstancias y en las últimas semanas también se aprecia mayor esfuerzo solidario. El Banco de Alimentos, la gran ONG que surte a muchas ONGs, percibe este empuje y comienza a respirar porque la inflación ha causado estragos. Pero hace falta más. A continuación, El PERIÓDICO repasa las ayudas que proyectan conceder las principales organizaciones solidarias de Cáceres y el modo de colaborar:

ACISJF ante su mayor reto: cesta para 400 familias

ACISJF es la asociación encargada de suministrar una cesta especial a los hogares cacereños sin recursos para que puedan preparar en la intimidad de sus casas la cena de Nochebuena y la comida de Navidad. Este año batirá todos sus registros: más de 400 familias, cuya situación viene avalada por Asuntos Sociales, acudirán los días 21 y 22 a recoger su cesta al nº 5 de San Juan, donde esta asociación católica tiene su sede. Basta decir que en la Navidad de la pandemia (2020) fueron 300 familias. Esto da idea de la gravedad del momento.

Además, ACISJF ha perdido a Corazón Rosado, responsable durante años de esta gran maquinaria solidaria, que surte cada mes a familias necesitadas (legumbres, pasta, leche, aceite, conservas, fiambre, productos de limpieza e higiene, carne o huevos), y que atiende a madres con hijos a cargo, ofrece asesoramiento y facilita formación. Decía siempre Corazón Rosado que «quienes acuden en estas circunstancias lo necesitan de verdad». Por ello, sus voluntarias no se achantan y trabajan para completar esa entrega.

Las voluntarias de ACISJF ya se multitplican entre el mercadillo y la preparación de las más de 400 cestas de Navidad para que las familias sin recursos tengan una cena digna. LORENZO CORDERO

Joaquina Fernández, vicepresidenta, explica que están haciendo «números y más números» frente a la inflación. Así, ya tienen garantizada en cada cesta navideña «merluza, pollo, chorizo, huevos que este año son un lujo, carne y turrones que nos facilita el Banco de Alimentos». Las 45 familias musulmanas cambiarán las carnes por otro pescado (posiblemente bacalao). El objetivo es ampliar un poco más la cesta según lleguen donativos, «nos gustaría muchísimo», dice Joaquina, pero las familias también siguen aumentando. Escasean, por ejemplo, los productos infantiles. «Este año la situación se ha complicado», afirma.

Además, ACISJF ha abierto su tradicional rastrillo en el antiguo Mostazo de San Juan. Todo ello, unido a las aportaciones de empresas, entidades y particulares (entregas en ACISJF), permiten su amplia labor. Además, ya tiene lista su residencia destinada a madres con hijos, cerrada durante la pandemia, para cuando la Junta estime conveniente su reapertura.

El Banco de Alimentos recaba 100.000 kilos

Los Bancos de Alimentos de España llevan meses animando a la solidaridad, porque sus almacenes han sufrido un notable bajón con la subida de precios: crecen las necesidades a la vez que se reducen las donaciones. Por ello, el Banco de Alimentos de Cáceres, del que dependen numerosas ONGs para llevar la ayuda a 8.000 personas (hogares, residencias y centros de asistencia), acaba de realizar la Gran Recogida los días 25 y 26 de noviembre, con el fin de garantizar una Navidad digna a quienes lo están pasando mal.

Los voluntarios se han repartido por 250 tiendas de la provincia y se han superado los 100.000 kilos recabados, a lo que hay que añadir los donativos en las cajas. «Estamos satisfechos porque algunas entidades, empresas y colegios también nos han pedido cajones para llenar, y todo ello aumentará la cantidad definitiva», indica Juan Carlos Fernández Rincón, presidente del Banco de Alimentos de Cáceres. «Es un año complicado. Tenemos casos de personas con empleo que deben solicitar comida porque entre facturas e hipotecas no les llega, y cada vez pueden aportar menos a su propia subsistencia», lamenta. Por todo ello, la Federación de Bancos de Alimentos alerta de un escenario de «emergencia social». En la web del banco cacereño aparecen todas las formas de colaborar.

Cáritas: más hogares y más necesidades

Cáritas Diocesana de Coria-Cáceres acaba de iniciar la campaña ‘Una Navidad con luces y sombras’, dedicada a la captación de fondos que tanta falta hacen para cubrir las crecientes necesidades de la familias. «Las personas también podemos aportar luz en esta situación», señala la responsable de comunicación, Olga Salado. Las alternativas son varias: bien hacerse socio o bien realizar donaciones puntuales a través de la web ‘www.caritas.es/coriacaceres/’, del bizum 00734, o en su sede de la calle Doctor Fleming.

