la efigie que homenajea a la última vendedora de periódicos que tuvo cÁceres cumple 25 años

Leoncia pasa por el quirófano

La célebre estatua aguarda en un taller cacereño tras su restauración a la espera de su inminente colocación en San Juan, de donde fue retirada tras un golpe

Ahora, el ‘Extremadura’ le añadirá un código QR a propósito de su centenario

Reparación de la estatua de Leoncia en Cáceres.

Reparación de la estatua de Leoncia en Cáceres. / EL PERIÓDICO

Miguel Ángel Muñoz Rubio

Miguel Ángel Muñoz Rubio

Leoncia, la célebre estatua de la plaza de San Juan, permanece en un taller cacereño a la espera de su inminente colocación después de que el pasado mes de abril una furgoneta haciendo una maniobra de marcha atrás le diera un golpe y causara daños al monumento de bronce y provocado fisuras en sus empeines. La simbólica efigie de Leoncia Gómez Galán, que fue erigida para conmemorar el 75 aniversario de El Periódico Extremadura, ha cumplido 25 años de ‘selfis’ y muestras de cariño de los ciudadanos. Transcurrido este tiempo se ha convertido en un auténtico cuadro de la ciudad de Cáceres, en una parte fundamental de su imaginario urbano y en un icono que ha atraído a millones de turistas.

La estatua fue colocada en agosto de 1999 como homenaje a la última voceadora de periódicos de la comunidad autónoma, gracias a la colaboración que entonces prestaron la Diputación de Cáceres y la Caja de Extremadura. Sin pedestal, a ras de suelo, muestra un ejemplar de El Periódico Extremadura (el primero que se editó a todo color), que tantas veces vendiera, casi en el mismo lugar donde se encuentra. Existe otra estatua de ‘Leoncia’ a la entrada de la sede central de este rotativo, confeccionada en resina.

Fue realizada por el profesor de Escultura de la Escuela de Bellas Artes Eulogio Blasco de la institución provincial cacereña, José Antonio Calderón ‘Silos’, quien explica que desde su ‘nacimiento’ la talla ha tenido que ser reparada hasta en cinco ocasiones, cuatro por vandalismo y esta última por el descuido de un conductor. El primer incidente fue, sin duda, uno de los más recordados, en tiempos de José María Saponi como alcalde, cuando arrancaron de cuajo la copia del periódico en bronce que la figura sujeta entre sus manos. El resto de ocasiones siempre ha sufrido daños en los pies, las piernas o los empeines.

El escultor, que se ocupa personalmente de su supervisión, explica que en esta reciente intervención se ha tratado de aplicar una solución para evitar en lo sucesivo los desgarros en el sistema de anclaje. En este sentido, el autor de la obra estima que la instalación de una cámara de seguridad podría evitar este tipo de situaciones. De momento, se ha vuelto a reparar la parte interior de la figura, que sigue a la espera de su inminente colocación.

La novedad es que esta vez la figura dispondrá de una placa, también donada por este periódico, que se instalará en el suelo y que incluirá un código QR a través del cual se podrá consultar la historia vital de Leoncia, una mujer nacida en 1903 en Valencia de Alcántara y abandonada a las puertas de una iglesia. 

Trabajó como empleada de hogar en la casa del abogado Felipe Álvarez de Uribarri y vivió en el barrio de Busquet. El amor verdadero no lo descubriría hasta cumplidos los 74, cuando estando en la Residencia de Cervantes conoció a Salvador Hernández, natural de Oropesa, con el que contrajo matrimonio. Leoncia, un símbolo para Cáceres, es también una institución para Extremadura y un ejemplo de la lucha feminista por la defensa de sus derechos. Ya mismo volverá a lucir brillante en San Juan.