EL AYUNTAMIENTO CACEREÑO REQUIERE A LOS PROMOTORES ALGUNAS SUBSANACIONES ANTES DE DAR LICENCIA DE EJECUCIÓN

Últimos trámites para habilitar el asador de la Montaña y su entorno en Cáceres

Habrá aseos, nueva regulación semafórica para un vial con un solo sentido alterno, más aparcamientos junto a la Casa de Ejercicios, carpas beduinas para actividades medioambientales y accesibilidad en todo el entorno

La transformación del antiguo restaurante de la Montaña en asador, así como la adecuación del entorno con nuevos aparcamientos, apertura de aseos de uso público, instalación de tiendas beduinas temporales para actividades medioambientales, e incluso una regulación semafórica en el acceso al santuario (se dejará el último tramo de la carretera con un solo sentido alterno), ya está más cerca. Los empresarios que promueven la obra, gracias a la cesión del recinto hostelero y sus alrededores por parte de la cofradía por 25 años, recibieron ayer una notificación electrónica del ayuntamiento solicitando la subsanación de algunas deficiencias, un paso que entienden como un espaldarazo del nuevo equipo de Gobierno tras más de dos años de trámites.

En realidad, el llamado ‘Mirador de la Montaña’ ya cuenta con licencia básica y está pendiente de la aprobación de la licencia de ejecución para iniciar las obras. Falta hace, porque en la Montaña ahora no es posible tomarse un café ni encontrar un aseo. Ha sido una tramitación compleja en cuanto que no sólo se trata de reformar el antiguo restaurante, sino sus alrededores, muy especiales para los cacereños. «Nuestro arquitecto y los técnicos municipales están velando para que todo se acometa sin ningún problema ni impacto ambiental, más aún teniendo en cuenta la protección que le confiere el Plan General», explica Raúl Salgado, uno de los socios. «Vamos a dejar todo por completo legalizado», subraya.

El antiguo restaurante, frente a la Casa de Ejercicios, pertenece a la Cofradía de la Virgen de la Montaña. Los hosteleros que lo explotaban cesaron su actividad en 2019 y la hermandad lo adjudicó a estos empresarios. Será un asador de amplios ventanales con el objetivo de disfrutar del entorno todo el año, con sus veladores exteriores protegidos para saborear las vistas en invierno y en verano. La cocina se llevará buena parte del presupuesto: tendrá hornos y parrillas especiales para su funcionalidad.

El edificio conservará su exterior en piedra a fin de respetar los materiales integrados con el entono. Todas las estancias estarán climatizadas y tanto los espacios interiores como los exteriores «tendrán accesibilidad para permitir su uso a cualquier persona con movilidad reducida», afirma Raúl Salgado.

El proyecto contempla otros cambios en los espacios adyacentes al restaurante. Por ejemplo, se adaptará el vial de entrada a la plataforma, en la parte superior de la Montaña, dejándolo sólo con un único sentido. «Queremos instalar un semáforo en cada extremo que regule el paso en una y otra dirección», avanza. Ello también permitirá crear más aparcamientos «debidamente preparados» junto a la Casa de Ejercicios. Además, facilitaría la subida del autobús urbano, propuesta barajada desde hace años por el ayuntamiento para trasladar a los ciudadanos a una zona emblemática y poder divulgarla entre los turistas.

Barandilla en braille

También se adaptará la plataforma superior a fin de utilizarla durante el año. Por ejemplo, el proyecto contempla la instalación puntual de carpas beduinas bajo el Corazón de Jesús para iniciativas de avistamiento de aves, cursos y otros programas medioambientales, dejando el terreno destinado a aparcamientos el resto del tiempo. Además, se quiere instalar una barandilla con un lector en braille alrededor de toda la plataforma, de modo que las personas invidentes puedan interpretar las panorámicas que ofrecen el horizonte de Cáceres y los Llanos.

Y por fin habrá baños. Se construirán en la zona del Sagrado Corazón, por encima de la fuente. «Los prepararemos con la misma terminación del edificio en piedra y serán accesibles, como el resto de las instalaciones», matiza.

La obra supondrá unos 600.000 euros, que superarán ampliamente el millón de euros con el mobiliario y la puesta a punto de la cocina. «Agradecemos el trabajo del ayuntamiento para conseguir entre todos que este espacio se convierta en la referencia que merece para cacereños y visitantes», indica Raúl Salgado. La intención de los empresarios es poder tenerlo listo para la nueva temporada de verano 2024, aunque saben que los últimos trámites requieren su tiempo y de momento no se atreven a hacer previsiones concretas. 

Suscríbete para seguir leyendo