Banco de Alimentos de Cáceres. LORENZO CORDERO

Según los estudios de Cáritas, ya no se trata solo de personas sin trabajo o en situaciones de exclusión. Es que familias con una nómina de 1.500 euros deben privarse hoy de coberturas básicas. «Ahora mismo estamos redactando proyectos para ayudar a hogares que han empalmado la crisis anterior con el covid y la inflación. Ya se han gastado el pequeño colchón familiar, ya han recurrido a las ayudas de sus allegados, y ahora solo les queda la estrategia de reducir gastos absolutamente vitales como ropa, calzado, alimentación, agua, luz, gas e incluso medicinas», advierte Olga Salado. «No solo ha aumentado el número de personas que requieren nuestra ayuda, sino sobre todo el importe de esas ayudas por el encarecimiento de los costes».

Cáritas no se queda en el respaldo material, sino que realiza procesos integrales con todos los miembros de la familia para sacarles de esa situación. «Estudiamos si necesitan un empleo, cualificación, atención psicológica o asesoramiento burocrático, y les acompañamos en ese camino».

’La Milagrosa’: vuelve poner el mantel de Navidad

 Hay personas que ni siquiera tienen una casa donde degustar una comida navideña por sencilla que sea. Para los más desarraigados, el comedor social ‘La Milagrosa’, atendido por las Hijas de la Caridad, volverá a abrir durante el mediodía de Nochebuena con una comida especial, y además entregará a los usuarios una bolsa con la cena ya preparada. El comedor había tenido que suprimir la comida presencial durante la pandemia (ha repartido bolsas a diario), hasta su reapertura el pasado 28 de septiembre. Desde esa fecha funciona con normalidad, con unos 50-60 usuarios por jornada.

No obstante, las religiosas estudian la forma de iniciar el reparto a domicilio en ciertos casos puesto que los menores no pueden acceder al comedor. Esto hace que ya no acudan algunas familias que sí recogían su bolsa durante la pandemia, tampoco quienes sienten vergüenza de entrar porque antes no lo han necesitado. «De todos modos ahora viene bastante gente que en otras circunstancias posiblemente no lo haría», señalan las religiosas.

Los vicencianos trabajan desde cuatro parroquias

 La Asociación de Caridad de San Vicente de Paúl ofrece respaldo a unas 160 familias desde las cuatro parroquias cacereñas en las que trabajan sus voluntarias: San Juan, San José, San Blas y Espíritu Santo. Esta Navidad volverán a celebrar su merienda especial de convivencia, en la que además entregarán bolsas preparadas con turrones, dulces navideños e incluso sidra para brindar.

Pero la labor de los vicencianos se extiende todo el año y requiere un mayor esfuerzo por las circunstancias actuales. «Notamos que hay muchas más personas necesitadas; las más especiales son las que se avergüenzan y les cuesta pedir aunque estén pasando estrecheces. Hablamos de personas que nos han estado incluso ayudando otros años y nunca se han visto en esta situación», explica Dori Plasencia, presidenta de la asociación en la diócesis.

Sede de la Conferencia de San Vicente de Paul , almacen de alimentos para familias necesitadas. EL PERIÓDICO

Cada mes, los vicencianos distribuyen productos de primera necesidad a través de dos proyectos. Por un lado, hacen entregas del Banco de Alimentos. Por otro, gestionan un espacio similar a un supermercado (llamado SAC) donde las familias pueden llenar el carro de artículos básicos por unos pocos euros (los precios dependen de un baremo según cada situación). Además desarrollan proyectos formativos. Por cierto que el próximo 17 de diciembre, la asociación entregará su primera Medalla Nacional de Oro al Mérito de la Caridad Vicenciana a la Cofradía de los Ramos de Cáceres y devotos de la Virgen de la Esperanza.

Cruz Roja no dejará a ningún niño sin regalo

Para los niños, el juego también constituye una necesidad prioritaria. Por ello, Cruz Roja prepara ya su gran campaña de donación de juguetes a familias en situaciones complicadas. Según explica Laura Hernández de la Osa, coordinadora de Cruz Roja Juventud en Extremadura, se están recogiendo artículos en centros educativos, jugueterías, empresas y comercios. La ONG mantiene además sus actividades de sensibilización, todo con el fin de que no falte una sonrisa el 6 de enero (los padres pueden retirarlos los días 3 y 4 para entregarlos en casa, o bien llevar a los chicos a un acto el día 5).

