la físcalía le reclama 7 meses de prisión. el juicio se celebra el jueves en la audiencia provincial

Piden cárcel para el agresor del alcalde del Casar de Cáceres

El hombre le pegó y le rompió las gafas en marzo de 2022 por haber trasladado la cruz de los caídos al cementerio

Imagen de la Audiencia Provincial  de Cáceres.

Imagen de la Audiencia Provincial de Cáceres. / SILVIA SANCHEZ FERNANDEZ

La fiscalía pide una pena de prisión para el hombre que acusado de agredir al alcalde de Casar de Cáceres, Rafael Pacheco, hace un año por el traslado de la cruz de los caídos. El juicio está señalado el próximo jueves, 27 de abril, en la Audiencia Provincial de Cáceres. 

Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso este diario, el ministerio público pide para el principal acusado 7 meses de cárcel por un delito de atentado. Concreta la fiscalía que en esta petición de condena se contempla la circunstancia eximente incompleta de alteración de psíquica puesto que el hombre presenta un trastorno bipolar de años de evolución y el atenuante de reparación de daño, puesto que el acusado ya ha satisfecho al demandante la cantidad de 131 euros por la montura de las gafas rotas.

Los hechos ocurrieron el 2 de marzo de 2022. Este diario precisó en su día que la agresión se produjo a las 13.00 horas mientras Pacheco se encontraba visitando junto a otros compañeros las obras de la plaza de Los Abuelos y Abuelas. De hecho, el propio alcalde relató lo ocurrido a este rotativo: «Un varón se ha bajado del coche y se ha abalanzado sobre mí y, sin mediar palabra, me ha propinado un puñetazo en la cara y se ha marchado en su vehículo. Las gafas han salido disparadas varios metros y he comenzado a sangrar por la nariz».

Desde un primer momento se mantuvo como hipótesis que la agresión estuviera propiciada por el traslado de la cruz de los caídos. Pacheco interpuso la denuncia ese mismo día en el cuartel de la Guardia Civil y a lo largo de la jornada representantes de las instituciones y partidos políticos mostraron su repulsa por el ataque. 

El juzgado ha prolongado la instrucción un año. La fiscalía, por su parte, mantiene en su escrito que la agresión estuvo motivada también por haber reubicado el monumento, catalogado como vestigio franquista. El acusado, que cuenta con antecedentes penales por delito leve de lesiones, se dirigió al alcalde «y como quiera que estaba en profundo desacuerdo con su decisión como alcalde de trasladar una cruz de piedra de un lugar de la localidad a otro, aprovechó que --Pacheco-- estaba en la vía pública y le golpeó en la cara causándole una contusión en la pirámide nasal con eritema extenso, posiblemente tras la rotura de las gafas». Las lesiones necesitaron una primera asistencia facultativa y el transcurso de 7 días de perjuicio básico. También la fractura de la montura de las gafas.

Fue en mayo de 2021 cuando el ayuntamiento, cumpliendo con la Ley de Memoria Histórica, retiró el vestigio que se encontraba en la calle Larga y lo colocó en el cementerio. En su lugar, desde un primer momento, estuvo previsto que se instalara una escultura en homenaje a los abuelos elaborada por Santi Senso.

Suscríbete para seguir leyendo