la guardia civil, que ha coordinado el dispositivo, lamenta el fatal desenlace

Localizan sin vida a Rafael, el vecino de Plasenzuela desaparecido desde el martes

Un caballista que formaba parte del operativo de más de un centenar de efectivos ha hallado el cadáver del hombre de 76 años en las inmediaciones de la cantera cercana a la localidad

El centro de mayores donde residía hacía cinco meses llora la muerte de su usuario, natural de Monroy, que fue marino mercante

El cuerpo será trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde se le practicará la autopsia

Vídeo | Cantera donde se han encontrado el cadáver de Rafael, el vecino de Plasenzuela desaparecido desde el martes

Carlos Gil

Los peores augurios se han cumplido y finalmente Rafael Magdaleno, el hombre de 76 años, natural de Monroy que desapareció el pasado martes de la residencia de mayores de Plasenzuela, ha sido encontrado sin vida en las inmediaciones de una cantera próxima a la localidad, justamente un lugar que se barajó desde el principio de la investigación, tal como adelantó este periódico.

Ha sido el portavoz de la comandancia de la Guardia Civil de Cáceres, Israel Bolaños, el que ha confirmado el hallazgo, que se ha producido en torno a las 11.20 horas. Rafael ha sido encontrado por personal que participaba en el dispositivo de búsqueda, concretamente por uno de los caballistas que formaba parte del mismo, según ha podido saber este diario. Al parecer se trata de una zona de difícil acceso por la cantidad de zarzas y maleza que acumula. Otro de los miembros del operativo ha añadido que el cuerpo se encontraba cerca de un camino por el que todavía no se habían realizado batidas a pie.

Israel Bolaños ha detallado que en primer lugar se ha visto una gorra y, posteriormente, una zapatilla, y un poco más adelante estaba el cuerpo de Rafael Magdaleno, sin signos de violencia. El portavoz también ha confirmado que se ha activado el procedimiento judicial para realizar el levantamiento del cadáver, que a lo largo del día de hoy será trasladado al Instituto de Medicina de Legal de Cáceres, donde se le practicará la autopsia.

El operativo de hoy se inició a las ocho y media de la mañana. Comenzaba así lo que ya la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres definió como "macrobatida", después de que a petición del Ayuntamiento de Plasenzuela, se unieran no sólo voluntarios de la localidad, también vecinos de Ruanes, Botija, La Cumbre y Monroy (la colaboración de los alcaldes ha sido fundamental), que han acudido con caballos y quads.

"Hay que encontrarlo este sábado sí o sí", sentenciaba ayer Roberto Jiménez, teniente alcalde de Plasenzuela, quien precisamente recordaba que era de vital necesidad dar con Rafael este sábado, puesto que mañana domingo los cuerpos y fuerzas de seguridad debían velar por el normal desarrollo de la jornada electoral y no podrían realizarse batidas. La previsión de Jiménez se ha cumplido después de que el ayuntamiento, la Benemérita y el conjunto del operativo desplegado hayan colaborado estrechamente y sin descanso por encontrar a Magdaleno.

Esta mañana participaron en la búsqueda más de cien efectivos: en torno a medio centenar de la Guardia Civil, más de una treintena de voluntarios de Cruz Roja, Protección Civil, policías locales de Almendralejo con drones, bomberos de la Diputacióin con perros especializados en búsqueda de personas (entre ellos un perro con pata de palo llamado Dante) y alrededor de 60 vecinos.

La Benemérita, con el equipo dirigido por el capitán Ángel Bautista, batió este sábado tres zonas diferentes, concretamente distintas fincas situadas entre las localidades de Plasenzuela y La Cumbre, una de ellas la de Los Cercones de Casillas y zona de la Jara, entre los términos municipales de Trujillo y La Cumbre, donde un vecino ofreció ayer una pista asegurando haber sido el último en ver con vida a Rafael junto a unos bidones.

Sobre el terreno trabajaron igualmente agentes de la Guardia Civil de distintas especialidades, entre ellas de Seguridad Ciudadana, Geas, Usecic y el Equipo Cinologico (guía y can, especialistas en búsqueda de personas).