Voluntarios de Cruz Roja, en la sede de Cáceres, con los juguetes destinados a los niños. LORENZO CORDERO

«Los juguetes ahora mismo se salen del presupuesto de muchas familias que deben centrarse en pagar lo básico. Pensábamos que todo se normalizaría tras la pandemia, pero nos ha sorprendido esta situación que viene en aumento desde finales de 2021», desvela Laura. Sin embargo, la sociedad está cada vez más concienciada «y las donaciones acaban cubriendo las necesidades». Por medio está el gran esfuerzo de los voluntarios de Cruz Roja, que ya recogen juguetes de particulares en su sede de av. de las Delicias, de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00. Se recomiendan artículos educativos, no bélicos, no sexistas, sostenibles y nuevos, «porque no queremos que haya niños de primera y segunda categoría. En nuestra ciudad todos son iguales», subrayan.

Arema: los Reyes Magos encargan tablets y bicis

 La Asociación de Reyes Magos de Cáceres (Arema) ya está cargando los sacos y los camellos. Ni la inflación podrá con la ilusión. El colectivo volverá a entregar a los niños de las ludotecas municipales regalos realmente generosos. Aconsejado siempre por los servicios sociales, esta vez llevará su cargamento al medio centenar de alumnos de Mejostilla, que recibirán tablets educativas y lúdicas, y también bicicletas según edades.

Los Reyes Magos, en su visita a Cáceres. EL PERIÓDICO

La entrega, prevista el 4 de enero en el IMAS, será posible gracias a las aportaciones de los socios de Arema y de sus benefactores. Destaca la ‘Cena con los Reyes Magos’, el 4 de enero en el V Centenario, en la que siempre se recaba una ayuda importante (las reservas están abiertas). Por cierto que existe una aportación ‘fila cero’ (Arema: ES40 3001 0043 3843 1000 8204).

Además, según explica el secretario del colectivo, Juan Carlos Bravo, los Reyes Magos subirán al salón de plenos del ayuntamiento tras la cabalgata para entregar juguetes a niños invitados por Asuntos Sociales. Asimismo, se encargarán de los regalos a los hijos de las mujeres beneficiarias de ACISJF y a los residentes de la Cruz Blanca. No faltarán sus visitas al hospital y a las residencias de mayores, con pequeños obsequios.

Cartas y regalos para los hijos de los reclusos

«Numerosos presos tienen hijos que, en Navidad, no ven a sus padres, y algunos ni tienen regalos». Así lo explica Eliseo Ruano, delegado de Pastoral Penitenciaria, que ha retomado la campaña «Tu solidaridad puede hacer feliz a un niño». El objetivo es recabar juguetes nuevos y material escolar, que llegarán a los hijos de los reclusos acompañados de una carta de sus progenitores desde la prisión (el año pasado se enviaron 115 paquetes). La pastoral invita a particulares, parroquias, empresas, colegios o colectivos a entregar sus donaciones en el Seminario o en la Casa de la Iglesia (Ezponda, nº 14), hasta el día 22.

Los Playmóbil apoyan la causa

 El Belén Diocesano instalado en la Preciosa Sangre por la Asociación Belenista de Cáceres, que reúne más de mil figuras de Playmóbil, está casi listo. La recaudación por huchas y por entradas irá destinada en un buen porcentaje a las ayudas sociales de la diócesis.

Imagen de archivo del belén de Playmóbil en la Preciosa Sangre. EL PERIÓDICO

Jorge Rodríguez, presidente del colectivo y titular de la mayor parte de la colección, agradece la ayuda de los voluntarios que llevan un mes trabajando mañana y tarde, y la aportación de Juguetes Ávila y de particulares. Seguro que volverán las colas hasta los Golfines. 

Las cofradías también se ponen en marcha

 Muchas cofradías arrimarán el hombro durante las Navidades. Los Ramos vende dulces conventuales y tiene un belén solidario en San Juan. El Nazareno hará lo propio en el templo de Santiago y la Salud en Santo Domingo, donde además recoge juguetes, medicinas y productos de higiene hasta el 30 de diciembre. La hermandad del Condenado ya está dando forma a su belén benéfico en la Paz y llevará su ayuda a algunos centros. 

El Cristo Negro no faltará a su operación solidaria con las religiosas Jerónimas. La Sagrada Cena y la cofradía de la Virgen de Guadalupe del Vaquero entregarán su donativo especial a Cáritas. El Amor recaba en la capilla del colegio San José alimentos y donativos hasta el día 17. El Humilladero también recoge productos navideños para Cáritas hasta el día 14. 

Compartir el artículo

stats