La desaparición

Rafael Magdaleno se marchó este martes de la residencia Padre Damián de Plasenzuela en torno a las 20.30 horas. Vivía en el centro desde hacía cinco meses. Nadie lo vio marchar y desde la residencia se barajó la posibilidad de que se escapara por una ventana.

Rafael Magdaleno, con la ropa que llevaba el día de la desaparición.

Rafael Magdaleno, con la ropa que llevaba el día de la desaparición. / El Periódico

Los trabajadores de la residencia donde vivía Rafael se habían unido estos días al rastreo. Se trata de una institución que gestiona el Grupo Puente. Está dirigida por José Manuel García Puente. Natalia Pascual Rodríguez es la supervisora coordinadora y fue la que indicó que en el centro de mayores viven 77 usuarios.

Contó que Rafael era un hombre "independiente a nivel motor" y que en su historia clínica aparecía que padecía un "deterioro cognitivo leve moderado". Natalia aclaró que en el hogar de mayores "no le podemos prohibir la salida a nadie", pero que Rafael siempre estaba acompañado por algún monitor o responsable. ¿Qué ocurrió entonces el martes? "Fuimos con los residentes a la piscina, que está justo enfrente. Luego volvimos y Rafael estaba en la merienda y después en la ronda de hidratación que le practicamos a todos. A la hora de la cena lo echamos de menos, eran las 20.30", relató la supervisora.

El director de la residencia Padre Damián de Plasenzuela, José Manuel García Puente, ha atendido a El Periódico tras conocer la noticia del hallazgo del cuerpo de Rafael Magdaleno. Ha destacado su bonhomía, educación y la buena relación que tenían debido a la conexión que compartían con el mar: “Cuando me enteré que había entrado un usuario que era marino mercante me alegré mucho porque es muy difícil encontrar uno en un pueblo de Cáceres. Me contaba sus viajes, los puertos que había visitado, sus aventuras, los navieros que navegó. Una noche me ubicó perfectamente la Osa Mayor, la Casiopea, la estrella polar, se orientaba maravillosamente”.

José Manuel ha explicado también que, cuando se percataron de su ausencia, lo primero que hicieron fue corroborar que estaban puertas y ventanas cerradas y después revisar las calles más cercanas a la residencia. Posteriormente avisaron a la Guardia Civil para denunciar la desaparición. “Se trataba de un usuario válido, pero cometeríamos una grave disfunción si hubiéramos pensado que ya aparecería solo por esta condición sabiendo que tenía ese leve deterioro cognitivo. Desde el primer momento, la cooperación con la Guardia Civil fue total y absoluta”, explica.

Rafael tenía una riqueza lingüística enorme. Había sido marino mercante y vivido en Panamá y México, donde al parecer reside su hijo. Tenía parientes lejanos en Monroy. Hoy en la residencia se lloraba su pérdida. "Era una persona muy alegre, ayudaba a todo el mundo, pero a veces la cabeza le jugaba malas pasadas", ha dicho una de las trabajadores, visiblemente afectada por lo sucedido. "Aún no lo hemos comunicado a los residentes, estamos en shock", ha concluido.

También en Monroy, su localidad natal, han sentido mucho su pérdida. Definen a Rafael "como un ser libre". Los vecinos relatan que acudía con frecuencia al pueblo, donde tenía una casa en la calle Empedrada, muy cerca de la plaza. Las mismas fuentes han señalado que se está a la espera de conocer el día del funeral, pues todo apunta a que se celebrará en Monroy. Precisamente esta localidad, con su alcaldesa Sandra Bernal al frente, se puso a disposición del operativo y numerosos vecinos han colaborado en la búsqueda y hallazgo de su paisano.

A lo largo de estos cuatro días, un equipo ejemplar ha batido fincas, arroyos, caminos, han revisado pozos con cámaras especiales, han rastreado las localidades de Monroy, Botija y Ruanes, acudido en Cáceres a los bares que Magdaleno frecuentaba (La Grillera y el Bar Monroy). Finalmente el destino quiso llevar a Rafael hasta la cantera. Allí, donde perdió la vida, ha sido esta mañana encontrado por un caballista voluntario, ejemplo del valor de la sociedad civil.

Suscríbete para seguir leyendo